Cáncer de vejiga, tumor que más recursos sanitarios consume

0
575
En España se diagnostican cada año alrededor de unos 9.000 nuevos casos de cáncer de vejiga, un tumor cuya incidencia no ha dejado de aumentar en los últimos tiempos debido fundamentalmente al consumo de tabaco. De hecho, el 60% de los diagnósticos se da en fumadores activos y entre un 50 y un 70% de los consumidores de cigarrillos lo acaban desarrollando.

Se trata del cuarto cáncer más común en el varón, el tumor urológico más frecuente detrás del de próstata, y el que más consultas e ingresos hospitalarios motiva. “Es el tumor que más recursos sanitarios consume en su diagnóstico, tratamiento y seguimiento, por delante incluso del cáncer de mama, colon y próstata. Por ello, se debe considerar como auténtico problema de salud pública”, afirma el doctor Bernardino Miñana, coordinador del Grupo de Urología Oncológica de la Asociación Española de Urología (AEU), que durante mañana y pasado celebra en Sevilla su XXVII Reunión Nacional. Los últimos avances en la detección y tratamiento del cáncer de riñón, de próstata, de pene y testículo serán analizados también en el marco de este encuentro.
 

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

El presidente de la AEU, el doctor Humberto Villavicencio, subraya la importancia de organizar anualmente este tipo de reuniones, que son una prioridad para la Asociación. “En los programas científicos –señala- siempre intentamos incluir diferentes aspectos de actualidad o que generan controversia en el momento actual, en este caso en la urología oncológica. El objetivo es hacer encuentros que sean dinámicos y abiertos a la participación de todos los asistentes”.
 
Aproximadamente el 75-80% de los tumores vesicales son superficiales en el momento del diagnóstico, es decir, no han invadido la zona muscular y, por lo tanto, tienen mejor pronóstico. Sin embargo, incluso en estos casos, la enfermedad reaparecer en más de la mitad de las ocasiones y lo puede hacer de manera superficial o presentarse como un proceso infiltrante. “De ahí”, asegura el doctor Humberto Villavicencio, “que resulte tan importante el seguimiento, al cual debe someterse el paciente periódicamente, ya que se trata de una enfermedad crónica. El objetivo es identificar el tumor lo más pronto posible para evitar que se extienda y poder ofrecer al afectado un tratamiento con fines curativos y a tiempo”.
 
Cáncer de riñón
El cáncer renal es el tercer tumor urológico más frecuente tras el de próstata y vejiga. En los últimos años su incidencia no ha dejado de aumentar como consecuencia del consumo de dietas saturadas y, sobre todo, al tabaquismo. Sólo en las tres últimas décadas se ha duplicado el número de casos que se detecta anualmente, pasando de los siete casos por 100.000 habitantes en 1975, a los 12 actuales.
 
En torno al 70% de los tumores renales se diagnostica en fases en las que aún es posible la curación. Pese a ello, la mortalidad sigue siendo elevada, llegando al 40% de los casos. Cuando el tumor va aumentando de tamaño y se extiende más allá de este órgano, la supervivencia de los pacientes desciende considerablemente, pasando del 70% o 90% al 15% o 20% a los cinco años. “Una de las grandes novedades en este campo”, explica el doctor Miñana, “son las nuevas terapias dirigidas a diferentes dianas moleculares,, ya sea aplicadas de forma neoadyuvante, es decir, antes de la cirugía, con el fin de reducir la masa del tumor, o después de ésta, lo que se conoce como tratamiento adyuvante para actuar sobre las posibles micrometástasis. La incorporación de estas dianas moleculares ha supuesto un gran avance para los pacientes con cáncer de riñón, y en estos momentos también abre nuevas vías en el tratamiento de otras patologías oncológicas”.
 
Para el doctor Villavicencio, el urólogo, como supraespecialista de la subespecialidad de Urología Oncológica, puede extender su tratamiento más allá de lo netamente quirúrgico. “Es decir –añade- optar por las nuevas moléculas antiangiogénicas orales en caso de progresión metastásica del tumor”.
 
Cáncer de próstata
Este tumor causa anualmente la muerte de 5.800 españoles y está considerado el de mayor mortalidad en el varón tras el de pulmón y estómago. Durante la XXVII Reunión, los expertos analizarán como novedad el papel de la quimioprevención (administrar fármacos para prevenir la aparición de un tumor) como una nueva opción terapéutica en pacientes asintomáticos con un riesgo elevado de sufrir esta patología. “Con los estudios disponibles hasta ahora, se ha visto que administrando determinadas moléculas inhibidores de la 5 alfa reductasa, actualmente en uso en pacientes con hiperplasia benigna de próstata, se reduce en un 25% el riesgo de desarrollar este tumor. Aún falta por determinar qué tipo de varones son los que mejor se pueden aprovechar de estos tratamientos preventivos”, señala el doctor Miñana.
 
Por otra parte, también se analizarán cuáles son los criterios de selección e implementación de lo que los urólogos denominan “seguimiento activo del cáncer de próstata”, un protocolo de actuación de reciente introducción en la mayoría de los hospitales españoles. Tal y como explica el doctor Miñana, “el objetivo principal es evitar sobretratar a un paciente, cuando el diagnóstico nos revela que se puede tratar de un tumor de crecimiento lento. Ahora bien, no en todos los casos el enfermo aceptar vivir con un cáncer pese a que éste no represente ningún peligro para su salud”. En este sentido, el doctor Villavicencio subraya que “se trata, pues, de una decisión compartida entre el médico y su paciente”.
 
Fertilidad y tumores de testículo y pene
En España el cáncer de testículo tiene una incidencia relativamente baja en comparación con otros países de nuestro entorno, aunque sigue siendo el tumor más frecuente en varones jóvenes de entre 18 y 35 años. En la actualidad, gracias a los avances en el tratamiento, la supervivencia de este tumor es bastante alta y en entre el 80% y 90% de los casos se consigue curar.
 
Aunque su incidencia es baja, es una dolencia que aparece en plena etapa reproductiva del varón. Este hecho preocupa a los expertos que estos días analizan en Sevilla cuáles son los mejore métodos para preservar la fertilidad en estos pacientes. “En primer lugar, lo que hacemos es valorar los efectos que tienen los tratamientos con quimio y radioterapia, así como la cirugía, sobre la capacidad reproductora. A partir de ahí, optamos por los métodos más adecuados de conservación del esperma en cada caso”, comenta el doctor Villavicencio, quien es el experto con mayor experiencia en este cáncer.

En cuanto al cáncer de pene, concluye el doctor Miñana, “las últimas novedades están relacionadas con mejoras en el tratamiento quirúrgico conservador de este órgano con la finalidad de intentar mantener el máximo de tejido sano circundante para conservar la función sexual de varón”. En los países desarrollados la incidencia de este tumor urogenital apenas llega a un 3% de la población masculina, frente a las zonas de Latinoamérica o la India en las que alcanza hasta un 20%.