JUAN DIEGO BOTTO: “No hago dieta, sino todo lo contrario: hago inmensos esfuerzos para ganar peso”

0
1353

Consolidado como actor versátil e inteligente, Juan Diego Botto (Buenos Aires, 1975) se acaba de iniciar en el mejor trabajo de su vida: el de padre. A raíz de su último trabajo, Dictado, este buonaerense nos habla de su paternidad recién estrenada y de su amor a la interpretación.

A pesar de que Almodóvar o Amenábar nunca le han llamado para sus trabajos cinematográficos, Juan Diego Botto ha rodado con la gran mayoría de los directores españoles y con otros argentinos, debido a su doble nacionalidad. Ha rodado a las órdenes del mítico Ridley Scott y con el actor John Malkovich, que a veces dirige también. Y no solamente ejerce como intérprete, sino también como dramaturgo y guionista. Acaba de estrenar en los cines Dictado, un film dirigido por Antonio Chavarrías en el que da vida a un atormentado personaje con trágico final.

Hijo de la célebre profesora de interpretación Cristina Rota, hace unos años le vimos participando en una biografía sobre El Greco, bajo las órdenes de Yannis Smaragdis y ahora este mismo director heleno le ha llamado para otro nuevo relato cinematográfico biográfico, God Loves Caviar, en esta ocasión sobre un héroe griego de la independencia contra los turcos, film que se estrenará probablemente a finales de año y que cuenta con Catherine Deneuve entre el elenco. Juan Diego Botto está un poco empachado de tanta tragedia, griega o no, y reclama que a veces hay que hacer reír un poco, por aquello de cambiar de registro.
       
Parece que estuvieras abocado a los personajes introvertidos y dolorosos ¿no es hora ya de un poco de comedia?
Eso mismo digo yo, pero los personajes con mucho mundo interior y con mucha tortura es lo que parece ser mi destino. Me encanta la comedia y las pocas veces que he tenido acceso a ella siempre lo he aprovechado, pero lo que más me ofrecen son personajes con gran capacidad de sufrir y todo para dentro. Es cierto que es difícil encontrar una comedia, dependiendo de los gustos de cada uno, claro,  que tenga lo que a mi me haga reír, que quizás no sea lo que hace reír a todo el mundo. Los personajes que me entusiasman de la comedia  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosno son los que me han ofrecido y a algunas comedias que me ofertaron yo no les encontraba el chiste. Encontrar ese equilibrio es complicado, es difícil hacer una buena comedia, tener un guión de una buena comedia. Pero vamos, a mi es lo que más me apetece ahora mismo.

En Dictado, este último film que acabas de estrenar, tu personaje termina suicidándose ¿es un poco injusto esto, después de tanto tormento, no?
Es el que es, no sé si es justo o no, es totalmente debatible, pero es coherente desde el punto de vista de la tragedia. Es un personaje que adquiere una culpa y tiene que pagar, y la única redención es la muerte. Desde el punto de vista de la tragedia clásica, es coherente, y lo es también con su propio sufrimiento y con su propio delirio. La única cosa que lo sujeta en la vida y lo sostiene, para él, era la felicidad  de estar con su padre y en su edad adulta, era estar con su mujer. Lo único que lo sostiene es el amor de esta mujer y cuando ve que la va a perder, no solamente por la niña, sino porque ella sabe que él ha sido un monstruo, no tiene nada que hacer, no hay salida para él.

¿Ha sido difícil enfrentarte a este personaje?

Tenía la dificultad de que el recorrido del personaje es muy amplio. Es un tipo normal, un maestro de escuela que tiene su pareja a la que quiere mucho y la llegada de la niña va provocando que afloren todo tipo de fantasmas del pasado y el temor de que sus pesadillas se están convirtiendo en realidad, hasta que termina completamente desquiciado. Todo este recorrido implicaba mucha complejidad y sobre todo navegar en el terreno de la patología, es un personaje que pierde la noción de realidad. Esta búsqueda no es nunca sencilla, es atractiva porque es difícil, es un reto pero también es muy complejo.

Suponemos que para realizar todos estos trabajos interpretativos tan intensos tendrás algunos trucos de salud, por ejemplo, alguna dieta, alguna tabla de ejercicios….
Me encantaría poder ayudarte pero no sigo ninguna dieta, al contrario, hago inmensos esfuerzos para ganar peso. Voy al gimnasio regularmente eso sí, pero no corro en exceso, ni hago Pilates, y hace años que no hago yoga.

O sea, que no tienes ningún problema de salud, estás como un roble…

De momento estoy bien, como fruta abundantemente, sobre todo desde que tengo una hija, tomo mucha más fruta y verdura que antes, por eso de tener que dar ejemplo.

¿En la cocina eres más de platos tradicionales o te gusta probar todo tipo de alimentos diversos?
No, hago cocina tradicional, me gusta mucho comer en casa y además los niños tienen una dieta que tienes que seguir que tiene que ser obligatoriamente equilibrada, y esto te obliga a ti a comer también de forma equilibrada.

¿Y cómo has afrontado tu paternidad?

Muy bien, muy feliz, es lo mejor que he hecho en mi vida.

Y hablando de niños, tú comenzaste también muy temprano a rodar, con cinco años ya estabas en un set rodeado de focos y cámaras..
Lo que yo recuerdo de mi experiencia como niño es que no me enteraba de nada, me lo pasaba muy bien, faltaba al colegio, lo cual era fantástico y había un montón de gente que se preocupaba por mí, así que me lo pasaba en grande. Supongo que así se lo pasó la niña de esta película, es una niña mágica muy especial, muy extrovertida que disfrutó mucho del rodaje. Tenia muchas ganas de hacer cine y nunca se enteró de qué iba la historia, cómo yo tampoco me enteraba de las historias cuando rodaba siendo niño.

Dicen que no es fácil rodar con niños….
Lo que ocurre es que su capacidad de concentración es muy limitada y se aburren muy rápido, no entienden porqué tienes que repetir una cosa que has hecho ya. En cine se repite muchas veces la misma secuencia, la ruedas desde distintos ángulos, hasta siete veces desde cada ángulo, así que a la segunda vez el niño ya no quiere hacer más. Tienes que tener mucha paciencia, lidiar con esto y estar pendiente del niño, y esto también te va cansando más.

Tenías claro que lo tuyo era la interpretación, obviamente…
Muchas veces ha pensado sobre esto y no consigo recordar un momento de mi vida en el que no hay querido ser actor…

También ocurre lo mismo con tus hermanas, con las que has trabajado además…
Con mi hermana María ya trabajé en Silencio Roto, un film de Moncho Armendáriz y de hecho éramos hermanos en la película. Me gusta mucho trabajar con María, y con mi hermana pequeña todavía no he trabajado pero me gustaría, lo disfruto mucho y creo además que las dos tienen muchísimo talento.

Otra faceta tuya es la de director de teatro y escritor ¿qué nos puedes contar de estos otros trabajos tuyos?
Si he trabajado como director en teatro, he dirigido tres obras de teatro y he escrito teatro además.  Acabo de terminar hace un par de meses una obra de teatro que escribí para mi hermana María, precisamente. Es mi cuarta obra como autor. Es una obra en la que yo no actuaría, está pensada para dos mujeres, y tengo pendiente escribir otra obra de dos personajes que sí sería para mí, en la que ya tengo  el argumento pero me falta sentarme y ponerme a escribir.

¿Te sientes más identificado con alguna de estas facetas creadoras o es indiferente?
Me gustan las dos cosas. El teatro te aporta cosas que el cine no te da. Te da por ejemplo la posibilidad de transitar todo el personaje y por toda la historia sin interrupción, la adrenalina que te provoca que el p
úblico esté ahí y también te da la inmediatez porque no pasa demasiado tiempo entre que piensas un proyecto y lo estrenas. El cine te aporta por el contrario otras cosas que en teatro pasan desapercibidas, como un gesto o una lágrima, que en cine tienen su primer plano, te permite un realismo que en teatro es difícil de encontrar.

¿No te quedas con ninguno de tus oficios, por tanto?
Fundamentalmente como actor, es lo que más conozco y lo que más disfruto aunque escribir es algo que me gusta mucho, me gusta de mi profesión que me permite contar historias pero además contar las historias que yo quiero contar es algo que me satisface mucho.

Ya que lo mencionamos al principio ¿ te salen más dramas o más comedias, cuando escribes?
Cuando escribo me salen dramas que tienen mucho sentido del humor, de hecho todas la obras que hago arrancan como comedia y todas terminan como drama, pero tiene mucho sentido del humor lo que escribo, es algo que me gusta.

Para terminar, tienes un nuevo film pendiente de estrenar con el mismo director con el que habías trabajado en El Greco ¿qué puedes contarnos de este proyecto y de los próximos que ya tienes en cartera?
Es una historia sobre un personaje clave en la guerra de independencia griega contra los turcos, en el siglo XIX, a dónde fue Lord Byron a batallar y a morir. El protagonista es Sebastian Koch, un actor alemán fantástico, está John Cleese y Catherine Deneuve. Es lo último que he rodado que imagino que se estrenará a finales de este año. En principio estaré trabajando otra vez en el verano, mi siguiente rodaje será en agosto, en Argentina pero todavía está por confirmar.

¿Vas a seguir siendo un actor tan reivindicativo como es habitual en ti?
Yo matizaría que soy un ciudadano muy reivindicativo, cuando me implico socialmente en algo no lo hago desde mi condición de actor sino desde mi condición de ciudadano, y como tal creo que todos tenemos, no solamente el derecho, sino también el deber de participar de la cosa pública. Podemos incidir en alguna medida en lo que ocurre a nuestro alrededor, si pensamos que algo no está bien creo que es un privilegio poder hacer lo que podamos para modificarlo, pero nunca lo hago desde mi condición de actor. Si lo hago es de la misma forma que si lo hace un fontanero que sale a manifestarse y le dicen “eres un fontanero muy comprometido”. La diferencia es que nadie va a entrevistar al fontanero por su tarea pero si lo hicieran sería lo mismo.