Celgene presenta nuevos resultados de supervivencia de sus terapias

0
724

Frente a la leucemia mieloide aguda y el mieloma múltiple.

La compañía farmacéutica Celgene ha presentado durante el 19º Congreso de la Sociedad Europea de Hematología (EHA), celebrado del 12 al 15 de junio en Milán, nuevos resultados en supervivencia global de sus terapias frente a la leucemia mieloide aguda (LMA) y el mieloma múltiple (MM).

En el terreno de la LMA, Celgene ha comunicado los datos procedentes del estudio AML-001, un estudio pivotal en fase 3 de desarrollo, global, multicéntrico, aleatorio y abierto. Esta investigación analizó los resultados obtenidos con VIDAZA® (azacitidina) en comparación con los regímenes convencionales de tratamiento (CCR) en pacientes con 65 o más años con LMA recién diagnosticada con >30% de células blásticas en la médula ósea. Los pacientes estudiados fueron preseleccionados para recibir uno de los siguientes tres regímenes de tratamiento, según la decisión del investigador: quimioterapia intensiva (régimen estándar 7+3), Ara-C en baja dosis (20 mg SC dos veces al día durante 10 días en ciclos de 28 días) o únicamente cuidados de apoyo. Los pacientes fueron entonces aleatorizados a recibir azacitidina (n=241) (75 mg/m2/d SC durante 7 días por cada ciclo de 28 días) o su régimen convencional de tratamiento CCR (n=247).

La mediana de supervivencia global (SG), el objetivo principal del estudio, fue de 10,4 meses (95% CI 8,0-12,7 meses) en los pacientes a los que se administró azacitidina en comparación con los 6,5 meses (5,0-8,6) en aquellos que recibieron CCR (HR=0,84 no estratificado [95% CI 0,69, 1,02], p=0,0829). Además, se desarrolló un análisis de sensibilidad pre-especificado en cuanto a SG en el que se registró a los pacientes al inicio de la terapia posterior frente a la LMA. Los resultados de este análisis mostraron una mediana de SG significativamente mayor en los pacientes tratados con azacitidina (12,1 meses 95% CI, rango 9,2-14,2 meses) en comparación con los pacientes que recibieron CCR (mediana de 6,9 meses 95% CI rango 5,1-9,6 meses) (estratificado HR=0,76 [95% CI 0,60, 0,96], p=0,019). La supervivencia a 1 año fue del 47% en los pacientes que recibieron azacitidina en comparación con el 34% de los que se expusieron al CCR).

“Existen importantes necesidades médicas a las que debemos dar una respuesta en el área de la leucemia mieloide aguda en pacientes de edad avanzada. Este estudio nos ha permitido tener una visión clínica clara”, explica el Pr. Hervé Dombret, del Hospital de Saint-Louis (París), quien ha presentado las conclusiones del estudio en el Congreso EHA.

Nuevos datos en pacientes con mieloma múltiple
También en el marco del Congreso EHA, Celgene ha dado a conocer los datos procedentes de un análisis secundario del estudio MM-003. Éste es un trabajo en fase 3 enfocado a evaluar el resultado de administrar IMNOVID® (pomalidomida) en combinación con dexametasona en baja dosis en comparación con altas dosis de dexametasona en pacientes con mieloma múltiple refractario que son resistentes a bortezomib y lenalidomida (habiéndose administrado estas terapias por separado o de manera conjunta).

Los datos principales del ensayo MM-003, que la combinación de pomalidomida con bajas dosis de dexametasona vs dexametasona en altas dosis, fueron previamente comunicados (San Miguel et al, Lancet Oncology 2013). Debido a la mejora en cuanto a eficacia y tolerancia, más del 50% de los pacientes que recibieron altas dosis de dexametasona pasaron a recibir un tratamiento posterior con pomalidomida y dosis bajas de dexametasona. Así, el objetivo de este análisis secundario fue estimar las diferencias en SG que existían entre los dos brazos del estudio después de realizar este tipo de traspasos.

Siguiendo una metodología Weibull en dos fases, se procedió a la reevaluación de los datos de SG de los pacientes del brazo de tratamiento con dexametasona en altas dosis como si no se hubieran producido traspasos. Esto permitió una reestimación de la curva Kaplan-Meier. Después de los ajustes por estos traspasos, la SG debida al tratamiento combinado con pomalidomida y dexametasona en baja dosis fue superior a la de los pacientes tratados con dexametasona en altas dosis (12,7 vs 5,7 meses, p <0.002).

Sobre azacitidina
El tratamiento con azacitidina está indicado en pacientes con los siguientes subtipos de síndrome mielodisplásico: anemia refractaria, anemia refractaria con sideroblastos anillados (si está asociada a neutropenia o trombocitopenia o requiere transfusiones), anemia refractaria con exceso de blastos, anemia refractaria con exceso de blastos en transformación, y leucemia mielomonocítica crónica.

Sobre pomalidomida
Pomalidomina es un medicamento inmunomodulador oral (IMiD®). Pomalidomida y otros IMiDs continúan en evaluación en más de 100 ensayos clínicos. El tratamiento con pomalidomida está indicado en pacientes con mieloma múltiple que han recibido al menos dos terapias previamente, incluyendo lenalidomida y bortezomib, y que han demostrado progresión de la enfermedad en un periodo igual o inferior a 60 días desde que se completó el tratamiento con la última terapia. Esta aprobación está basada en la tasa de respuesta. No se ha verificado el beneficio clínico, así como la mejora de la supervivencia o los síntomas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here