El 75% de los enfermos de epilepsia lleva hoy una vida normal

0
529
El 24 de mayo se celebraba el Día Nacional de la Epilepsia, una dolencia neurológica que padecen en torno a 400.000 españoles y cuya incidencia es mayor en los primeros años de vida. Y con motivo de este día, la Fundación Española de Enfermedades Neurológicas ha difundido el Informe FEEN sobre la Epilepsia en España que realiza una radiografía completa de la situación de esta enfermedad en nuestro país tanto de incidencia, como de diagnóstico, tratamiento, morbilidad y mortalidad.

Así, uno de los datos que se desprende de este Informe es que la incidencia de esta enfermedad es más elevada en niños de entre 6 y 14 años, estando en torno a 3,7 por cada 1.000 habitantes. Asimismo, el Estudio pone de manifiesto datos de previsiones como que entre el 5% y 10% de la población experimentará una crisis a lo largo de su vida.

La situación de la Epilepsia en España ha tenido una importante evolución en estos últimos años. Cada vez se perfeccionan más los medios de diagnóstico y se investigan nuevos métodos terapéuticos. “Gracias a los tratamientos de los que disponemos hoy en día, el 75% de los enfermos de epilepsia hace una vida absolutamente normal” señala el Dr. José Angel Mauri, Coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología.

“A pesar de que el porcentaje de los pacientes que hacen vida normal es altísimo, todavía existe una elevada discriminación socio-laboral e incluso familiar de los epilépticos. Por eso, desde la SEN y la FEEN queremos aprovechar este día para recordar que todavía hay mucho por hacer”  añade el Dr. Mauri. Y es que la tasa de paro en estas personas es un 40%  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentossuperior al de las personas sanas. Así se desprende de la encuesta de población activa del año 2002, recogida en el Informe FEEN sobre la Epilepsia en España, y que pone de manifiesto que de los pacientes epilépticos con una discapacidad reconocida, sólo el 25% están en situación laboral activa. 

Pero esta dolencia neurológica, aunque no supone un peligro de vida para el enfermo, tiene importantes repercusiones no sólo en la vida laboral, sino también en la vida familiar y social de las personas que la sufren. Este tipo de enfermedades provocan en ocasiones el rechazo de la sociedad, causado por un lado, por el total desconocimiento de las mismas, y por otro por el miedo a padecerlas de las personas del entorno del paciente.

Principales datos del informe FEEn sobre la epilepsia en España:
Incidencia:

•  La Epilepsia, una enfermedad con una prevalencia de 400.000 personas en España
•  La incidencia anual es de 31 a 57/100.000 habitantes (entre 12.400 y 22.000 nuevos casos cada año en España)
•  Esta incidencia es superior en niños entre 6 y 14 (3,7/1.000 habitantes)
•  Aproximadamente el 5%-10% de la población experimentará una crisis a lo largo de su vida y hasta un 20% de éstos también tendrán crisis recurrentes

Efecto del tratamiento:
•  75-80% de los enfermos se controlan bien con la medicación durante los dos primeros años después de un diagnóstico
• Un 10_15% de estos casos se controla con la asociación de varios fármacos anticonvulsivantes
•   Los nuevos fármacos introducidos recientemente sólo consiguen el control en menos de un 10% adicional de pacientes
•  En conjunto, se calcula, que entre el 8 y el 33% de las epilepsias son incontrolables con tratamiento médico,

Morbilidad:
•   La epilepsia supone el 13,06% de los pacientes atendidos en las urgencias hospitalarias

Mortalidad:
•   La tasa de mortalidad en el paciente epiléptico es 2 ó 3 veces mayor que en la población general

Discapacidad:
•  La tasa de paro en estas personas es de un 40% superior a la de las personas sanas. (Dato extraído de la encuesta sobre población activa del año 2002)

Gasto socio-sanitario:
•  El gasto sanitario en epilepsia en España en el año 2000 supuso un 4,13% del presupuesto destinado a Sanidad

Epilepsia y conducción:
•  Uno de cada 400 accidentes de tráfico que se registran en la Unión Europea se produce como consecuencia de una crisis epiléptica