El tabaco provoca el 29% de las muertes coronarias

0
916

Se calcula que el 29% de las muertes por enfermedad coronaria son debidas al tabaquismo. Así lo ha explicado el doctor Roberto Elosua en el marco de la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrado en Barcelona.

Asimismo, el tabaquismo pasivo también incrementa el riesgo cardiovascular un 23% en hombres y un 19% en mujeres. Un dato esperanzador es que la mortalidad global disminuye en los años siguientes al abandono del consumo de tabaco, haciéndose casi equiparable al de los no fumadores al cabo de 10-15 años. 

 ley antitabaco

Los estudios epidemiológicos dan evidencias abrumadoras de que existe una relación causal entre tabaquismo y cardiopatía isquémica. Los fumadores tienen un aumento del 70% de probabilidad de tener cardiopatía isquémica mortal, y un aumento mayor del 200% de tener cardiopatía isquémica no mortal o muerte súbita.

Un dúo aterrador

Por cada 10 cigarrillos diarios fumados, la mortalidad aumenta un 18% en hombres y un 31% en mujeres. En general, la nicotina facilita el daño en las paredes internas de las arterias, altera la coagulación y aumenta los niveles de colesterol. El monóxido de carbono, por su parte, disminuye el aporte de oxígeno al miocardio y aumenta el riesgo de la formación de trombos.

Los datos tras la ley

El porcentaje de fumadores en España, según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), se ha estancado en el 24,1%; es decir, una décima menos que en 2006, cuando por efecto de la entrada en vigor de la ley antitabaco el consumo de esta sustancia registró un descenso bastante significativo del 8,1%, con lo que el número de fumadores se redujo en 756.000.

En un metanálisis de 10 estudios que han evaluado el efecto de la prohibición del consumo de tabaco en lugares públicos en diferentes países concluye que esta ley ha producido un descenso en el número de ingresos por infarto de miocardio en un 12%. En el área de Barcelona el número de ingresos por infarto agudo de miocardio en el año 2006 respecto al 2005 se ha reducido en un 10% y se han prevenido unos 275 infartos.

Datos presentados de un estudio realizado en Escocia demuestran que esta reducción en el número de infartos se produce de forma similar en fumadores y no  fumadores y en hombres y mujeres.

Esta reducción observada es comparable con el efecto de los tratamientos farmacológicos más potentes en  medicina cardiovascular. Así una ley anti-tabaco en lugares públicos podría tener el potencial de salvar muchas vidas y recursos en el sistema de asistencia sanitaria mundial, sin  efectos secundarios, ni grandes inversiones como es el caso de la mayor parte de las terapias nuevas cardiovasculares.