Comprar con cabeza pensando en el corazón

0
824
Bajo el lema “Un mundo, un hogar, un corazón”, el Día Mundial del Corazón 2011 pone en relieve la responsabilidad individual de cada persona en el cuidado de la salud cardiovascular. El colesterol es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y afecta a más de un 40%  de las personas adultas en nuestro país. Una compra cardiosaludable es el primer gesto que podemos realizar para hacerle frente y cuidar nuestro corazón.


“Una elección cardiosaludable de alimentos permite incidir de forma contundente en el nivel de grasas saturadas y de colesterol que ingerimos cada día”, explica Meritxell Gómez, experta del Programa NUSA. “Saber comprar y preparar los alimentos de forma adecuada favorece la adopción de una pauta nutricional positiva para nuestra salud cardiovascular”.

La compra cardiosaludable: trucos clave para un corazón sano
Al realizar una compra cardiosaludable se puede llegar a reducir en un 54% la ingesta diaria de colesterol y en un 74% la de grasas saturadas. Estos dos elementos son determinantes en la aparición y aumento de algunos de los principales factores de riesgo en el desarrollo de las enfermedades del corazón, como el colesterol.

Cuando los niveles de colesterol están elevados los expertos recomiendan, de un modo general, seguir una dieta variada y equilibrada que incluya frutas y hortalizas, productos lácteos desnatados con esteroles vegetales, cereales integrales, legumbres, pescado, aceite de oliva y frutos secos.

Reemplazando algunos alimentos por sus versiones magras o desnatadas se alcanzan reducciones muy significativas. En el caso de los lácteos, por ejemplo, al elegirlos siempre desnatados se pueden reducir diariamente casi un 80% las grasas saturadas provenientes de  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentoseste grupo de alimentos. Respecto a las carnes, si se apuesta por las opciones magras o de ave blanca se puede reducir hasta un 20% la ingesta diaria de colesterol aportado.
 
Respecto a los pescados, es importante incorporar los pescados azules, ricos en grasas “buenas” para el corazón, intentando utilizarlos, por ejemplo, en la mitad de las raciones semanales de este tipo de proteína. Atún, salmón, caballa y sardinas deberían consumirse de forma habitual.

Los frutos secos son otro gran aliado en la lucha contra el colesterol por su alto contenido en fibra. Consumiendo un puñado al día (20-25 gramos, unas 4 o 5 nueces enteras o 18/10 avellanas, almendras o similar), solo o incorporándolo a los platos habituales, se asegura un aporte extra de grasas cardiosaludables.  

Además de la compra, las cocciones son un punto fundamental para garantizar una alimentación cardiosaludable. Se deben priorizar los platos a la plancha, vapor o con otro tipo de cocciones sencillas. El rey de la cocina mediterránea, el aceite de oliva, siempre debe estar presente y ser utilizado tanto para cocinar como para aliñar.

5, 4, 3, 2, 1… ¡A por un corazón sano!

5     Raciones diarias de frutas y verduras
4     Raciones de pescado a la semana como mínimo – 2 o 3 de ellas de pescado azul
3     Raciones de legumbres a la semana
2     Raciones de lácteos desnatados al día – como mínimo
1     Leche fermentada con esteroles vegetales al día cuando sea necesario reducir el colesterol

El enemigo silencioso de las arterias

El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano y necesario para su normal funcionamiento. La mayor parte del colesterol se produce en el hígado, aunque también se obtiene a través de algunos alimentos, especialmente los de origen animal. Se trata de un compuesto indispensable para el organismo, pero genera problemas cuando se encuentra en exceso.

Los expertos consideran al colesterol como un enemigo silencioso ya que no produce síntomas pero constituye un factor de riesgo en el desarrollo de las enfermedades del corazón. Hablar de ‘compra cardiosaludable’ conduce a hablar también de hábitos de vida saludable. Así, abandonar hábitos nocivos como el tabaco o el alcohol y realizar ejercicio físico de forma regular son igualmente importantes para combatir el colesterol y los demás factores de riesgo cardiovascular.