La hepatitis B se esconde donde menos te lo esperas

0
1900

“El virus se esconde donde menos te lo esperas. En caso de duda hazte la prueba”, con este lema ha dado comienzo en Madrid la campaña informativa sobre hepatitis B con el aval de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), el apoyo de la Asociación de Pacientes ASSCAT y promovida por Bristol-Myers Squibb (BMS). Es la primera iniciativa de estas características que se dirige de forma específica a la infección causada por el virus B, que en España afecta al 1% de la población (unas 450.000 personas) y es entre 50 y 100 veces más contagioso que el VIH. En la capital está prevista la distribución de carteles en centros de salud sobre las vías de transmisión, las conductas de riesgo, etc. Además, un autobús itinerante proporcionará también información de interés en los distintos barrios de Madrid.


 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

Un amplio recorrido

El autocar contra la hepatitis B tiene previstas siete rutas para siete días: desde hoy hasta el domingo visitará multitud de zonas, que van desde Plaza de Castilla o Santiago Bernabéu hasta Atocha y Colón, pasando por la Puerta de Alcalá o la Plaza de Manuel Becerra, con paradas en los lugares céntricos, como la Puerta del Sol, Plaza de Callao o Plaza de España. Los principales parques de la ciudad: El Retiro y la Casa de Campo, también figuran entre los destinos previstos. En todos estos sitios se repartirán folletos que explican aspectos básicos de la infección. Entre el personal encargado de facilitar la información habrá una pareja de “magos” con un repertorio de trucos adaptado al contenido de la campaña (el virus se esconde donde menos te lo esperas).

El objetivo de la campaña es contribuir a la detección temprana en muchos pacientes que ignoran su condición de infectados porque, al principio, la enfermedad no presenta síntomas. Por eso, la campaña recomienda hacerse la prueba si se ha tenido alguna conducta de riesgo (relaciones sexuales sin protección, compartir jeringuillas u otra práctica que implique contacto de sangre infectada con mucosas o heridas en la piel, tatuajes y piercing realizados en condiciones poco higiénicas, intercambiar objetos como la máquina de afeitar, cepillo de dientes, set de manicura…).

Conocer para no contagiar

Las razones que avalan este consejo son varias. Con un simple análisis de sangre es posible confirmar o descartar una infección que al principio no da síntomas. En caso de estar infectado, hay medidas para evitar el contagio y también medios para controlar la enfermedad y evitar así que evolucione a una cirrosis o un cáncer de hígado

Se sabe que una de cada veinte personas infectadas se convierte en portadora del virus y puede infectar a otros sin desarrollar ningún signo de alerta. “La detección temprana supone que los pacientes diagnosticados tomen medidas para no transmitir el virus y puedan ser tratados para que la enfermedad no progrese. Hay que tener en cuenta que el virus B de la hepatitis está directamente relacionado con más de la mitad de los casos de cáncer hepático”, asegura el doctor Rafael Esteban Mur, coordinador del Grupo de Estudio de la Hepatitis B (GEsHeB).

Información necesaria

El GEsHeB, integrado por especialistas de distintas sociedades científicas, ha elaborado un documento de Orientaciones para un mejor manejo de la Hepatitis B en España que incluye entre sus recomendaciones la necesidad de favorecer la detección difundiendo información de interés a la población. Según la doctora Mar Sureda, del Grupo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitara (semFYC), las campañas divulgativas son especialmente eficaces para llegar a aquellos pacientes que, al permanecer asintomáticos, de otro modo no contactarían con el sistema de salud. “Se crea una duda útil que les lleva a consultar con su médico, lo que redunda en la mejora de su salud global, pues pueden además detectarse otros problemas de salud. La población conoce escasamente esta enfermedad, lo que dificulta concienciar a los pacientes contagiados de la necesidad de seguir controles periódicos y asumir conductas preventivas para evitar la propagación de la hepatitis B”.

Para el coordinador del GEsHeB, la población debe contar con la información precisa para después actuar en consecuencia. “Es importante que conozcan cuáles son los factores de riesgo, las vías de contagio, etc. Si alguien con varios piercing desconoce el riesgo que esto conlleva nunca lo va a tener en cuenta. En cambio, si dispone de esa información es bastante probable que en algún momento decida realizarse la prueba de la hepatitis B”.

Cómo se transmite

La enfermedad se transmite por contacto con la sangre o los fluidos corporales de una persona infectada. Por eso las principales vías de infección son la sangre y el contacto sexual. Para hacerse una idea del elevado riesgo de propagación del virus B, cabe recordar que es entre 50 y 100 veces más infeccioso que el virus del VIH .

Pero la información no es sólo básica para la sociedad, sino también, y así lo recoge una de las recomendaciones del documento del GEsHeB, para los propios profesionales que no están especializados en las enfermedades del hígado. Según el doctor Esteban Mur, el hecho de que la hepatitis B pueda ser asintomática durante años favorece que no se la tenga en cuenta y que la mayoría de los diagnósticos sean tardíos, cuando la infección ya está muy avanzada.

En la página web 

www.hepatitisbinfo.es

se puede obtener más información sobre esta enfermedad y sobre la campaña.

Hepatitis B en España

Desde 2003, en nuestro país hay programas de vacunación universal en recién nacidos, pero los expertos advierten de que la vacunación no puede prevenir la hepatitis crónica en los ya infectados. La hepatitis B se convierte en una enfermedad crónica en el 1-5% de los infectados. Si no se trata, la hepatitis B crónica progresa a cirrosis en el 30% de pacientes y casi la mitad de ellos morirá debido a insuficiencia hepática o cáncer de hígado.