31 de mayo: Día Mundial del Tabaco

0
735

El día 31 de mayo se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, que en esta edición se centra en dar a conocer y promover el Convenio Marco de la OMS  para el Control del Tabaco. Este Convenio, que constituye el principal instrumento de control a nivel mundial, es el primer tratado internacional negociado con los auspicios de la Organización Mundial de la Salud. Fue adoptado el 21 de mayo de 2003 por la Asamblea Mundial de la Salud y entró en vigor el 27 de febrero de 2005.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosDesde entonces, se ha convertido en uno de los tratados más rápida y ampliamente adoptados en la historia de las Naciones Unidas. En concreto, en el caso de España, la adhesión se firmó el 16 de junio de 2003 y se ratificó el 11 de enero de 2005.
Cada año, la celebración de esta jornada tiene como objetivo señalar los riesgos que supone el consumo de tabaco para la salud y fomentar políticas eficaces de reducción de dicho consumo, teniendo en cuenta que el tabaquismo es la segunda causa mundial de muerte, tras la hipertensión, y es responsable de la muerte de uno de cada diez adultos.

Gana en salud
En términos sanitarios y, evidentemente también en términos sociales y económicos, el abandono del tabaquismo trae importantes y beneficiosas consecuencias para el propio individuo, las personas de su entorno inmediato, y para el conjunto de la sociedad.
El cese de consumo de tabaco produce beneficios inmediatos. A los pocos días el “exfumador” refiere:

  • Mejora de su capacidad pulmonar
  • Mayor tolerancia al ejercicio físico
  • Reducción en la sensación de fatiga
  • Recuperación de los sentidos del gusto y del olfato
  • Desaparición de la tos y expectoración matutina
  • Reducción de la halitosis
  • Eliminación del color amarillento de dedos y dientes.

Sin embargo, la importancia de la deshabituación radica sobre todo en los beneficios a largo plazo, ya que se consigue disminuir el riesgo de las importantes complicaciones asociadas al consumo de tabaco. Así:

  • Al cabo de un año se reduce a la mitad el exceso de riesgo de enfermedades coronarias (infarto y angina).
  • A los cinco años, se elimina el 50% del exceso de riesgo de cáncer de boca, faringe y esófago.
  • Diez años después se produce la reducción del 50% del exceso de riesgo de cáncer de pulmón, riesgo que se elimina totalmente a los quince o veinte años.

Los profesionales de la salud, entre los que se encuentran los farmacéuticos, deben
informar y concienciar a la población sobre los riesgos asociados al consumo del tabaco y, por tanto, a promover el abandono del mismo.

En este sentido, desde hace más de una década, los farmacéuticos vienen participando activamente en distintas acciones promovidas por la Organización Farmacéutica Colegial para favorecer una sociedad libre de humo. Una de las acciones sanitarias más relevantes, realizadas a nivel nacional, fue “Indicación en Deshabituación Tabáquica”, dentro del Plan Estratégico para el Desarrollo de la Atención Farmacéutica. El objetivo de esta actividad, en la que participaron más de 4.000 farmacéuticos de nuestro país, era promover entre la población española el abandono de la adicción al tabaco, proporcionando consejo sanitario y, en algunos casos, aconsejando sobre el uso seguro de medicamentos prescritos por el médico para la deshabituación.