Consenso médico-farmacéutico en el cuidado de las patologías de la piel

0
768
dermofarmacia en la menopausia
dermofarmacia en la menopausia

Un trabajo coordinado y consensuado con equipos de “Atención Primaria compartidos y extendidos”, así definió Rafael Guayta, director de Proyectos e Investigación del Consell de Col.legis Farmaceutics de Catalunya, el trabajo realizado por el conjunto de profesionales que elaboraron la Guía “Gestión compartida de problemas de la piel de baja y muy baja complejidad”, patrocinada por Almirall, en su presentación en Infarma, el Encuentro Europeo de Farmacia que se está celebrando durante estos días en IFEMA.

Para Guayta, el paciente que acude a la farmacia debe ser atendido en proximidad, definiendo los procesos de colaboración de los profesionales, supervisando la eficiencia del tratamiento y la adherencia al mismo del paciente, lo que redundará en la mejora del Sistema y su eficacia. La presentación de la Guía se llevó a cabo en la mesa redonda: “Cómo actuar en la farmacia ante una afección de piel”, moderada por Rosalía González Corral, vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COFM, quien resaltó el esfuerzo realizado en el trabajo de consenso entre los profesionales y la importancia en reconocer los límites de derivación al profesional médico en la farmacia comunitartia.

La patología cutánea representa una importante carga asistencial en el día a día de los profesionales de Atención Primaria, tanto es así que puede suponer entre un 5 y un 25% de su trabajo. De esta manera, Mireia Serrano Manzano, médico de familia y coordinadora del Grupo de Trabajo en Dermatología de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC), definió el trabajo de las patologías cutáneas para los profesionales, por lo cual es necesario “tender puentes de Coordinación mutua, Colaboración y Compromiso entre profesionales y enfocados desde estas tres premisas. Conjugando el uso racional de medicamentos, difusión de campañas sanitarias que redundaran en una mayor adherencia terapéutica.


La Guía “Gestión compartida de problemas de la piel de baja y muy baja complejidad”, quiere afianzar la idea de Farmacia Comunitaria como primera puerta de consulta para el paciente. Para Gema Herrerías Esteban, vocal de Dermofarmacia del COF de Sevilla, el farmacéutico diferenciará los signos y síntomas de las patologías cutáneas, conociendo donde está el límite para derivar al paciente a los profesionales médicos: “cuanto más se estudie, más se sabe y más se derivará”.

Una vez realizada la prescripción médica, el profesional farmacéutico, llevará a cabo su atención y dispensación, complementando su trabajo con un servicio profesional de seguimiento del tratamiento para mejorar su adherencia, además, podrá revisar el historial farmacoterapéutico del paciente del paciente, sumando los hábitos del mismo, relacionándolo con sus afecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here