El glaucoma es la segunda causa de ceguera prevenible en el mundo

0
1160
Ojos biónicos para ciegos

El glaucoma es una enfermedad degenerativa que daña el nervio óptico, y a la larga puede causar ceguera si no se diagnostica y se trata correctamente. La causa más común del glaucoma es la alta presión ocular], y entre sus factores de riesgo se encuentran la edad -especialmente a partir de los 60 años-, los antecedentes familiares y el historial médico de cada paciente.  De hecho, el glaucoma es la segunda patología que provoca más casos de ceguera prevenible en el mundo, sólo por detrás de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), y es la primera en cuanto a casos de ceguera irreversible.

Estos días se celebra en Murcia el 9º Congreso Anual de la Sociedad Española del Glaucoma (SEG), en el que Alcon participa con un simposio acerca de cómo tratar la catarata refractiva y otros aspectos de la retina en pacientes con glaucoma. El encuentro, que coincide además en el tiempo con la celebración de la Semana Mundial del Glaucoma, busca la puesta en común entre los profesionales del sector de las técnicas, tratamientos y actuaciones más innovadoras para frenar la enfermedad. En palabras del doctor Alfredo Mannelli, Presidente de la SEG, “una de las principales novedades es la gran amplitud de tratamientos y técnicas que hoy en día se nos presentan para tratar la enfermedad, de manera que se puede dar una solución muy personalizada e individualizada para cada paciente consiguiendo así aumentar la eficacia con el mínimo impacto posible en la calidad de vida”.

Para el director médico de Alcon, el doctor Xavier Puig, “como compañía dedicada al cuidado de la salud ocular, tenemos un sólido compromiso con la investigación y el desarrollo de soluciones eficaces e innovadoras que den respuesta a aquellas necesidades no cubiertas hasta el momento. Fruto de este esfuerzo, Alcon ha desarrollado tratamientos que se utilizan en todo el mundo cada día para tratar a millones de personas que sufren enfermedades y afecciones oculares como el glaucoma”.

Y es que en todo el mundo, se calcula que más de 67 millones de personas sufren glaucoma, aunque con el envejecimiento progresivo de la población se estima que casi 80 millones de personas lo sufrirán en 20202. Además, unos 4,5 millones de personas sufren ceguera total causada por glaucoma, una cifra que también se calcula que aumentará hasta los 11 millones en 2020. Frente a estas cifras el doctor Mannelli destaca “la importancia de insistir en la educación de la población respeto a la patología. Al tratarse de una enfermedad silenciosa en sus primeras fases es importante que la población, especialmente a partir de los 50 años, se realice revisiones oftalmológicas periódicamente. Detectar la enfermedad en una fase precoz permitirá frenarla en un momento con un bajo impacto en la pérdida de visión, una pérdida irreparable cuando la patología se diagnostica en estadios muy avanzados”.

Actualmente se estima que la mitad de los casos de glaucoma se encuentran sin diagnosticar, lo que puede derivar en que los pacientes lleguen al oftalmólogo en una fase muy avanzada de la patología que puede derivar en importantes pérdidas de visión de hasta 40%3.

Una vez diagnosticado el glaucoma, las formas de tratamiento dependen de su estado y gravedad. Cuando el diagnóstico es precoz, la forma de tratamiento más común es a través de gotas oculares, que reducen la presión intraocular. En estadios más avanzados de la enfermedad, se puede recurrir a un proceso sin cirugía, a través de láser, que estimula el dragado de fluido ocular, aunque los resultados pueden ser temporales. Por último, los pacientes con un glaucoma muy avanzado o bien a quienes no funcionan otros tratamientos, se someten a cirugía convencional para reducir la presión ocular y para el avance de la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here