Bebemos menos líquido diario del recomendado

0
1447
Los datos actuales señalan,
en relación a los niveles de hidratación de la
población general,

que se bebe menos líquido
diario de la ingesta recomendada por especialistas e instituciones
nacionales y europeas de la salud, tal y como se muestra en el estudio
“Bebidas, Motivaciones e Hidratación”, realizado por Millward Brown. En
concreto, el estudio señala que el 36% de los españoles afirma consumir
menos líquido de la cantidad diaria recomendada, siendo esta situación
más preocupante para los hombres, ya que este porcentaje asciende al
43%, frente al 30% de las mujeres.

En este estudio se han analizado las percepciones sociológicas sobre la
importancia de la hidratación en 10.000 personas, con edades
comprendidas entre los 15 y 55 años, en siete países europeos: España,
Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica, Polonia y Grecia. Los
ciudadanos griegos son los que menos líquido toman diariamente (1,9
litros) y los alemanes los
que más (2,7 litros), mientras que los ciudadanos españoles se sitúan cerca de la media europea (2,3 litros).

Además, para el 48% de los ciudadanos europeos encuestados, beber líquidos ayuda a evitar
dolores de cabeza, y el 46% considera que le permite estar más despejado, si bien el 76% de
ellos desconoce que tomar diferentes tipos de bebidas puede ayudarles a estar correctamente
hidratados. A pesar de que los consumidores están cada vez más informados, siguen teniendo
concepciones erróneas sobre el papel de la hidratación en la salud, ya que para el 78% de los
europeos las bebidas carbonatadas hidratan menos que otras.

A este respecto, la European Food Safety Authority (EFSA) acaba de
publicar un dictamen que establece los valores de referencia sobre la
ingesta adecuada de agua por grupos de edad. La autoridad europea ha
realizado su valoración teniendo en cuenta el agua potable y el resto
de bebidas y alimentos, así como una temperatura y niveles de actividad
física moderados. La EFSA recomienda una ingesta de líquidos de 1.600
ml/día en niños de entre 4 y 8 años, y entre 1.900 y 2.100 para niñas y
niños, respectivamente, de entre 9 y 13 años. Por último, el panel
científico de la EFSA concluyó que la ingesta total de agua adecuada
para Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos adolescentes y adultos debería ser 2 litros para las mujeres y 2,5
litros para los hombres. En cuanto a las mujeres embarazadas deben
aumentar su ingesta de líquidos en proporción al aumento de consumo de
energía que realicen, y para las mujeres en periodo de lactancia, la
EFSA recomienda un plus de 700 ml/día con respecto a mujeres no
lactantes de la misma edad.

Bebidas carbohidratadas

Según el estudio científico “Los efectos del té rojo, el agua embotellada y las bebidas carbohidratadas sobre los marcadores plasmáticos y urinarios de hidratación tras una deshidratación aguda”, realizado por la Appalachian State University de North Carolina (EE.UU.), y publicado recientemente en la revista ‘Research in Sports Medicine’, las bebidas carbohidratadas ayudan a restablecer ciertos marcadores plasmáticos y urinarios de hidratación en deportistas.

La investigación, realizada a 23 atletas pertenecientes a la National Collegiate Athletic Association (NCAA) de Estados Unidos, ha puesto de manifiesto que las bebidas carbohidratadas ayudan a restablecer ciertos marcadores de hidratación en deportistas. Para ello, los investigadores han elaborado tres mediciones diferentes en sangre y orina a los atletas tras el esfuerzo: una antes de hidratarse, otra después y la última, una hora después de haber comenzado la hidratación.

El estudio, publicado en Research in Sport Medicine, ha evaluado los efectos de tres bebidas
diferentes (té rojo, agua embotellada, y una bebida carbohidratada con electrolitos) sobre los
marcadores plasmáticos y urinarios de hidratación, después de un episodio de deshidratación
aguda en un grupo de deportistas. En concreto, se ha realizado un estudio transversal y aleatorio, a 23 atletas con una media de edad de 19 años, un peso medio de 81 kilogramos, y una altura media de 1,75 metros.

Los resultados han mostrado que una hora después del consumo de un volumen de líquidos igual a los perdidos durante el ejercicio, los índices de osmolaridad (tanto plasmáticos como urinarios), han sido considerablemente inferiores en quienes habían consumido té rojo y agua embotellada respecto a quienes habían consumido bebidas carbohidratadas, concluyendo que las bebidas carbohidratadas ayudan a restablecer ciertos marcadores plasmáticos y urinarios de hidratación en deportistas tras el esfuerzo.

La actividad física y el “estrés por calor” causan un desequilibrio en los niveles de electrolitos que deben ser corregidos para mantener el correcto funcionamiento de los sistemas fisiológicos de nuestro cuerpo. A este respecto, la rehidratación después de la realización de ejercicio físico intenso y la recuperación del balance electrolítico, es un cometido fundamental que permitirá al deportista iniciar el ejercicio futuro en un estado óptimo de hidratación. En este sentido, los autores del estudio arrojan nuevas evidencias sobre la forma más adecuada de recuperar líquidos tras la práctica de ejercicio físico intenso.