La SEFH presenta el primer plan de atención farmacéutica al paciente crónico

0
663
La necesidad de optimizar recursos por un lado y la atención a un perfil de paciente que está cambiando por otro son factores que están contribuyendo a  generar un nuevo modelo sanitario en el cual la figura del farmacéutico especialista cobra más relevancia que nunca.

Los servicios de farmacia de nuestros hospitales deben establecer un nuevo rumbo; un reto que estos especialistas están asumiendo desarrollando herramientas para ofrecer la mejor atención posible sabiendo que en la actualidad un 60% de los ingresos en el área de Medicina Interna corresponde a personas con dolencias crónicas. Una de ellas es el primer Plan Estratégico de Atención Farmacéutica al Paciente Crónico, que la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) presenta en su Congreso Nacional que, con el lema Un paciente, una historia, se celebra en Bilbao hasta el viernes y al que asistirán cerca de un millar de profesionales.
 
En los últimos años los Servicios de Farmacia Hospitalaria se han ido trasformando. Han pasado de estar más enfocados a atender en gran medida a un número menor de pacientes con una única patología a tener que responder a las necesidades de un número creciente de pacientes pluripatológicos y polimedicados, la mayoría de edad avanzada, que conviven de forma crónica con varias enfermedades. Se suman con frecuencia además dependencia funcional y/o cognitiva así como necesidades de apoyo social “Una de nuestras reivindicaciones históricas”, afirma el presidente de la SEFH, el doctor José Luis Poveda, “es la historia única por paciente, centralizada, que permitirá que todos los profesionales sanitarios conozcamos las características de un paciente al momento. De hecho, la sociedad, con este planteamiento de fondo, ha elaborado este Plan de Atención Farmacéutica al Crónico. Como  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentossociedad científica nuestro compromiso con la sociedad y con el paciente debe guiar nuestro desarrollo profesional. En definitiva, buscamos mejorar la calidad de vida de estas personas, evitando muchos de los problemas causados por un uso inadecuado de los medicamentos”.

Por su parte la doctora Mª Isabel Genua, que ha llevado la responsabilidad técnica en la elaboración del Plan, asegura que desde la SEFH se lleva años trabajando intensamente en aspectos relacionados con la atención a estos pacientes. “Todo ello ha sido fruto de nuestro compromiso asistencial y de la estrecha relación con otros profesionales que han analizado en profundidad las necesidades que tienen estos enfermos. Algunos estudios recientes realizados en los servicios de farmacia ponen de manifiesto que existe una gran preocupación en este ámbito”, comenta esta experta.

Líneas estratégicas
Las principales líneas estratégicas del Plan van dirigidas a redefinir el modelo de atención farmacéutica que requieren estos pacientes, así como garantizar la continuidad de sus cuidados al recibir el alta hospitalaria. “El plan tiene en cuenta la importancia de priorizar el cuidado de aquellos pacientes que más se pueden beneficiar de nuestra atención e investigar en los modelos de atención farmacéutica que mejor se adapten a sus necesidades. Es un trabajo asimismo que pone en valor el papel del farmacéutico especialista en los cuidados del crónico”, señala la doctora Genua, “lo que sin duda requiere de un gran esfuerzo de nuestra parte, principalmente en una mejora de nuestra formación  en atención al paciente crónico, tanto a nivel pregrado, en la universidad, como en el programa de la especialización”.

El plan reconoce el papel fundamental que juega el farmacéutico especialista en la conciliación de tratamientos durante todo el proceso, en la búsqueda de la simplificación terapéutica cuando el afectado toma varios medicamentos y en el uso de medicamentos en situaciones especiales que son frecuentes en el paciente crónico. “Además de contribuir a la seguridad clínica del paciente, podemos hacer y hacemos una contribución esencial a la prevención y abordaje de síndromes geriátricos, como por ejemplo la desnutrición, la incontinencia o las úlceras por presión, que inciden significativamente en su calidad de vida”, subraya.
 
Por todos estos motivos, la SEFH es partidaria de contar con una historia centralizada, lo que  ayudaría a tomar decisiones con el conocimiento integral del paciente. En opinión de la doctora Genua, abordar una patología sin saber que otros procesos presenta el paciente puede llevar a errores asistenciales importantes. “En relación con el uso de medicamentos, es frecuente tratar al paciente como si tuviera un nuevo proceso, cuando lo que en realidad presenta es un problema relacionado con los fármacos que toma o debería tomar. Algunos trabajos realizados por farmacéuticos que trabajan en urgencias han mostrado la frecuencia y la gravedad de problemas relacionados con medicamentos, lo que dificulta  la actuación médica adecuada, sobre todo en la población mayor polimedicada”.

El valor de la atención farmacéutica
El doctor Bernardo Santos, que hablará en el Congreso sobre el valor de la atención farmacéutica, tiene muy claro que “el nuevo modelo sanitario nos obliga a adaptar nuestra formación y la forma de tratar a estos pacientes. Hemos tenido que aprender las herramientas de estratificación para identificar a los pacientes más complejos o con más fragilidad. Debemos tener en cuenta que el paciente de edad avanzada que convive con varias enfermedades suele presentar también un grado de incapacidad o deterioro cognitivo. Son personas con un riesgo de muerte más alto que pacientes crónicos tradicionales”.

Tradicionalmente, recuerda el doctor Santos, los profesionales de farmacia hospitalaria cuando acababan la residencia se superespecializaban en un área concreta, que podría ser trasplantes, VIH, etc. “Con la presencia creciente de pacientes crónicos es preciso adoptar un enfoque generalista; nos obliga saber de muchas patologías y de prácticamente todos los medicamentos del arsenal. Hacer una farmacoterapia general. El objetivo de la farmacia hospitalaria es ahora tender puentes hacia a la atención ambulatoria, hacia medicina de familia y la farmacia comunitaria. No podemos trabajar exclusivamente desde el hospital, sino en coordinación con estos profesionales”.