La recuperación tras la anestesia, más rápida y segura

0
771

Zaragoza ha sido la ciudad elegida por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria para celebrar su 54 Congreso. Entre los temas que allí se han abordado, destaca el simposio centrado en los últimos avances en el campo de la anestesiología: ‘Sugammadex: el nuevo agente antagonista de la relajación muscular’, organizado por Schering Plough.

Sugammadex, la nueva molécula comercializada por Schering Plough supone la más importante novedad farmacológica en anestesiología. Este nuevo fármaco ya está autorizado desde junio en España y pronto se incorporará  al arsenal terapéutico de los hospitales españoles, por lo que su conocimiento por parte de los farmacéuticos de hospital es de gran importancia.  
 
Según el Dr. José Antonio Álvarez Gómez, Jefe del Servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Santa María del Rosell de Cartagena (Murcia), este principio activo posiblemente modificará la práctica clínica habitual en anestesia ya que “es capaz de poner fin o revertir en menos de un minuto y medio los efectos de los bloqueantes neuromusculares, un proceso que hasta ahora necesitaba entre 9 y 49 minutos. Además garantiza al paciente y al anestesiólogo una excelente calidad en la reversión con una máxima seguridad, se puede utilizar en diferentes poblaciones de pacientes (niños, ancianos…) y puede contribuir al  ahorro de costes y tiempo”, y ayudará a mejorar las condiciones quirúrgicas en las intervenciones con anestesia general. 
 
La anestesia general se sustenta sobre tres pilares farmacológicos: fármacos hipnóticos para inducir el sueño y producir amnesia, analgésicos para evitar el dolor y bloqueantes  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosneuromusculares para inmovilizar al paciente y facilitar la intubación, que actúan mediante la paralización completa de los músculos, incluidos los de la respiración.
 
Según el Dr. Álvarez Gómez, “era totalmente necesario disponer de nuevos antagonistas del bloqueo neuromuscular.  Por primera vez los anestesiólogos podemos revertir de manera rápida y segura cualquier grado de profundidad de bloqueo neuromuscular, desde muy profundo hasta superficial en menos de un minuto y medio”. Además, puede utilizarse en prácticamente todos los procedimientos e incluso en personas con patología respiratoria asociada o en situaciones de emergencia cuando es preciso poner fin inmediatamente al bloqueo neuromuscular, como sucede en los pacientes en los que se presentan dificultades de intubación y ventilación.
 
Con este medicamento “tenemos completa seguridad de que la reversión del bloqueo neuromuscular es siempre completa”, apunta el Dr. Álvarez. De hecho, la reversión incompleta del bloqueo puede implicar complicaciones postoperatorias importantes como dificultades respiratorias, problemas de visión, debilidad y fatiga.  “Con los fármacos que se usan hasta el momento existe cierto riesgo de parálisis residual, deficiencias en la ventilación, efectos cardiovasculares y sistémicos importantes que se contrarrestaban  con la utilización simultánea de otros fármacos”. Sin embargo, con la introducción de sugammadex el riesgo de alteraciones cardiovasculares es mínimo.