Farmacéutico y médico de atención primaria, más unidos que nunca.

0
695

Según se desprende de un estudio promovido por la Red Española de Atención Primaria, el farmacéutico, desde su oficina de farmacia, constituye un freno esencial a las recaídas por infartos y a la estancia de los pacientes coronarios en las unidades de cuidados intensivos

Reducción de la morbilidad, menor estancia hospitalaria, mayor conciencia de la enfermedad coronaria y su tratamiento y un uso más racionalizado de los medicamentos son las líneas en las que viene trabajando el farmacéutico, cuyo papel acaba de ser reconocido y valorado muy positivamente por cardiólogos, economistas, farmacéuticos y médicos de atención primaria en un estudio que ha llevado a cabo la Red Española de Atención Primaria (Reap) en las provincias de Vizcaya, Barcelona, Asturias y Madrid.

En este estudio multidisciplinar se formaron dos grupos de pacientes que habían sufrido infarto de miocardio o angina inestable, el primero de los cuales recibió atención farmacéutica en la oficina de farmacia y el segundo fue utilizado como grupo control. Las recaídas fueron menores en el primer grupo, con una tasa de reinfarto del 4,2 % frente al 6,9 % del grupo control.

La atención dispensada en las farmacias a los pacientes incluía información sobre los efectos de los medicamentos, las consecuencias de determinados hábitos de vida, la utilización adecuada de los fármacos y posibles interacciones con los prescritos para otras patologías.

Todas las conclusiones extraídas de este estudio multidisciplinar han apuntado que la colaboración entre farmacéuticos y médicos de Atención Primaria resulta tan beneficiosa para el paciente como para el sistema de salud, al racionalizar el uso de los medicamentos y reducir las estancias hospitalarias de los enfermos coronarios, lo que pone de manifiesto el buen entendimiento y la disposición a colaborar que existe entre el colectivo médico y el farmacéutico, y que se espera se extienda a otras esferas de la salud pública.