La cardiopatía isquémica aumenta un 30% en la mujer

0
708

El aumento de los casos de cardiopatía isquémica en la mujer es uno de los temas previstos para tratar durante la jornada de hoy en el XIV Simposio Internacional de Cardiopatía Isquémica que celebra la Sección de Cardiopatía Isquémica y Unidades Coronarias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y que, desde el pasado miércoles, reúne en el Palau de Congressos de Girona a cerca de 500 cardiólogos y  a ponentes de reconocido prestigio procedentes del panorama internacional.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2008 41.844 mujeres ingresaron en hospitales españoles por cardiopatía isquémica como primer diagnóstico, lo que supone un incremento aproximado de un 30% respecto a los datos de hace 10 años. Este incremento se debe, según los expertos, al aumento del consumo del tabaco entre las mujeres en los últimos años, así como al aumento de la esperanza de vida. De hecho, el riesgo de infarto agudo de miocardio aumenta 2,5 veces en las mujeres que fuman de uno a cuatro cigarrillos al día. En este sentido, según el presidente de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Unidades Coronarias, el Dr. José A. Barrabés, “en contraste con los avances en el control global de los factores de riesgo, el consumo de tabaco en las mujeres continúa en aumento lo que justifica en parte el aumento de la cardiopatía isquémica entre la población femenina”.

Por otro lado, aunque, en algunas series las mujeres con esta patología han tenido un peor pronóstico que los varones, el Dr. Barrabés insiste en que es importante valorar que, en parte, estas diferencias se explican por diferencias basales, como la edad y comorbilidades (fallo renal, diabetes, riesgo de hemorragias, etc.), o en los tratamientos recibidos. Además, la mujer  ha estado relativamente poco representada en los estudios clínicos. Sin embargo, según el Dr. Barrabés, “apenas se aprecia diferencia en el pronóstico cuando se corrigen los datos por las condiciones basales y el tratamiento administrado, por lo que no se debe tener en cuenta el sexo del paciente a la hora de indicar los tratamientos”.

Por su parte, el Dr. Pedro Brugada, de la Universidad Libre de Bruselas, en su ponencia ‘Evidencias y obstáculos para seguir las guías para la prevención de la muerte súbita en  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentoscardiopatía isquémica’, comentará las dificultades a las que se enfrenta el facultativo a la hora de aplicar las recomendaciones estipuladas para evitar una muerte súbita en pacientes con cardiopatía isquémica, y fundamentalmente después del infarto.

En este sentido, el Dr. Pedro Brugada destaca que observando estas pautas “estas guías maestras se puede clasificar en tres tipos: las recomendaciones sobre las que existe una evidencia científica suficiente para determinar una forma de actuar y un tratamiento; las que muestran al facultativo una evidencia sobre lo que no se debe hacer; y una zona gris, sobre la que no existen evidencias y que ahora mismo es una zona de discusión y que constituye una importante base de investigación para los próximos años”.

Según Brugada, entre las muchas recomendaciones en las que se ha trabajado con la intención de mejorar estas guías, se han alcanzado una serie de evidencias que pueden mejorar la actuación ante la muerte súbita. Entre ellas, el Dr. Brugada destaca la afirmación de que la terapia de resincronización cardiaca “es capaz de reducir la mortalidad y la morbilidad en pacientes con insuficiencia cardiaca”; que el desfibrilador es efectivo en pacientes con infarto previo, tanto en prevención primaria como en secundaria (que ya han sufrido un episodio de muerte súbita recuperada u otra arritmia ventricular grave) si tienen una fracción de eyección inferior al 30% o 40%; que los enfermos de más de 70 u 80 años deben ser tratados con los mismos tratamientos que una persona joven, “ya que lo que cuenta no es la edad en sí, sino la edad biológica”, y que ya existen suficientes fármacos antiarrítmicos para poder prevenir la fibrilación auricular.

Finalmente, durante la jornada de hoy, con la que concluye el simposio, se tratarán también otros temas de gran relevancia, como el de la calidad asistencial y la necesidad del desarrollo de redes de asistencia ante el infarto de miocardio. Según el Dr. Barrabés, “es fundamental realizar una evaluación continua de la actuación del sistema sanitario en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes, con el fin de intentar mejorar continuamente la calidad asistencial, y es muy valiosa la aportación que pueden realizar algunos expertos sobre este tema”.

El presidente de la Sección de Cardiopatía Isquémica y Unidades Coronarias de la SEC ha destacado también que es preocupante que en la actualidad no exista en España, a excepción de las comunidades autónomas de Murcia, Navarra, Galicia, Baleares y Cataluña, un protocolo o programa de asistencia común del infarto agudo de miocardio, “ya que está claramente demostrado que estos programas facilitan la rapidez de la asistencia y por tanto aumentan las probabilidades de supervivencia”.

Según el Dr. Barrabés, desde la sección se está trabajando en un estudio sobre este tema, con el fin de “crear un registro representativo que muestre cuál es la asistencia realizada y el pronóstico de los pacientes con infarto en toda la geografía española”.