Aumenta el alcoholismo y los afectados no siguen un tratamiento especializado

0
902
Adicción a drogas
Adicción a drogas

El alcoholismo es una enfermedad con muy diversos niveles de gravedad. A mayor gravedad del alcoholismo, mayor discapacidad y menor nivel de ingresos económicos. En los últimos años ha aumentado la incidencia, hasta llegar al 13,9% de la población. De los afectados, sólo reciben tratamiento el 18 por ciento porque no saben que esta enfermedad dispone de tratamientos especializados eficaces o por miedo al estigma.

Para el doctor Josep guardia Serecigni, miembro de lasociedad científica SOCIDROGALCOHOL, “el alcoholismo es una enfermedad adictiva que produce una elevada discapacidad, que suele estar asociado otros trastornos médicos, psiquiátricos y adictivos, que deteriora la productividad y las relaciones interpersonales, que causa una gran carga psicológica y económica, no sólo a las personas que padecen esta enfermedad, sino también a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo”. Puesto que es también la causa de una elevada proporción de accidentes de tráfico, comportamientos violentos y delitos contra la propiedad, afecta indirectamente a toda la sociedad.

La nueva clasificación DSM-5, que describe los diagnósticos psiquiátricos, ha agrupado los dos diagnósticos previos de Trastorno por Abuso y por Dependencia del Alcohol, en un único diagnóstico de Trastorno por Consumo de Alcohol, que equivale al concepto genérico de Alcoholismo o de Adicción al Alcohol. Tal y como indica el doctor Josep Guardia, “el alcoholismo suele ir asociado a otros trastornos médicos, psiquiátricos y adictivos, lo cual recibe el nombre de comorbilidad. El estudio NESARC-III detecta una elevada comorbilidad del alcoholismo con el abuso de otras sustancias adictivas, el trastorno depresivo mayor, el trastorno bipolar, las fobias y los trastornos antisocial y límite de la personalidad, además de otros trastornos médicos y psiquiátricos”.

Tratamiento especializado

Por lo tanto, indica el doctor Josep Guardia, “sorprende que sólo el 18,8% de las personas que presentan alcoholismo han recibido tratamiento especializado en alguna ocasión”. Puede estar en relación con un grave desconocimiento de la población sobre la naturaleza de esta enfermedad adictiva, que requiere un tratamiento especializado, el cual puede llegar a ser muy eficaz, cuando el paciente y sus familiares siguen las directrices de un profesional experto. Por otra parte, indica Guardia, “Los pacientes alcohólicos suelen pensar que nadie les puede ayudar, ya que creen que el problema lo tienen que resolver ellos solos, temen que el diagnóstico de alcoholismo pudiera estigmatizarles y además piensan equivocadamente que el tratamiento es poco eficaz”.

Sin embargo, el tratamiento especializado del alcoholismo dispone hoy en día de diversos medicamentos eficaces y también diversas intervenciones psicológicas especializadas que son eficaces, cuando el paciente muestra por lo menos una cierta disposición para resolver el problema y cuando se siguen las instrucciones de los profesionales que le atienden.

Se ha comprobado que las personas que se encuentran en tratamiento del alcoholismo sufren una menor discapacidad y gozan de una mejor calidad de vida que las que no reciben tratamiento, ya que estas últimas tienen menos oportunidades, sufren unas condiciones de vida más estresantes y también un mayor riesgo de sufrir otros trastornos psiquiátricos, que además resultan agravados por el propio alcoholismo.

Familiares afectados

El tratamiento especializado del alcoholismo puede detener el curso progresivo de una enfermedad que destruye no sólo a la persona que bebe sino también a los familiares que conviven con ella. La persona que intenta reducir el consumo de alcohol o que deja de beber, sin la ayuda de un tratamiento especializado es probable que al cabo de pocos días o semanas vuelva a estar tan mal como antes. Con la ayuda del tratamiento, la persona que se recupera del alcoholismo puede volver a su vida normal y evita las consecuencias negativas que más adelante habría acabado padeciendo, tales como perder progresivamente la salud mental y corporal, su trabajo, su familia, su vivienda e incluso su libertad.

Como contrapartida, la persona que tiene problemas con la bebida y sigue un tratamiento especializado, desde el inicio de su adicción al alcohol, puede evitar todas estas consecuencias negativas tanto para él como para su familia.

Los autores del estudio concluyen que el alcoholismo es una enfermedad adictiva muy frecuente, que suele estar asociada a otros trastornos médicos, psiquiátricos y adictivos (comorbilidad), que produce una elevada discapacidad (la cual va en proporción con la gravedad del alcoholismo y de la comorbilidad asociada) y que NO suele recibir un tratamiento especializado.

Por todo ello, el estudio NESARC-III señala que existe una necesidad urgente de proporcionar información científica, tanto a la población general, como a los profesionales, como a los que planifican las políticas asistenciales sobre dicha enfermedad, sobre sus múltiples opciones de tratamiento especializado, con la finalidad de desestigmatizar esta enfermedad y promover que las personas que no pueden reducir su consumo de alcohol por ellos mismos, (sobre todo cuando éste empieza a causar problemas, tanto a ellos mismos como a las personas de su entorno), sigan un tratamiento especializado del alcoholismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here