Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Por Ana Moreno Márquez, farmacéutica consultora especialista en Dermocosmética. Directora Técnica de Formación y Servicios Sanitarios en Farmacia I+.

Tras una década de experiencia profesional en el sector farmacéutico en la que he podido adquirir una visión global de la industria y trabajar directamente en la dermocosmética, la consultoría farmacéutica y, en estos momentos, como Directora Técnica de Formación y Servicios en el Grupo Farmacia I+, tengo herramientas suficientes como para afirmar que la categoría dermocosmética en nuestro sector ha protagonizado una evolución más que considerable y significativa.

Dicha evolución ha sido propiciada por la aparición de nuevo concepto de farmacia comunitaria como un espacio de salud en el que el farmacéutico no solo se enfoca en el paciente crónico que acude a la farmacia por una compra racional y dirigida –esto es para adquirir su medicación- sino que se enfrente a un nuevo perfil de clientes: los que buscan prevención y bienestar.

Hablamos de clientes que tienen un perfil cada vez más exigente y su compra está sujeta a experiencias, emociones…, realidad que ha hecho que el farmacéutico tenga que adaptarse a los tiempos que corren y, cómo no, a cubrir sus necesidades.  En este contexto, la implantación de servicios dirigidos al cuidado y la promoción de la salud se ha convertido en el punto de partida para la profesionalización del consejo dermocosmético con un abordaje integral y conjunto con otros profesionales en el área de la dermatología.

¿Por dónde empiezo? Sin duda la eterna pregunta que el farmacéutico se hace una vez que ha tomado la irrefrenable decisión de dar el salto y adentrarse en la implantación del servicio de dermocosmética en su farmacia.

Los tres pilares en la dermocosmética

El primer paso ha de ser siempre hacer un estudio tanto de los clientes como del mercado y la competencia.

Una vez recabada dicha información, procederemos a definir el surtido que debemos incorporar para el desarrollo de la categoría y la ejecución futura del servicio. Mi experiencia profesional me ha hecho constatar que para una farmacia que comience a trabajar la categoría de dermocosmética el surtido básico ha de contener: 

  • Línea dermatológica: para las pieles patológicas.
  • Línea natural o eco: hay que estudiar correctamente la composición de dichas líneas para verificar qué porcentaje de activos naturales lleva en su composición y su procedencia.
  • Línea de eficacia: integrada por productos cuya composición lleva activos indispensables en el abordaje del cuidado de la piel: alfa y polihidroxiácidos, derivados del retinol, antioxidantes, etc.
  • Línea premium: dirigidas a clientes hedonistas.

Dichas líneas deben trabajarse de manera completa y profunda y en un espacio diferenciado en la farmacia; teniendo siempre presente que, dentro de la farmacia, la categoría cosmética tiene que ser atractiva por sí misma.

El siguiente pilar, de igual o más importancia que el anterior, es la formación especializada del farmacéutico que vaya a poner en marcha dicho servicio. Esto implica la profesionalización del abordaje del cliente con protocolos de actuación para cada necesidad o patología: acné, dermatitis atópica, rosácea …

¿Cuáles son los pasos del protocolo de actuación de un servicio de dermocosmética de diez?

  • Entrevista inicial: es importante recabar datos del cliente, hábitos de vida, horas de exposición solar, patologías, medicación… todo bajo consentimiento informado del cliente y sin olvidar firmar la documentación relativa a la LOPD.
  • Estudio y análisis completo de la piel: hidratación, sebo, elasticidad, alteraciones en la pigmentación superficiales y en capas más profundas. Esto nos permitirá obtener un informe con los valores de los parámetros estudiados y fotografías de la piel para su estudio y posterior seguimiento.
  • A continuación, aconsejaremos un tratamiento personalizado que cubre las necesidades detectadas.
  • Durante el servicio, asesoraremos sobre los pasos indispensables en la rutina facial de día, de noche así como los tratamientos de choque que podrían completar o potenciar el tratamiento cosmético aconsejado. Si necesitamos testar cualquier cosmético, será el momento de hacerlo y obtener el feedback del cliente.
  • En caso de detectar cualquier situación ajena al abordaje por parte del farmacéutico, derivaremos al facultativo en cuestión con la protocolaria hoja de derivación.
  • Antes de finalizar la consulta es muy importante dar cita para el seguimiento y, de esta manera, poder observar la evolución conseguida por el cliente.

El último pilar a tener en cuenta para la implantación del servicio de dermocosmética en la farmacia –y no por ello menos importante que el resto- es la adecuación de una sala o espacio donde llevar a cabo la consulta. Debe ser un espacio agradable en el que el cliente pueda sentirse cómodo –en un sillón o camilla- y que cuente con la aparatología necesaria para el estudio y análisis de la piel: dermoanalizador, luz de Wood, microcámara capilar, etc.

Estos tres pilares suponen el punto de partida del servicio de dermocomética en oficina de farmacia.

Impacto de la implantación del servicio de dermocosmética en la farmacia

En Farmacia I+ hemos analizado el crecimiento de las farmacias que han implantado el servicio de dermocosmética dentro del Grupo.

El impacto (2019 versus 2018) que ha tenido la implantación de este servicio en la categoría cosmética ha supuesto un crecimiento global de un 23,94% en euros y un 18,08%  en unidades vendidas.

Si analizamos en detalle dichos porcentajes las subcategorías más relevantes en crecimiento han sido serum y ampollas de tratamiento, exfoliantes, mascarillas y maquillaje. El resto de subcategorías como son higiene, cremas de tratamiento, contorno de ojos y cosmética masculina también siguen creciendo, aunque a un ritmo más estable.

Estamos, sin duda, ante una realidad bastante sorprendente y que viene a reforzar la importancia de desarrollar y profesionalizar el servicio de dermocosmética en la oficina de farmacia.

Si analizamos la categoría solar y en concreto las subcategorías de solar facial y solar oral -productos indispensables en el cuidado integral de la piel y prevención de fotoenvejecimiento cutáneo- comprobaremos cómo el crecimiento en solares faciales ha sido del 7,14% y el de los solares orales de un 25% tanto en euros como en unidades.

Por último, otros productos en crecimiento en la farmacia son los nutricosméticos. En este sentido, el servicio de dermocosmética juega un papel indispensable en la prevención y en los hábitos saludables en el cuidado de la piel. Cuando hablamos de nutricosmética lo hacemos de complementos a base de péptidos de colágeno específicos, ácido hialurónico y antioxidantes, que suponen otro indispensable en el cuidado diario de la piel. Su protocolización en el servicio de dermocosmética ha significado un crecimiento del 24,25% en euros y del 28,57% en unidades.

Por otro lado, no podemos olvidar otros complementos nutricionales fundamentales en patologías inflamatorias de la piel, como son los ácidos grasos esenciales Omega 3 tipo EPA, así como los probióticos específicos para el equilibrio del microbioma.

«Si bien es cierto que desde el sector farmacéutico hemos dado grandes pasos en lo que a prevención, bienestar y promoción de la salud se refiere, aún tenemos un largo camino por recorrer en el que la formación y la implantación de servicios profesionales son la clave de la diferenciación y de la fidelización de los clientes.»

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.