Las lentes de contacto son utilizadas sólo por el 5% de quienes necesitan un sistema de corrección visual

0
983

Hoy en día, casi 23 millones de personas en España necesitan algún tipo de sistema de corrección de su visión como gafas o lentillas, lo que representa casi la mitad de la población española. Sin embargo, sólo el 5% de las personas que necesitan algún sistema de corrección visual se decantan por las lentes de contacto, asegura Francisco Poyales, oftalmólogo de Sanitas y director médico del Instituto de Oftalmología Avanzada.

Así, las gafas son el sistema de corrección visual más utilizado aunque más de cinco millones de personas que las utilizan podrían usar lentillas y no lo hacen por falta de información o de recomendación asegura el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas. En línea con lo anterior, el doctor Poyales asegura que “si nos referimos a los defectos de refracción como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, sobre todo en las miopía medias y altas, la visión del paciente mejora con las lentes de contacto. Eso no quiere decir que mejore su defecto visual sino que su visión es mayor. En el resto de defectos visuales, en la mayoría de los casos la visión es similar con los dos sistemas, si bien a muchos pacientes, les resulta más cómodo el uso de lentillas, especialmente las desechables”.

Comodidad o diseño

Las personas que necesitan un sistema de corrección visual y se decantan por el uso de lentillas lo hacen, entre otras razones, por la comodidad que supone su uso, por cuestiones estéticas, ya que apenas se notan, o por lograr que el campo de visión quede totalmente cubierto.

Por el contrario, quienes optan por el uso de gafas lo hacen, entre otros motivos, por la posibilidad de disponer de diferentes diseños que responden a su gusto y a las tendencias de moda, ya que en ocasiones las gafas son un complemento más. Así, asegura el oftalmólogo de Sanitas, “en el caso de las gafas de sol graduadas ofrecen muchas posibilidades de utilización ya que tanto el diseño como los cristales responden a tendencias, por ejemplo este verano se ha producido un resurgimiento de los gafas de sol tipo espejo”.

Por tanto, mientras que las gafas son utilizadas por personas de diferentes edades, en el caso de las lentes de contactos la edad media de los usuarios es de 35 años, siendo las mujeres las que más optan por este sistema de corrección visual frente a los hombres, aunque la tendencia se está invirtiendo.

Antes de usar lentes de contacto

Aunque existen varios tipos de lentillas como pueden ser las diarias o mensuales, el doctor Poyales, oftalmólogo de Sanitas y director médico del Instituto de Oftalmología Avanzada, recuerda que antes de utilizarlas de forma habitual es recomendable que un profesional realice una evaluación completa que incluya la anatomía del ojo, el defecto refractivo o el tipo de lágrima antes de decidir cuál es el tipo de lente que resulta más aconsejable en cada caso.

En esta línea, el doctor Poyales, asegura que “también es importante tener en cuenta los hobbies o el ambiente laboral donde se mueve la persona que va a utilizar las lentillas ya que son factores que pueden influir en su comodidad o en una mejor corrección del defecto refractivo”.

Adaptado a las necesidades de los clientes

Tener una buena salud visual es importante y para ello resulta necesario evitar hábitos que supongan un esfuerzo para la vista como por ejemplo no llevar la corrección óptica adecuada. Por esta razón, Sanitas ha puesto en marcha el Complemento de Óptica que los clientes podrán incorporar a su seguro de salud, con un coste mensual muy bajo, con el objetivo de ayudarles en el coste económico derivado del uso de gafas y lentillas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here