Linfomas


El linfoma es un cáncer que se origina en las células que forman parte del sistema inmunológico del cuerpo.

Estas células se encuentran en los ganglios linfáticos, el bazo , el timo, la médula ósea y otras partes del cuerpo. Cuando tiene linfoma, los linfocitos cambian y crecen sin control.

Tipos de Linfomas

El linfoma de Hodgkin: Generalmente comienza en los ganglios linfáticos. Pero también puede afectar otras partes del cuerpo, como el bazo, la médula ósea o el hígado. El área más común son los ganglios linfáticos del cuello. A menudo, se ven afectadas varias áreas de los ganglios linfáticos alrededor del cuerpo.

Linfoma no Hodgkin (LNH): El síntoma más común es una hinchazón indolora en los ganglios linfáticos de un área del cuerpo, como el cuello, la axila o la ingle.Algunos crecen muy lentamente y pueden no necesitar tratamiento durante meses o años. Otros tipos crecen rápidamente y necesitan tratamiento poco después del diagnóstico.

Síntomas

El linfoma no siempre causa síntomas en sus primeras etapas. En cambio, un médico puede descubrir ganglios linfáticos agrandados durante un examen físico. Estos pueden sentirse como nódulos pequeños y suaves debajo de la piel. Una persona puede sentir los ganglios linfáticos en:

  • Cuello, parte superior del pecho, axila, estómago o ingle.

Asimismo, muchos de los síntomas del linfoma temprano no son específicos. Eso los hace fáciles de pasar por alto. Estos primeros síntomas comunes del linfoma incluyen:

  • Dolor de huesos
  • Tos, fiebre
  • Fatiga
  • Bazo agrandado
  • Sudores nocturnos
  • Dolor al beber alcohol
  • Erupción cutánea con picazón
  • Erupción en los pliegues de la piel
  • Dificultad para respirar
  • Picazón en la piel
  • Dolor de estómago
  • Pérdida de peso inexplicable

Debido a que los síntomas del linfoma a menudo se pasan por alto fácilmente, puede ser difícil detectarlo y luego ser diagnosticado en una etapa temprana. Es importante saber cómo pueden comenzar a cambiar los síntomas a medida que el cáncer empeora

Causas

Los médicos no conocen las causas exactas del linfoma. Pero existen factores de riesgo que pueden aumentar su probabilidad de desarrollarlo, como tener un sistema inmunológico debilitado.

Tener uno o más factores de riesgo no significa que tendrá linfoma. Muchas personas con linfoma no tienen ningún factor de riesgo.

Diagnóstico

Si tiene síntomas, generalmente comienza por ver a su médico de cabecera. Si creen que sus síntomas pueden ser causados ​​por cáncer, pueden solicitarle que se haga análisis de sangre o escáneres. Su médico lo derivará al hospital para que le realicen pruebas y para recibir asesoramiento y tratamiento de un especialista.

Tratamiento

El tratamiento que reciba depende del tipo de linfoma que tenga y su estadio.

Los principales tratamientos para el linfoma no Hodgkin son:

  • Quimioterapia , que usa medicamentos para destruir las células cancerosas.
  • Radioterapia, que utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas.
  • Inmunoterapia, que utiliza el sistema inmunológico de su cuerpo para atacar las células cancerosas.
  • Terapia dirigida que se enfoca en aspectos de las células del linfoma para frenar su crecimiento.

Los principales tratamientos para el linfoma de Hodgkin son:

  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Inmunoterapia

Si estos tratamientos no funcionan, es posible que le realicen un trasplante de células madre. Primero, recibirá dosis muy altas de quimioterapia. Este tratamiento destruye las células cancerosas, pero también destruye las células madre de la médula ósea que producen nuevas células sanguíneas. Después de la quimioterapia, recibirá un trasplante de células madre para reemplazar las que fueron destruidas.

Se pueden realizar dos tipos de trasplantes de células madre:

  • Un autotrasplante utiliza sus propias células madre.
  • Un trasplante alogénico utiliza células madre extraídas de un donante.

Cuidar de ti mismo, después del tratamiento

El tratamiento del linfoma puede provocar efectos secundarios. 

Hable con su equipo médico sobre las formas de aliviar los síntomas que tenga, cambios en su dieta y ejercicio que pueden ayudarlo a sentirse mejor durante su tratamiento.

Pídale ayuda a un dietista si no está seguro de qué tipo de alimentos comer. Los ejercicios como caminar o nadar pueden aliviar la fatiga y ayudarlo a sentirse mejor durante tratamientos como la quimioterapia y la radiación. También puede probar terapias alternativas como relajación, biorretroalimentación o imágenes guiadas para ayudar a aliviar el dolor.

Conseguir apoyo

Cada uno tiene su propia forma de lidiar con la enfermedad y las  diferentes emociones  que experimenta. Puede resultar útil hablar con familiares y amigos o con su médico o enfermera.