La terapia electroconvulsiva (TEC) mejora los síntomas de la depresión grave

0
1873

 

La depresión es una de las tres primeras causas de discapacidad en el mundo. Sus consecuencias afectan tanto al entorno afectivo de quien la padece –familia, relaciones sociales, etc.- como a la capacidad laboral; una de cada diez bajas en el trabajo se produce por depresión. Para 2030, la OMS estima que ésta será la causa número uno de discapacidad. Según los especialistas, una esperanza de vida cada vez mayor, el estrés y el consumo de sustancias tóxicas y fármacos estarían detrás del aumento de la depresión en España.

Depresión grave. Cuando la enfermedad avanza hacia una depresión grave, sobre todo cuando se precisan resultados rápidos, la terapia electroconvulsiva es un tratamiento altamente eficaz para su control. “Hoy sabemos que comparativamente es mucho más efectiva que la medicación; su tasa de respuesta global es de un 70-90%”, afirma el doctor Andrés Roig, jefe de la Unidad de Terapia Electroconvulsiva del Hospital Nisa Valencia al Mar.

Imagen negativa. “La TEC pudo estar asociada años atrás a una mala imagen como consecuencia de algunas películas que en absoluto reflejaban la utilidad o su modalidad de aplicación”, afirma el doctor Roig. Las condiciones en que se realiza hoy en día –al igual que muchas otras técnicas médicas– no guardan relación alguna con las de los años 50-60. Es una técnica completamente segura y que precisa de una valoración pre-anestésica como cualquier otro procedimiento quirúrgico. Los efectos adversos graves, en muchos casos, son menores en los pacientes que reciben TEC que en aquellos que siguen tratamientos farmacológicos convencionales. Hay que tener presente además que hacer algo inefectivo en un trastorno grave también comporta riesgos. En este sentido, señala el doctor Roig, “tras 75 años de empleo ininterrumpido en la práctica totalidad de servicios de psiquiatría hospitalarios, la TEC es una técnica plenamente vigente y continua siendo la terapia de primera elección en diferentes cuadros psiquiátricos y de segunda elección en muchos otros que no mejoran con psicofármacos”.

Sin molestias. La TEC consiste en la utilización de un estímulo eléctrico sobre el cerebro para provocar una convulsión que tiene eficacia terapéutica. Dado que el paciente está anestesiado, no tiene molestia alguna. Dura apenas unos segundos y tras salir de la anestesia el/la paciente puede regresar a casa, tan sólo permanece en el hospital alrededor de dos o tres horas. La TEC se realiza en tandas de tratamiento que comprenden por término medio unas 8-12 sesiones -según el diagnóstico- y que se realizan 2-3 días por semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here