El yoghourt mejora la digestión de la lactosa

0
817
La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha confirmado esta semana el beneficio que ejerce el yoghourt sobre la digestión de la lactosa en personas con dificultades en su absorción. Según el comunicado de la EFSA,  el panel de expertos ha considerado que este beneficio concreto del yoghourt tiene suficiente evidencia científica para corroborar el efecto.

La leche y sus derivados son los únicos alimentos ricos en lactosa que nuestro organismo puede digerir gracias a la acción de una enzima que se produce en el intestino delgado, la lactasa. La mayoría de niños presenta una enorme cantidad de lactasa en el momento del nacimiento, y es a partir de los 3-5 años de edad cuando la mayor parte de la población experimenta una pérdida gradual de esta actividad enzimática, que puede llegar a dificultar la absorción de la lactosa en la edad adulta. Cuando la lactosa mal digerida llega al intestino grueso, puede aparecer flatulencia, dolor abdominal, hinchazón y diarrea. En España, entre un 36 y un 50% de la población adulta es intolerante a la lactosa , y también afecta a un 20% de la población infantil.  

Microorganismos que facilitan la digestión de la lactosa
Según la actual legislación española (Norma de Calidad BOE 18-2-2003), únicamente se puede denominar yoghourt o yogur al producto de la leche coagulada obtenida por fermentación láctica mediante  la acción de dos bacterias: Lactobacillus bulgaricus  y Streptococcus thermophilus. Y es a este compuesto exclusivamente, al que se refiere la Agencia Europea.

Estos microorganismos productores de la fermentación láctica deben ser viables (es decir, capaces de reproducirse y de mantener todas sus características durante toda la vida útil del yoghourt: 28 días) y estar presentes en el producto terminado en una cantidad mínima de 100 millones por gramo o mililitro de yoghourt. Para mantener la viabilidad de dichos microorganismos el yoghourt se ha de conservar entre 1 y 8ºC desde su fabricación hasta su consumo.

El yoghourt es una leche fermentada en la que los microorganismos transforman la lactosa (”azúcar de la leche”)  en ácido láctico, lo que da lugar a una reducción del pH y la consiguiente coagulación de las proteínas. La fermentación modifica los componentes y las  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentospropiedades organolépticas de la leche, y a su vez el descenso del pH favorece la conservación del producto, ya que inhibe el crecimiento de las bacterias de la putrefacción y de otros microorganismos perjudiciales.

Diversos estudios han demostrado que en individuos con dificultad para digerir la lactosa, el yoghourt es mejor tolerado que la leche u otros lácteos, ya que las bacterias vivas presentes en él atenúan los síntomas de la intolerancia a la lactosa debido en parte a la presencia de ß-galactosidasa (lactasa) liberada por ellas, así como por presentar un menor contenido de lactosa que la leche como consecuencia de la fermentación de esas bacterias lácticas. Por lo tanto, en personas con dificultad para digerir la lactosa, el yoghourt es el producto lácteo que mejor van a tolerar.

Intolerancia primaria y secundaria
Existen dos tipos de intolerancia a la lactosa. La intolerancia secundaria es mayoritaria, transitoria y recuperable. La causa de disminución de la producción de la lactosa está provocada por un daño intestinal temporal, generalmente causado por una gastroenteritis vírica. Este tipo de intolerancia es muy frecuente en la infancia tras un episodio de gastroenteritis agudo.   

Por su parte, la intolerancia primaria o genética se da de forma minoritaria respecto a la anterior, pero de forma progresiva y permanente. En este caso, se produce una pérdida progresiva de la producción de la lactasa, y por tanto una pérdida gradual de la capacidad de digerir la leche. Suele darse a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos y tiene una causa genética. La personas con esta intolerancia van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas.

El programa NUSA
El Programa NUSA (Nutrición y Salud) nace con la vocación pública de potenciar el conocimiento de los beneficios relacionados con la salud que aporta el consumo de Alimentos Funcionales, así como el de diferentes nutrientes necesarios para el desarrollo óptimo de algunas de nuestras funciones orgánicas.

Asimismo, el Programa NUSA cumple una función educativa y social vinculada a los temas de nutrición y salud, centrando su actividad en la investigación, la formación, la información y la educación.

Las actividades realizadas en el marco del Programa NUSA se dirigen a los profesionales de la nutrición y la salud, a la prensa y a los consumidores agrupados por aspectos de salud comunes.

NUSA fomenta la investigación y desarrolla materiales formativos e informativos para los colectivos profesionales relacionados con el sector de la sanidad. Así mismo, lleva a cabo acciones de educación para niños y jóvenes.