Elige las gafas de sol adecuadas, especialmente en verano

0
914

El uso de filtros UV cobra una especial importancia durante estos meses ya que es preciso una mayor protección ocular

En verano aumenta la radiación solar, y por ello hemos de poner especial hincapié en la protección de nuestros ojos. A la hora de elegir unas gafas de sol, todo influye, y el uso de lentes demasiado claras u oscuras o de mala calidad, puede tener graves consecuencias en nuestra salud. El doctor Juan Gros, Especialista en Córnea y Cirugía Refractiva de la Clínica Rementería, explica la importancia del uso de lentes y otros elementos con filtro UV, tanto en adultos como en niños.

Las radiaciones ultravioletas que recibimos del sol sólo representan el 7% del total que percibimos y, sin embargo, son las más dañinas, ya que son culpables del envejecimiento de la piel, y por ende, del de los ojos. Con la llegada del verano, tomamos medidas para protegernos la piel, pero muchas veces olvidamos que una crema solar es tan importante como unas buenas gafas de sol.

Por ejemplo, como explica el doctor Juan Gros de la clínica oftalmológica Rementería, el color de los cristales de las gafas de sol no se trata tan sólo de una cuestión de moda. En cuanto a la tonalidad, hay niveles de 0 a 4 de menos a más oscuro y de menor a mayor protección. Lo normal es usar unas gafas con protección 2-3 salvo que la persona tenga mucha fotofobia o una especial sensibilidad a la luz. “De hecho, la utilización de gafas de sol con cristales demasiado oscuros que no tengan filtros ultravioleta puede ser perjudicial, dado que en condiciones de menor luminosidad, la pupila se dilata permitiendo la entrada de más radiación ultravioleta en el interior del ojo”, añade el doctor Gros. El gris neutro, el marrón y el verde permiten una mayor calidad visual al interferir lo menos posible en la percepción de los colores.

Desde el punto de vista de la salud, los filtros que deben conocerse al comprar unas gafas de sol son los filtros ultravioleta y los filtros de luz polarizada. Los primeros bloquean la radiación ultravioleta que es dañina para las estructuras oculares, mientras que los segundos intervienen eliminando los reflejos, mejorando la calidad visual del que los lleva. El doctor Juan Gros advierte que “en el caso de las gafas de sol “de mercadillo”, el problema radica en que las lentes no se ciñen a la legislación europea -debe tener la marca CE (Comunidad Europea)- que regula las características adecuadas de las gafas de sol, quedando por lo tanto expuestos a los efectos secundarios de una protección inadecuada”. A simple vista, no podemos saber qué gafas son de mala o buena calidad por lo que la recomendación es acudir a centros que nos garanticen un buen material.

En el caso de los más pequeños de la casa, las recomendaciones con respecto a la calidad de las gafas de sol infantiles son las mismas que las de los adultos respecto a los filtros que necesitan, teniendo especial cuidado en que no se usen gafas de juguete como protección, ya que esto produce un gran aumento del riesgo de daño por la falta de filtros adecuados.

Para los niños, más importante que el uso de las gafas de sol es el uso de cremas fotoprotectoras infantiles y gorros. Tanto la piel como los ojos de los niños aún no se han desarrollado por completo y presentan un mayor riesgo de complicaciones a largo plazo asociadas a la exposición solar.

Pero no sólo es importante cuidar de nuestros ojos en verano. “Estas recomendaciones generales son aplicables a actividades al aire libre a lo largo de todo el año, dado que la exposición a luz ultravioleta existe siempre que permanezcamos en el exterior, incluso en días nublados, dado que la radiación ultravioleta puede atravesar las nubes” concluye el doctor Juan Gros, Especialista en Córnea y Cirugía Refractiva de la Clínica Rementería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here