El Sintrom tiene sus días contados

0
873
La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha presentado importantes novedades en el tratamiento anticoagulante durante la IX Reunión de la Sección de Electrofisiología y Arritmias, que se está celebrando del 7 al 9 de abril en el Palacio de Congresos de Valencia. El tratamiento anticoagulante, cuya principal función es hacer la sangre más líquida, se emplea para la prevención de la formación de coágulos y del riesgo de embolias, una de las principales complicaciones que pueden originarse en pacientes con fibrilación auricular, el tipo de arritmia más frecuente.

En la actualidad, el principal tratamiento anticoagulante en nuestro país es el Sintrom, de uso extendido, ya que casi 700.000 mil personas reciben este tratamiento en España, de las que el 75% lo hacen a causa de alguna afección cardíaca, principalmente fibrilación auricular.

A pesar de su eficacia, el Sintrom presenta grandes problemas de variabilidad, ya que no existe una dosis fija del fármaco, sino que ésta debe ajustarse a cada persona en función de una analítica que se debe practicar regularmente (cada cuatro o cinco semanas) y que exige un gran control por parte del facultativo. Además, su efecto puede verse influido por cambios producidos en la dieta del paciente (determinados alimentos que contienen elevadas cantidades de vitamina K, como los vegetales de hoja verde oscura, algunas legumbres, como los garbanzos, o el chocolate pueden neutralizar o potenciar el efecto), la interacción con otros medicamentos o un desajuste en la dosis, pudiéndose producir una hemorragia en caso de una dosis mayor o una reducción significativa de los efectos del fármaco, en caso de un menor consumo del necesitado, con el consecuente riesgo de formación de coágulo o embolia.

Desde que surgió el Sintrom, en los años sesenta, ningún otro coagulante ha podido superar su eficacia ni mostrar menos efectos secundarios. Ahora, el estudio RELAY, en el que han colaborado investigadores españoles, muestra que un nuevo tratamiento, conocido como Dabigatran, no sólo es una clara alternativa, sino que posee mayor eficacia sin las desventajas del Sintrom.

Dabigatran, que podrá empezar a utilizarse este año en Estados Unidos y que llegará a España para pacientes con fibrilación auricular en 2011, es un tratamiento de dosis exacta (se toma una dosis dos veces al día), por lo que no exige un control exhaustivo; muestra mayor  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosresistencia a cambios que puedan producirse en la dieta del paciente; interacciona mucho menos con los alimentos, y su efecto es casi inmediato, tanto en el momento en que se empieza a tomar como cuando se abandona el tratamiento (en el caso del Sintrom es necesario esperar tres días en ambos casos).

Según el secretario general de la SEC y director de la Unidad de Arritmias del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Dr. Julián Pérez-Villacastín, “además de todas las ventajas que supone este nuevo tratamiento, su importancia radica, especialmente, en que sólo es el primero de una serie de tratamientos que van a cambiar la forma de proceder, tanto en lo que se refiere al facultativo, de quien no exigirá tanto control, como especialmente para el paciente, para el que supondrá una mayor comodidad y calidad de vida”.

Todos estos medicamentos ya han demostrado que son eficaces para prevenir trombos venosos depués de cirugías que requiren inmovilizar las piernas de los pacientes como sucede cuando se implanta una prótesis de rodilla o  de cadera. El siguiente paso es demostrar que también son capaces, como ya lo ha hecho Dabigatrán, de prevenir los trombos arteriales en enfermos del corazón.