Decálogo para prevenir la HIPERTENSIÓN

0
1102

En la actualidad, entre un 30 y un 40% de los españoles adultos
padece hipertensión, un porcentaje que aumenta hasta el 60% en el
colectivo de las personas mayores de 65 años. Esta patología, que se
produce cuando la sangre circula por las arterias a una presión por
encima de 140/90 mm/Hg, incrementa directamente las probabilidades de
sufrir un evento cardiovascular o renal y, en la mayoría de los casos,
va acompañada de otros factores de riesgo como la obesidad, la
hipercolesterolemia o la diabetes.

En concreto, casi la
mitad de los hipertensos españoles sufre también sobrepeso, una
condición que los expertos denominan como el “peor enemigo de la
presión arterial elevada”. Para evitar esta enfermedad y las que
conlleva asociadas, AstraZeneca, dentro de su línea de investigación de
más de 40 años en la patología cardiovascular, propone un decálogo de
recomendaciones con motivo del Día Mundial de la Hipertensión que se
celebra el próximo viernes 14 de mayo. 

“Los hipertensos deben
saber que, debido a sus permanentes elevadas cifras de presión
arterial, tienen más posibilidades de sufrir un infarto de miocardio,
un ictus, problemas de trombosis o hemorragias cerebrales, corren más
riesgo de que el corazón les falle y se produzca una insuficiencia
cardíaca, y tienen más peligro de desarrollar insuficiencia renal y
entrar en un programa de diálisis”, explica la Dra. Carmen Suárez, jefe
de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario La Princesa
de Madrid.

Esta experta recuerda que la hipertensión, casi en el
80% de los casos, va acompañada de otros factores de riesgo
cardiovascular. Así, al igual que la obesidad “es el peor enemigo de la
hipertensión”, entre un 40 y un 50% de los hipertensos sufren también
alteración de los lípidos (hipercolesterolemia, dislipemias…) y hasta
un 30% tienen los niveles de azúcar elevados.

Y, ¿cuáles son los
motivos que desencadenan la hipertensión? “El consumo excesivo de
grasas, azúcar y sal, la falta de ejercicio físico, el estrés, una edad
avanzada, la ingesta abundante de alcohol y el hábito tabáquico”,
afirma esta experta. No obstante, para saber si  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosuna
persona es hipertensa, la Dra. Suárez señala que hay que medir la
tensión al paciente en diferentes días y varias veces en el mismo
momento, y hace hincapié en la importancia de que los hipertensos “se
midan ellos su propia tensión en casa con un aparato validado”.

Por
último y en este sentido, esta especialista propone un decálogo con
diversas recomendaciones con el fin de prevenir y mantener bajo control
la hipertensión y, como consecuencia, evitar los posibles accidentes
cardiovasculares que de ella se puedan derivar.

1.      La mejor medida para prevenir la aparición de hipertensión es evitar el sobrepeso y la obesidad.
2.     
Para frenar cifras de presión arterial elevadas hay que seguir una
dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, consumir más pescado que
carne (al menos 3 veces a la semana y preferiblemente pescado azul),
tomar alimentos naturales, aceite de oliva y fibra.
3.      Tanto
para prevenir como tratar la hipertensión, es fundamental no fumar o
dejar de hacerlo, así como limitar el consumo de alcohol.
4.     
Reducir la cantidad diaria de sal en los alimentos, tanto en el momento
de cocinarlos como en la mesa. Optar por utilizar limón, especias,
picantes, ajo, cebolla…, en lugar de sal. Asimismo, evitar salsas,
productos precocinados o en conserva, por su gran contenido en sal.
5.     
Reducir al máximo los hidratos de carbono de absorción rápida, como
pasteles, dulces, bollería, así como embutidos y otras grasas saturadas.
6.     
Realizar un mínimo de tres horas semanales de ejercicio físico aeróbico
o media hora todos los días ayuda a controlar el peso, así como a bajar
enormemente las cifras de presión arterial (opciones: andar, correr,
nadar, bailar, montar en bicicleta…).
7.      Seguir una
alimentación equilibrada y realizar ejercicio físico de forma regular
puede ser suficiente para controlar la hipertensión. Si no lo fuera,
esta combinación saludable hará disminuir el requerimiento de fármacos.
8.     
El paciente hipertenso tiene limitado el número de tazas de café al
día, pero no lo tiene prohibido, y puede tomarse entre 2 y 3 tazas de
café al día. Es cierto que el café tiene un efecto presor, pero éste es
puntual, es decir, la presión arterial aumenta tras su consumo, pero
ésta vuelve a disminuir a la media hora.
9.      Es importante el
control periódico de la presión arterial, idealmente por el propio
paciente en su domicilio (Ampar). La medida de la tensión debe
realizarse con aparatos validados por las sociedades científicas. Antes
de comprar un aparato, el paciente debe consultar con su médico.
10.   Para conseguir el beneficio del tratamiento, es imprescindible mantenerlo en el tiempo y realizarlo de forma adecuada.