“Tengo un hijo de 6 años al que le han diagnosticado asma, estoy un poco agobiada, me da la impresión que no le hacen nada los inhaladores y no sé si debería seguir haciendo ejercicio, me gustaría que me informara sobre esta enfermedad”
Inés M (Cádiz)

El asma es una enfermedad inflamatoria que afecta a los bronquios de algunas personas con una sensibilidad mayor de la normal. Como respuesta a diversas circunstancias, los bronquios se inflaman por dentro, estrechándose. También se contraen (broncoespasmo), lo que hace que se cierren más aún y se aumenta la producción de moco. En consecuencia, el aire no entra ni sale con la misma facilidad de los pulmones. Se trata de una enfermedad crónica, porque los bronquios permanecen inflamados gran parte del tiempo, aunque algunos niños con formas más leves de asma superan sus síntomas con la edad.

Las causas últimas del asma no se conocen del todo, pero los factores de riesgo más importantes son de tipo ambiental:

  • Alérgenos en espacios cerrados (por ejemplo los ácaros del polvo presentes en la ropa de cama, las alfombras y los muebles tapizados, la contaminación y la caspa de los animales domésticos).
  • Alérgenos en espacios exteriores (como pólenes y mohos).
  • Humo de tabaco.
  • Productos químicos irritantes en el lugar de trabajo.
  • Además, otros factores desencadenantes pueden ser el aire frío, una emoción extrema, de enfado o miedo, y el ejercicio físico, sobre todo cuando corremos respirando aire frío. Sin embargo, no por ello hay que dejar el deporte. Todo lo contrario. Cualquier ejercicio físico y principalmente aeróbico (carrera, natación, ciclismo) resulta muy recomendable. Si el deporte causa síntomas puedes consultar con tu médico la posibilidad de utilizar un broncodilatador antes del esfuerzo.
  • En algunas personas el asma puede sobrevenir en respuesta a algunos medicamentos, como la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos, o los betabloqueantes (empleados contra la hipertensión, algunos problemas cardíacos o la migraña).

Directo al problema
Para el asma se utilizan medicinas inhaladas en lugar de jarabes o pastillas porque van directas a donde está el problema: los bronquios. Es conveniente que el médico o farmacéutico compruebe que sabe usar bien el inhalador, ya que usar el dispositivo correctamente es algo que se tiene que aprender, ya que de lo contrario no tendrá el efecto deseado. Aunque el asma no puede curarse, un manejo apropiado puede controlar la enfermedad y permitir una buena calidad de vida.

Cada primer martes de mayo celebramos el Día Mundial del Asma, con el fin de mejorar el conocimiento de esta enfermedad y recabar la atención de la sociedad en general, mejorando los cuidados de los pacientes asmáticos de todas las edades.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...