7 de cada 10 personas con insomnio sufren depresión o ansiedad

0
960
Un cuarto de la población padece insomnio, aunque si se siguen los criterios diagnósticos en los que se incluye la presencia de síntomas durante el día como fatiga o irritabilidad, se estima que este trastorno lo padece alrededor del 6% – 8% de la población. La relación del insomnio con otras patologías psiquiátricas, el manejo adecuado y el concepto de insomnio como un síndrome en sí y no como un síntoma, han sido algunos de los aspectos tratados en el marco del VI Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, que se está celebrando esta semana en Sitges, Barcelona.

 
Según la doctora Francesca Cañellas Dols, psiquiatra del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, “el 70% de las personas que padecen insomnio tiene depresión o ansiedad. Asimismo, es de destacar que pacientes con alguna de estas enfermedades que presenta insomnio tienen más riesgo de recaída y presentan un pronóstico y evolución peores”.
 
El grupo de población en el que la incidencia de insomnio es mayor es el de las mujeres y en mayor medida cuanta más edad se tiene. No obstante, la doctora Cañellas Dols explica que “si bien el sueño se deteriora con la edad en el sentido de que se fragmenta y se hace más ligero y la edad es un factor de riesgo para presentar insomnio, éste no es un trastorno que aparezca por el hecho de ser mayor, sino que normalmente es secundario a otra enfermedad, sobre todo a la depresión, o a la polimedicación por otras patologías, algo muy frecuente en personas mayores”.
 
Aunque en gran parte el insomnio es secundario a otra enfermedad, otros casos de insomnio no se pueden asociar a ninguna patología, sino que se trata de insomnios primarios. “El mejor tratamiento en el primero de los casos es tratar la causa o trastorno que provoca el insomnio”, explica la doctora Cañellas Dols. “En el caso de insomnios primarios, lo primero es enseñar a los pacientes a adoptar una serie de hábitos que ayudarán a combatir el problema: llevar unos horarios de  sueño regulares, no intentar dormir durante el dia, no tomar estimulantes, realizar ejercicio físico de forma regular y nunca justo antes de acostarse, realizar algún ejercicio de relajación por la noche, no ingerir bebidas alcohólicas, sobre todo por la noche, y no ver la televisión en la cama antes de dormir”. En ambos casos, la atención debe ser multidisciplinar. Cuando estas medidas no funcionan existen terapias farmacológicas que, según esta experta, “en cualquier caso, se deben utilizar el menor tiempo posible”.
 
Medicina del sueño
El manejo del insomnio como un síndrome por sí mismo y no como un síntoma está conllevando que la Psiquiatría preste especial atención a su tratamiento, dirigido a mejorar la calidad de vida de los pacientes y a evitar que se agraven otras enfermedades mentales presentes. A este respecto, la doctora Cañellas Dols destaca el trabajo que se está realizando junto a otras sociedades científicas a nivel de la acreditación y capacitación en la medicina del sueño, “por la que un profesional es acreditado para, por ejemplo, poder crear y dirigir una Unidad del Sueño”.