Dislipidemia

¿Qué es?

La dislipidemia es un nivel anormal de colesterol y otros lípidos, también llamados grasas, en la sangre. 

Los lípidos (grasas) son importantes para la vida. Son un componente importante de las células vivas. Sin embargo, los niveles altos pueden aumentar su riesgo de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cardíaca. 

La dislipidemia puede hacer que con el tiempo se acumulen depósitos de grasa duros en los vasos sanguíneos. Esto aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en la edad adulta.
Los estudios muestran que muchos adultos jóvenes y de mediana edad con enfermedades cardíacas pueden haber tenido dislipidemia no tratada cuando eran niños.

La dislipidemia puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Niveles altos de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL-C), que provoca la formación de placas en los vasos sanguíneos.
  • Niv. bajos de colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad (HDL-C), que ayuda a eliminar el LDL de la sangre.
  • Niveles altos de triglicéridos, que se almacenan en las células grasas cuando las calorías no se queman de inmediato.

Causas de dislipidemia

La obesidad, la alimentación poco saludable y un estilo de vida sedentario son las causas más comunes de dislipidemia. La afección también se puede heredar. La forma más común de hipercolesterolemia hereditaria se conoce como hipercolesterolemia familiar heterocigótica (HF). Los niños deben someterse a pruebas de detección de HF cuando un pariente cercano tiene el colesterol alto o ha tenido un ataque cardíaco antes de los 55 años, si son hombres, y 65 años, si son mujeres.

Otros factores de riesgo de dislipidemia incluyen:

  • Hipertensión
  • Fumar cigarrillos
  • Diabetes (tipo 1 y tipo 2)
  • Nefropatía
  • Hipotiroidismo
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Síndrome de Cushing
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (IBS)
  • Infección por VIH

¿Qué síntomas ocasiona la dislipidemia?

  • Generalmente no existen síntomas
  • Pueden existir depósitos de grasa en la piel o tendones (xantomas).

¿Cuáles son las posibles causas? 

Las causas más frecuentes de aumento de los triglicéridos son el sobrepeso / obesidad, el exceso de alcohol, la inactividad física, una dieta muy alta en hidratos de carbono (60% o más de las calorías) especialmente si son refinados y fumar.

Causas del Incremento de los Triglicéridos

También existen causas genéticas de aumento de los triglicéridos, en ocasiones asociadas con aumento de colesterol:

  • Hiperlipidemia Familiar Combinada
  • Hipertrigliceridemia Familiar
  • Disbetalipoproteinemia
  • Hiperquilomicronemia

Diagnóstico de dislipidemia

Los niveles anormales de colesterol se detectan mediante un perfil lipídico completo mediante un análisis de sangre.

Ahora se recomienda que todos los niños por lo demás sanos sin antecedentes familiares de colesterol alto o enfermedad arterial coronaria temprana se controlen los niveles de colesterol una vez entre los 9 y los 11 años y nuevamente entre los 18 y los 21 años. 

Los niños con riesgo de dislipidemia deben ser examinados a la edad de 2 años y controlar sus niveles de colesterol de forma rutinaria. 

Tratamiento de Dislipidemia

El tratamiento dependerá de qué tan grave es la alteración y cuáles valores se encuentran alterados. En la mayoría de los casos leves la dieta y el ejercicio suelen ser métodos claves para el tratamiento de estos trastornos sin necesidad de utilizar fármacos.

Sin embargo, en muchos otros casos como la dislipidemia primaria, es necesario la intervención de un equipo médico y asesoría nutricional.

Los medicamentos que generalmente se utilizan para el tratamiento de las dislipidemias son los fibratos y las estatinas, y el tipo de dieta que se recomienda es una dieta hipocalórica con una buena selección de grasas de calidad y carbohidratos complejos.

Tratamiento nutricional

Los alimentos recomendados para personas con dislipidemia son generalmente los mismos:

  • Alimentos de fibra natural, como las legumbres, la lechuga, el brócoli, y muchos otros vegetales fibrosos.
  • Fuentes de carbohidratos complejos, como el pan y los cereales de grano entero, las nueces, semillas y legumbres.
  • Fuentes de grasa de buena calidad, como el aguacate y los pescados.

También existen recomendaciones dietéticas, la mayoría de ellas asociadas a una reducción de peso, ejemplo:

Dieta antiinflamatoria, la que disminuye el efecto inflamatorio de la obesidad y la dieta inadecuada.

Dieta hipocalórica, se recomienda en pacientes con problemas de peso e hígado graso, para normalizar el porcentaje de grasa corporal, y en pacientes con niveles muy altos de lípidos en sangre se necesitará el apoyo de fármacos como las estatinas y los fibratos.