Resistencia a la insulina

En primer lugar, debemos saber que: la insulina es fundamental para que el cuerpo utilice la glucosa como energía. 

La insulina es una hormona esencial que tiene muchas acciones dentro del cuerpo. La mayoría de las acciones de la insulina están dirigidas al metabolismo (control) de los carbohidratos (azúcares y almidones), lípidos ( grasas ) y proteínas.


En segundo lugar,  debemos saber también que:  la glucosa conocida como azúcar en sangre, es la principal fuente de combustible del cuerpo.


Obtenemos glucosa de los cereales, frutas, verduras, productos lácteos y bebidas que se descomponen en carbohidratos.

Entonces, ¿ cómo ocurre la resistencia a la insulina?


Ocurre cuando las células de los músculos, la grasa corporal y el hígado comienzan a resistir o ignorar la señal que la hormona insulina está tratando de enviar, que es tomar la glucosa del torrente sanguíneo y ponerla en nuestras células.

Como resultado, se necesitan niveles más altos de insulina, para que la insulina tenga sus efectos adecuados. El páncreas lo compensa tratando de producir más insulina. 

Esta resistencia ocurre en respuesta a la propia insulina del cuerpo (endógena) o cuando la insulina se administra por inyección (exógena)

Como mencionamos en el anterior párrafo, el páncreas compensa, pero produce cada vez más insulina hasta que el páncreas ya no puede producir suficiente insulina para las demandas del cuerpo, y luego aumenta el azúcar en sangre . La resistencia a la insulina es un factor de riesgo para el desarrollo de prediabetes, diabetes 2 y enfermedades cardíacas.

¿Qué causa la resistencia a la insulina?

Si bien la genética, el envejecimiento y la etnia juegan un papel en el desarrollo de la sensibilidad a la insulina, las fuerzas impulsoras detrás de la resistencia a la insulina incluyen :

  • Antecedentes familiares de diabetes
  • Un estilo de vida sedentario (no activo)
  • Edad (cuanto más envejece, más aumenta su riesgo)
  • Hormonas
  • Uso de esteroides
  • Algunos medicamentos
  • Malos hábitos de sueño
  • De fumar
  • Sobrepeso

Diagnóstico de resistencia a la insulina

Muy rara vez se diagnostica resistencia a la insulina, porque los médicos generalmente no piden que el paciente se haga las pruebas. Esto puede ser porque las pruebas de niveles de insulina son caras y no están disponibles en todos lados.


Los médicos piden con más frecuencia las pruebas estándar para la diabetes, que miden los niveles de glucosa: glucosa en sangre en ayunas y hemoglobina A1c. Sin embargo, para cuando estas pruebas muestran niveles fuera de lo normal, la insulina probablemente haya estado elevada por años e incluso por décadas.

Es simple: ¡puedes medir el diámetro de tu cintura y tu estatura!

Proporción cintura – estatura: una poderosa medida predictiva

Uno de los primeros síntomas de la resistencia a la insulina es una cintura en crecimiento, debido a que el cuerpo empieza a almacenar grasa en el abdomen.

Es por eso que el tamaño de la cintura en relación a la altura puede decir mucho sobre la sensibilidad a la insulina. 

Una mayor circunferencia abdominal en relación con la altura está relacionada con un mayor riesgo de diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y mortalidad global, incluso en personas con peso normal.Aunque no es una prueba perfecta, es muy fácil de hacer y no se necesita un doctor para hacerla: puede dar un buen punto de partida para descubrir si se tiene resistencia a la insulina.

La Doctora Margaret Ashwell, investigadora británica, ha promovido el uso del gráfico de la figura de Ashwell, que muestra zonas coloreadas para las medidas de cintura-altura.

Colabora con tu médico

Como hemos señalado, la mayoría de los médicos no toma regularmente pruebas para la resistencia a la insulina. Esperan, en cambio, a que se desarrolle la prediabetes o la diabetes tipo 2.

Sin embargo, con el resultado del índice cintura-estatura es mayor que 0,50, se puede hablar con el médico para hacer más exámenes y confirmar que la resistencia a la insulina está presente y que existe un riesgo de glucosa en sangre elevada y problemas metabólicos.

Tratamiento de resistencia a la insulina


La dieta, la pérdida de peso y el ejercicio pueden mejorar la resistencia a la insulina. Sin embargo, la mayoría de las personas también necesitan medicamentos. Su médico le recetará un medicamento que funcione mejor para sus necesidades de salud y estilo de vida. Si su resistencia a la insulina conduce a una diabetes tipo 2 no controlada, es posible que necesite insulina (administrada mediante una bomba o una inyección diaria).

Viviendo con resistencia a la insulina

Vivir con resistencia a la insulina requiere cambios en el estilo de vida, así como el uso regular de medicamentos recetados. Deberá tener más cuidado al elegir comidas y refrigerios, leer las etiquetas y mantener un peso más bajo. También deberá comprometerse a hacer ejercicio regularmente y tomar sus medicamentos según lo prescrito.

¿Qué hacer para combatir la resistencia a la insulina? 

  1. Haz ejercicio de forma regular, correr, caminar kilómetros, nadar, etc.
  2. Intenta mantener el peso ideal, o tu peso donde te sientas mejor.
  3. Intenta no estresarte, la hormona del estrés puede aumentar los niveles de insulina.
  4. Duerme las horas recomendadas.
  5. Elige bien lo que comes.  Debemos asegurarnos que lo que comemos no va a contribuir a subir los niveles de azúcar en sangre.Tienes que intentar evitar los «hidratos de carbono malos»  y optar por los de absorción lenta.

Hay algunos alimentos que te pueden ayudar a restaurar y mantener la sensibilidad de tus células a la insulina, entre ellos se encuentran:

  • Canela, sólo media cucharadita al día te puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre.
  • Las bayas o frutos del bosque como fresas, arándanos o moras pueden ayudarnos a reducir los picos de insulina que se producen después de las comidas.
  • La espirulina es uno de los mejores aliados contra la resistencia a la insulina porque aumenta la sensibilidad en un 225%
  • El jengibre
  • La cúrcuma