Cáncer de mama: una nueva opción de tratamiento

0
822

Muchas mujeres españolas se han beneficiado ya de  la primera terapia dirigida, de administración oral en cáncer de mama metastásico ErbB2+. La incorporación de esta terapia ha supuesto un gran avance para la oncología en los últimos tiempos y una nueva oportunidad de tratamiento para las pacientes españolas con cáncer de mama avanzado o metastásico ErbB2+ que, hasta la llegada de lapatinib, si no respondían o progresaban a los tratamientos previos, no disponían de otra alternativa terapéutica aprobada.

“El cáncer de mama ErbB2+ afecta a una quinta parte del total de las pacientes. Es uno de los carcinomas  de mama más agresivos y de peor pronóstico y, hasta la incorporación de las nuevas terapias dirigidas, conllevaba mayor riesgo de recidiva y mortalidad. En este sentido, se trata del subtipo de pacientes en el que se han producido mayores adelantos”, comenta la doctora Ana de Juan, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander.

“Existen dos fármacos que han revolucionado el pronóstico de la enfermedad en el cáncer de mama que sobreexpresa el gen ErbB2 (trastuzumab y lapatinib), mejorando notablemente las expectativas de curación y beneficio terapéutico de estas pacientes, de tal modo que han pasado de ser las de peor pronóstico a las de, posiblemente, mejor pronóstico”, asegura la doctora Ana Lluch, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Valencia.

Trastuzumab fue el primero de estos tratamientos que actúan frente al receptor ErbB2. “Pero, existen diferencias entre esta molécula y lapatinib; además de ser ésta última una  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosterapia oral, actúa a nivel de dos dianas específicas bloqueando el ErbB2 y ErbB1, logrando un importante índice de respuestas en pacientes previamente tratadas con trastuzumab”, añade esta experta.

Asimismo, es activo en las pacientes que además de ser ErbB2 positivas son receptoras hormonales positivas, donde un tratamiento hormonal más lapatinib es más eficaz que un tratamiento hormonal solo.

Lapatinib actúa de una forma diferente al resto de tratamientos: se introduce en el interior de la célula, inhibiendo tanto al receptor ErbB2 como al ErbB1, ambos genes responsables del crecimiento y proliferación tumoral. Esta nueva alternativa, en combinación con quimioterapia, ha logrado reducir el riesgo de progresión de la enfermedad en un 40%, con una toxicidad mínima.