En España se producen 35.000 intentos de suicidio

0
714

El suicidio supone la muerte de un millón de personas en el mundo. En España unas 3.500 muertes son identificadas como suicidios, lo que supone un mayor número de muertes por suicidio que por accidentes de tráfico. Al igual que otras muertes, afecta a familiares, compañeros y amigos del fallecido, por lo que el número de personas afectadas por el suicidio es muy importante.

Según el Prof. José Giner, Presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) “a este impacto se deben de sumar los intentos de suicidio. Actualmente, en España se producen 35.000 intentos de suicidio. La patología psiquiátrica está presente en más del 90% de los suicidios, por lo que el sector sanitario debe estar implicado en la detección y prevención de los factores de riesgo relacionados con la conducta suicida”.

Con el objetivo de abordar uno de los problemas más grave en psiquiatría, el suicidio, psiquiatras, médicos de atención primaria, psicólogos y enfermeros, se dan cita durante los días 5 y 6 de febrero, en Sevilla, en Encuentros en Psiquiatría: Conducta Suicida, organizado por el departamento de Psiquiatría de la Universidad de Sevilla y la Sociedad Andaluza de Psiquiatría y declara de interés científico por las Sociedades de Psiquiatría y Psiquiatría Biológica. “La forma de evitar un problema es conocerlo para poder tomar medidas. Desde esta premisa surgió este curso monográfico”, señala el Prof. Giner.

En este sentido, el presidente de la FEPSM explica y señala que “las mujeres presentan mayores tasas de pensamiento suicida y de comportamientos suicidas. No obstante, la mortalidad producida por estos actos es típicamente más baja en las mujeres que en los hombres. Las tentativas de suicidio son más frecuentes en las mujeres y los suicidios consumados lo son más en los hombres”.

El Prof. Giner subraya que “los expertos debemos explorar y profundizar más en el suicidio. La puesta en marcha de programas preventivos de diversa índole es fundamental a la hora de reducir las tasas de comportamientos suicidas”.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
Incrementar la formación de los profesionales de la salud

El Pacto Europeo sobre Bienestar y Salud Mental, establece cinco áreas prioritarias de acción en Salud Mental, la primera de las cuales hace referencia a la prevención de la depresión y de los comportamientos suicidas.

Entre las medidas prioritarias recomendadas se incluyen: incrementar la formación de los profesionales de la salud; restringir el acceso a los principales métodos suicidas; fomentar la concienciación sobre el problema a nivel comunitario y entre profesionales sanitarios y de otros sectores relevantes; implementar medidas para reducir los principales factores de riesgo asociados a los comportamientos suicidas (consumo excesivo de alcohol y drogas, depresión y estrés) y, por último, facilitar las medidas de soporte adecuadas a aquellas personas que hayan realizado tentativas suicidas o que de modo indirecto se hayan visto afectadas por ellas.

A pesar de los esfuerzos realizados para mejorar el conocimiento de cómo prevenir los comportamientos autolíticos, según el Prof. Giner “la “predicción” de casos individuales de suicidio sigue siendo una tarea altamente compleja. No obstante, es labor de todas las personas implicadas en los cuidados de salud aportar su conocimiento y buen hacer para disminuir un problema de salud que genera tantas pérdidas”.

Factores predictores y bio-psico-sociales
Existen una serie de factores considerados como predictores de riesgo suicida: padecer un trastorno mental (siendo los que se acompañan de un mayor riesgo), la presencia de pensamiento suicida, las verbalizaciones suicidas y la planificación del acto, los antecedentes personales de tentativa suicida (constituye el mejor factor predictor conocido hasta la fecha),  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosel aislamiento social, los sentimientos de desesperanza, factores sociodemográficos entre los que se incluye el sexo masculino y la edad por encima de los 55-60 años, los antecedentes familiares de suicidio consumado, la presencia de factores estresantes agudos o crónicos (entre los que se puede incluir enfermedades físicas de tipo crónico o discapacitante), etc.

“El 90-95% de personas que se suicidan cumplen criterios de trastorno mental en el momento del suicidio”, según explica el Prof. Giner hay que tener presente que todos los trastornos mentales incrementan el riesgo de suicidio en relación al de la población general, “pero dicho riesgo varía en función del trastorno mental padecido, de modo que los que se acompañan de mayor riesgo son los afectivos, la dependencia de alcohol y/o de otras drogas y las psicosis no afectivas”.

“En el momento actual no existen dudas de que el suicidio es un comportamiento determinado por factores bio-psico-sociales. En los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo investigador para tratar de conocer los posibles biomarcadores de este tipo de comportamiento y hasta la fecha los hallazgos más sólidos provienen de la presencia de niveles bajos de ácido 5-hidroxiindolacético (5-HIAA), el principal metabolito de la serotonina, en el líquido cefalorraquídeo”, concluye el Prof. Giner.