El 60% de los pacientes renales sufre dislipemia

0
554
Entre el 10 y el 15% de la población española sufre algún tipo de insuficiencia renal, una patología directamente relacionada con dos enfermedades cardiovasculares como son la hipertensión y la dislipemia. En concreto, el 60% de los pacientes renales sufre dislipemia y está en tratamiento con estatinas, y casi un 70% padece hipertensión. Así se puso de manifiesto en el marco de la VII Conferencia Internacional Hipertensión y Riñón celebrada recientemente en Madrid con la colaboración, entre otros, de AstraZeneca.

“La dislipemia, al igual que la hipertensión, afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque se da con más frecuencia en hombres a partir de los 45 años. Ambas son patologías vasculares directamente relacionadas con la enfermedad renal crónica, de forma que las dos pueden ser causa y a la vez consecuencia de la insuficiencia renal”, afirma el doctor José Luño, jefe de Servicio de Nefrología del Hospital General Gregorio Marañón de Madrid, y director de la Conferencia.
 
“La enfermedad renal provoca una disminución de los niveles de colesterol HDL, así como un aumento del colesterol LDL y triglicéridos, por lo que estos pacientes tienen que estar tratados con estatinas”, explica este especialista. Sin embargo, puntualiza, “lo más importante es que las estatinas estén impuestas desde el principio, porque de esta forma serán más eficaces”.
 
Así, señala, se ha puesto de manifiesto en el estudio ‘Aurora’. “Los pacientes renales en hemodiálisis son personas con una enfermedad vascular muy avanzada, porque sufren muchos factores de riesgo y padecen arterioesclerosis: se ha comprobado que la mejor opción es implantar un tratamiento con estatinas lo más precozmente posible, de esta forma, se prevendrá la aparición de las enfermedades cardiovasculares y hasta la propia enfermedad renal crónica”, apunta.
 
Según el doctor Luño, “los enfermos por insuficiencia renal mueren principalmente por enfermedades cardiovasculares, por lo que si se aplican estatinas antes de que éstas  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosaparezcan, podremos evitar accidentes como infartos de miocardio, ictus… y si se ponen cuando existe dislipemia, se puede hasta prevenir la propia enfermedad renal, porque luego ya puede ser demasiado tarde”.
 
Por último, los expertos reunidos destacaron la importancia de llevar unos hábitos de vida saludables con el fin de poder evitar la aparición de factores de riesgo que deriven en enfermedades cardiovasculares, y apostaron por la dieta mediterránea, la práctica de ejercicio físico de forma regular, el abandono del tabaco y otra serie de medidas higiénicas.