Un concurso premia a los alérgicos que encuentren al ‘conejo de la suerte’

0
602

El concurso ‘El conejo de la suerte’ busca aumentar el conocimiento sobre la alergia a los ácaros del polvo doméstico de forma divertida y sencilla. Dirigido a los seguidores de la página de Facebook de Encuentra la inspiración, los participantes deben ver con atención el vídeo ‘Existen otras soluciones’, que advierte, en clave de humor, sobre medidas ineficaces para combatir la alergia a ácaros y recomienda, ante la sospecha de síntomas, consultar con un especialista. Tras su visionado, han de responder a unas preguntas e identificar cuántas veces aparece el conejo de la suerte en las imágenes. El concurso está dotado de un premio diario.

Tanto el concurso como el vídeo forman parte de la campaña de concienciación Afrontando la alergia a ácaros, puesta en marcha por Stallergenes Ibérica S.A. en colaboración con la Asociación Valenciana de Alergología e Inmunología Clínica (AVAIC) y la Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias (FENAER). Su objetivo es ayudar al paciente a controlar su alergia a los ácaros y aumentar el conocimiento de esta enfermedad. La campaña se prolongará durante todo el otoño e incluye información detallada en la web Encuentra la inspiración, un consultorio del doctor David González de Olano, alergólogo del Hospital Universitario de Fuenlabrada (Madrid) y carteles informativos en consultas de especialistas y entre las asociaciones miembros de FENAER.

Los ácaros del polvo doméstico son la primera causa de alergia respiratoria en el mundo. Son animales microscópicos, invisibles a simple vista. 2 miligramos de ácaros por gramo de polvo son suficientes para sensibilizar a un alérgico, y 10 miligramos por gramo de polvo pueden causar un ataque de asma. Pueden encontrar muchos lugares en una casa donde sobrevivir, como alfombras, cortinas, almohadas, colchones, libros y otras piezas de mobiliario. Ácaros del polvo doméstico como Dermatophagoides pteronyssinus y D. farinae son las especies que más comúnmente se encuentran en cualquier hogar. Más que los propios ácaros, son sus heces, caparazones y cadáveres los que provocan las reacciones alérgicas, lo que implica que incluso después de erradicarlos puedan temporalmente persistir los síntomas. Su población aumenta significativamente en zonas costeras y en los meses de otoño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here