SEFAC presenta el primer modelo de carrera profesional para la promoción del farmacéutico comunitario

0
586
En la actualidad, varias comunidades autónomas tienen establecidos modelos de carrera profesional para los empleados sanitarios de sus servicios de Salud (entre ellos, farmacéuticos de hospital y de atención primaria). También los farmacéuticos que trabajan en organismos gubernamentales y universidades disponen de una carrera profesional específica. Sin embargo, no existe en España ningún modelo similar que posibilite la promoción profesional del farmacéutico comunitario, quien sólo tiene a su alcance una evolución empresarial: acceder a la titularidad de una farmacia si no es propietario o un cambio de establecimiento si ya lo es. Este vacío puede provocar que se deje llevar por la rutina y la desmotivación por mejorar su cualificación profesional. En respuesta a ello, la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), a través de una comisión creada al efecto, ha elaborado una propuesta pionera de carrera profesional para el farmacéutico comunitario con la que dar reconocimiento público y expreso de su ejercicio profesional, y como incentivo para su mejora continuada.

Este modelo es el primero que se presenta en España para todas las modalidades del ejercicio profesional del farmacéutico comunitario (titulares, regentes, sustitutos y adjuntos). Se basa en la definición de diversos niveles en el ejercicio profesional (nivel inicial, FC1, FC2, FC3 y FC4) que irían unidos a la acreditación de los méritos alcanzados en las distintas áreas de valoración que se proponen: experiencia (años de ejercicio, prestación de servicios), formación (maestrías, doctorados, especialidades, formación continuada), investigación (publicaciones, comunicaciones a congresos), laborales asistenciales y de atención farmacéutica, participación en programas y campañas de educación para la salud, integración en equipos multidisciplinares, etc. Cada nivel llevaría inherentes las atribuciones, retribuciones y responsabilidades que le correspondieran.

Las acreditaciones para acceder a los niveles serían reguladas y tuteladas por una comisión ad-hoc constituida por representantes de todas las entidades relacionadas con la farmacia comunitaria: SEFAC, Ministerio de Sanidad, Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Universidad, asociaciones de adjuntos, sindicatos y asociaciones empresariales. Sobre éstas últimas recaería la labor de acordar las mejoras económicas inherentes a cada nivel.  La Comisión Nacional de Carrera Profesional en Farmacia Comunitaria sería la encargada de establecer la estrategia de implantación y desarrollo de esta carrera profesional, aplicar los procedimientos de evaluación, gestionar las solicitudes de acceso a los diferentes niveles, así como resolver todos aquellos problemas que pudieran surgir en su implantación.

Esta propuesta puede servir para el reconocimiento oficial de diversos perfiles profesionales. Su potencial recorrido y alcance puede también extenderse a la aportación de elementos objetivos y valorables para mejorar los sistemas de acceso a la titularidad de las farmacias. Sus niveles y criterios de promoción pueden ser equivalentes -o sustitutivos- a los méritos que actualmente componen los baremos de adjudicación de nuevas farmacias, que a veces son excesivamente heterogéneos y contienen méritos que no están orientados a elegir a los mejores candidatos para dicho ejercicio profesional. La aplicación de los criterios específicos de promoción que incluye la propuesta de SEFAC propiciaría unos baremos más uniformes, equilibrados y objetivos.

El modelo ideado por SEFAC se caracteriza por su voluntariedad (corresponde al farmacéutico decidir su incorporación al mismo), progresividad (al acceso a los niveles requiere de un grado de exigencias progresivamente mayor), objetividad (la medición de los parámetros se basa en criterios objetivos) y flexibilidad (los criterios exigibles pueden adaptarse a los cambios o nuevos requerimientos de la profesión).

Tras la publicación de esta propuesta, esta Sociedad cede el testigo a las organizaciones y entidades que representan a los farmacéuticos comunitarios en sus distintos ámbitos para que, teniendo este documento como referencia, sean capaces de lograr su aplicación real y efectiva, y se brinda a colaborar en su mejora, desarrollo e implantación.