Dos millones de españoles padecen obesidad severa

0
860

Más de dos millones de personas padecen obesidad severa en nuestro país. En concreto, se estima que entre un millón y medio y dos millones y medio de españoles tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 35 y una serie de patologías asociadas que les convierten en obesos severos. Sin embargo, y a pesar de lo preocupante de la situación, el problema no hace sino aumentar, de forma que cada día se conocen más casos y, lo que es más grave, a edades más tempranas.

Según el doctor Xavier Formiguera, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de Obesidad (SEEDO), “esta prevalencia es una de las más altas de Europa y varía según las comunidades autónomas: Galicia, Extremadura, Andalucía y Canarias alcanzan las tasas más elevadas, mientras que Madrid, Cataluña y País Vasco son las que menos pacientes registran”.
 
A pesar de lo rotundo de estas cifras, los expertos aseguran que menos del 1% de las personas con obesidad severa, es decir, menos de 20.000 pacientes, se someten a cirugía bariátrica, una intervención quirúrgica que ha demostrado ser, a día de hoy, la única medida eficaz a largo plazo para el tratamiento de esta enfermedad. “Porque la obesidad severa es una enfermedad crónica y grave, no un simple problema estético y de imagen”, afirma el doctor Antonio Torres, presidente de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO).
 
Los motivos que explican esta situación son diversos y complejos. Así, la falta de unidades específicas y multidisciplinares preparadas para tratar a estas personas, el déficit de formación necesaria en los profesionales españoles y, sobre todo, el hecho de que muchos de estos pacientes no son conscientes de su estado dan respuesta a la pregunta más evidente: ¿Por qué?.
 
Conscientes de este escenario y de la tendencia a un empeoramiento si no se adoptan las medidas necesarias, expertos de la SEEDO y de la SECO han constituido el Grupo de Estudio del Tratamiento de la Obesidad Severa (GESTOS), una plataforma multidisciplinar integrada por cirujanos y endocrinos que pretende concienciar a las administraciones, los especialistas, los pacientes y a la sociedad en general en torno a la obesidad severa, sus  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosgraves consecuencias y a la urgencia que supone establecer soluciones. En palabras del doctor Formiguera, “GESTOS nace, además, de la constatación de que estos pacientes son ignorados, como el resto de los obesos, ‘maltratados’ y peor comprendidos por la sociedad y por los propios profesionales de la salud”.
 
La realidad de la cirugía bariátrica: eficacia y seguridad
Según afirman los expertos, la tasa de éxito que alcanza hoy la cirugía de la obesidad la avala sobradamente. Aunque con algunas diferencias entre unas técnicas y otras, “en general hablamos de más del 90% de éxito a cinco años de la intervención”, explica el doctor Carlos Masdevall, coordinador de Cirugía Bariátrica del Hospital Bellvitge de Barcelona y miembro de GESTOS. “Algunas técnicas –añade- alcanzan hasta el 98%”.
 
A estos datos hay que sumar la demostrada y cada vez mayor seguridad de estas intervenciones. Los especialistas lo tienen claro: es mucho más peligrosa la enfermedad que la propia cirugía. Partiendo de esta premisa, y asumiendo que toda intervención quirúrgica conlleva un riesgo, “la cirugía bariátrica cuenta con una tasa de mortalidad inferior al 1%, una cifra equiparable a la de una reparación de cadera o de vesícula”, explica el doctor Torres, también miembro de esta plataforma.
 
Existen tres tipos de intervenciones diferentes: las técnicas restrictivas, las malabsortivas y las mixtas. Una de estas últimas, el by-pass gástrico, es la más utilizada en España. De hecho, se calcula que el 70% de las cirugías se lleva a cabo mediante esta técnica.
 
Esta diversidad justifica aún más la importancia de la evaluación de cada paciente de manera individual y de la selección de la técnica más adecuada en cada caso. “En este proceso intervienen endocrinos, cirujanos, psiquiatras, anestesistas, nutricionistas, entre otros especialistas, que evalúan al enfermo y deciden si es apto o no para algún tipo concreto de cirugía bariátrica”, explica el doctor Masdevall.
 
Cirugía en adolescentes
La edad es, sin duda, uno de las variables más determinantes a la hora de indicar la cirugía bariátrica. “Hace algunos años, los niños con obesidad severa únicamente se veían en Estados Unidos. Ahora, es fácil encontrarlos en cualquier localidad española”, asegura el doctor Basilio Moreno, jefe clínico del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón y miembro de GESTOS. Del 27,6% de los niños que padecen sobrepeso, cada vez un mayor porcentaje es obeso severo. En estos casos, se contempla el uso de la cirugía de la obesidad como tratamiento de elección.
 
Existen unas técnicas más adecuadas que otras para los pacientes más jóvenes –en su mayoría adolescentes-. “Sobre todo si están en fase de crecimiento, las más indicadas son la banda gástrica o la gastrectomía tubular”, explica el presidente de la SECO.
 
Sin embargo, el problema en este segmento de la población es mucho más complejo. “La familia, los centros escolares, el médico de atención primaria y el pediatra, la enfermera, los medios de comunicación y la sociedad en general deben implicarse en este asunto, tomar verdadera conciencia y promover medidas que ayuden a la prevención –cuando aún es posible- y el tratamiento de la enfermedad”, destaca el doctor Moreno.
 
Escasez de unidades multidisciplinares
Existen pocos centros, públicos y privados, en España que cuenten con una unidad específica y multidisciplinar dotada de los recursos humanos y técnicos necesarios para tratar a estos pacientes. Aún menos, cuando se trata de obesos severos en edad infanto-juvenil.
 
Más allá de las listas de espera, que ya alcanzan los dos o tres años de media, el vacío de recursos asistenciales que en estos momentos existe en España está contribuyendo a que otras alternativas terapéuticas estén ocupando el lugar que debería la cirugía bariátrica.
 
La cirugía metabólica
Uno de los campos más prometedores de la cirugía de la obesidad es su aplicación en el abordaje del síndrome metabólico. Es lo que se conoce como cirugía metabólica, la cual, por el momento, está obteniendo muy buenos resultados en pacientes con diabetes tipo 2 y con un IMC superior a 30. ”Se consigue no sólo curar la diabetes, sino también reducir el peso del paciente”, asegura el doctor Masdevall.
 
Además de la diabetes tipo 2, la cirugía bariátrica contribuye a paliar y/o a resolver muchas otras patologías asociadas a la obesidad severa. Según Masdevall, “está evidenciado que mejora el 66% de los casos de hipertensión arterial, el 80% de los de apnea del sueño, el 97% de las dislipemias y el 95% de las alteraciones psiquiátricas, como la baja autoestima”. Además, tal y como señala el doctor Torres, “estudios recientes han demostrado que los pacientes obesos severos que no se operan tienen mayor incidencia de cáncer y mayor mortalidad por esta enfermedad que aquellos que se lo hacen”.