La maternidad tardía experimenta un incremento del 62,3% en los últimos 10 años

0
618
La realidad social, económica y médica ha ido modificando las tendencias en la maternidad. Según los últimos datos presentados por el Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat), el número de mujeres que han tenido un hijo a partir de los 40 años ha crecido un 62,3% en los últimos 10 años, fruto del cambio del modelo familiar, el incremento de la esperanza de vida al nacimiento y, en especial, a los avances en las técnicas de reproducción asistida.

Si bien hasta no hace mucho se consideraba como edad avanzada para ser madre los 35 años, trabajos recientes sitúan el punto de corte en los 40 años, a partir de los cuales el riesgo de prematuridad o de padecer, madre o hijo, alguna complicación durante el embarazo o el parto, se multiplica. Este ha sido uno de los temas que se han tratado los días 23, 24 y 25 de noviembre en el 38 Symposium Internacional organizado por la Fundación Dexeus Salud de la Mujer con la colaboración del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Medicina de la Reproducción de USP Instituto Universitario Dexeus y su Cátedra de Investigación en Obstetricia y Ginecología de la Universidad Autónoma de Barcelona, titulado Actualización en
medicina materno –fetal.

Los nacimientos en Catalunya durante el 2010 disminuyeron un 1%, en parte por causa de la incertidumbre de la situación económica actual. Aún así, en mujeres de más de 30 años los nacimientos crecieron un 2%. Según las declaraciones del Dr. Josep Mallafré, “la crisis hace que nos replanteemos nuestra concepción de la familia, y retardemos la maternidad, pero llegadas a los 35 años, las mujeres deseosas de ser madres ven terminar su vida fértil y deciden tener un hijo o congelar sus óvulos a la espera del momento idóneo”. Según los datos del Idescat, de los 84.015 nacimientos registrados en Catalunya durante el 2010, un 5,2% de los nacimientos corresponden a mujeres de más de 40 años.

Las mujeres de edad avanzada que quedan embarazadas tienen mayores probabilidades de padecer enfermedades como la diabetes gestacional o presión arterial alta. Para el bebé, la edad de la madre influye en el incremento del riesgo de padecer algunas enfermedades genéticas, como el Síndrome de Down. Por este motivo, es imprescindible el asesoramiento por parte de un equipo de expertos en gestaciones de alto riesgo y medicina materno fetal, como los profesionales de Salud de la Mujer Dexeus.