Solo el 17% de la población sabe explicar qué es la EPOC

0
714

El 14 de noviembre, la OMS celebra el Día Mundial de la EPOC, y su lema es: “No es Demasiado Tarde”. A pesar de que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC por sus siglas, es considerada una enfermedad grave, sólo por debajo de la angina de pecho, tan solo el 17% de la población española conoce el término EPOC según un estudio realizado a una muestra de población de entre 40 y 80 años en las 17 comunidades Autónomas.

Una de las consecuencias del desconocimiento de qué es la EPOC es el infradiagnóstico de la enfermedad, que puede alcanzar el 73%, según Joan B Soriano, primer autor del Estudio CONOCEPOC publicado en Archivos de Bronconeumología, la revista científica de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.

Los principales resultados de esta encuesta son: solo el 17% de la población española conoce espontáneamente qué es la EPOC, un conocimiento que es mayor en mujeres y en adultos jóvenes que en los individuos de mayor edad. La percepción de gravedad de la  EPOC es comparable a otras enfermedades frecuentes y graves De hecho, la percepción de gravedad de la EPOC fue muy elevada (8,3 ± 1,5), solo superada por la angina de pecho, quedando por encima en ambos sexos a la percepción de gravedad de diabetes, hipertensión, úlcera de estómago y artrosis-artritis.

Por otro lado entre los que declararon conocer la EPOC puede considerarse aceptable el conocimiento de sus síntomas, ya que identificaron el ahogo (81,1%), la tos (29,0%) y la expectoración (10,6%) como síntomas principales de la EPOC. Sin embargo, solo la mitad de las personas con síntomas compatibles con EPOC consultan con su médico, y solo al 62% de estos se les había realizado alguna vez una espirometría.

Se observa una marcada variabilidad por comunidad autónoma respecto al conocimiento de qué es la EPOC. La Comunidad Valenciana es la que tiene un menor grado de conocimiento de la EPOC Gabinete de comunicación SEPAR (10,4%), seguida de País Vasco y Andalucía (12,50%), Extremadura es que lo tiene mayor (22,6%), seguida de Aragón (21,9%) y Castilla y León (21,6%).

Dado que el Tabaco es la principal causa de EPOC, la encuesta también ha preguntado sobre la actual legislación en esta materia. El 86,0% de la población tiene una opinión  favorable/muy favorable de la nueva Ley antitabaco. Al analizar los factores relacionados con tener una opinión desfavorable/muy desfavorable en el 14% restante, se observa que de un modo genérico ser hombre, joven, con EPOC o susceptible de padecerla y ser fumador actual o ex-fumador, está asociado a esta actitud.

Comparando la encuesta CONOCEPOC con un estudio similar realizado hace 9 años la situación ha mejorado. Se ha doblado el conocimiento espontáneo de la EPOC, que pasa del 8,6% de 2002 al 17,0% de 2011, pero aún debe considerarse un porcentaje bajo. Y a pesar de que también mejora el conocimiento de los síntomas de la EPOC, los resultados sugieren que aún se requiere mucho trabajo de concienciación de la población en torno a la relevancia de las enfermedades respiratorias en general y de la EPOC en particular. Se requiere mayor
énfasis educativo especialmente en hombres y en los más ancianos, dónde el conocimiento espontáneo de la EPOC es significativamente menor, y quizás además en los obesos y  fumadores o ex fumadores, que además tenían una opinión desfavorable respecto a la nueva Ley antitabaco.

Comparada con otras enfermedades como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, la secular ausencia de conocimiento de la población sobre las enfermedades respiratorias en  general, y de la EPOC en particular, explican en gran medida la desproporción histórica entre la magnitud del problema y su bajo impacto en la opinión pública, la reducida percepción de necesidad y urgencia para paliar el problema, y la escasa asignación de recursos para  asistencia y de financiación para investigación.

Precisamente, el próximo 14 de noviembre, la OMS celebra el Día Mundial de la EPOC, y su lema es: “No es Demasiado Tarde”. Habitualmente la EPOC se detecta cuando ya está  avanzando a estadios grave o muy grave, y es más difícil su manejo, y peores sus  consecuencias en cuanto a morbilidad y mortalidad. Una simple prueba, la espirometría, que consiste en soplar en un espirómetro de una manera estandarizada y con ayuda de un experto, permite detectar y evaluar la gravedad de la limitación crónica del flujo de aire, y encauzar el problema EPOC.