Los fisioterapeutas alertan de los “timos del verano”

0
746

El Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid denuncia la existencia de unos falsos certificados que supuestamente acreditan a diferentes centros de fisioterapia para aparecer en la guía de centros autorizados por el Ministerio de Sanidad. Asimismo, informa de que ha detectado la presencia de personal no sanitario realizando masajes en las zonas céntricas de Madrid, en plena calle, y sin ningún tipo de control sanitario.

Estos masajistas, generalmente de origen asiático, “suponen un peligro para quienes se exponen a sus tratamientos”, asegura José Santos, secretario general del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, ya que, según asegura,  “en la mayoría de los casos no disponen de una preparación reconocida por Sanidad, y desempeñan su actividad sin unas mínimas condiciones de higiene”.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosAdemás, Santos recuerda que cualquier tratamiento terapéutico debe ser realizado por personal sanitario con un diagnóstico médico previo, “por lo que si estas personas publicitan que curan dolencias, estamos ante un caso de publicidad engañosa”.

Para el Secretario general de los fisioterapeutas madrileños esta situación, no sólo perjudica a los “pacientes”, sino también a las personas que desempeñan la actividad. “Aunque no sabemos si puede tratarse de una mafia, lo que está claro es que estas personas están explotadas, ya que no disponen de contrato, ni ningún tipo de garantía social”, añade.

Según informa Santos, el Cuerpo de Policía Municipal por su parte, ha enviado una circular a todos los agentes de la zona para que soliciten el permiso de trabajo a las personas que vean realizando esta actividad.

Por otra parte, la entidad representativa de los fisioterapeutas madrileños, asegura tener constancia de la existencia de unos certificados, emitidos por una empresa que va cambiando de nombre, y que “por el precio de 300€ ofrece a los centros de fisioterapia un supuesto certificado que les acreditaría para aparecer en la guía de centros autorizados por el Ministerio de Sanidad”.

Santos asegura que la Dirección General de Ordenación e Inspección, no tiene nada que ver con el asunto. Además informa de que en la Comunidad de Madrid “no existen este tipo de guías”.

“Hemos recibido las quejas de algunos colegiados que se han visto perjudicados por el engaño”, afirma el secretario general del Colegio, quien por su parte, ha denunciado la estafa a los juzgados de Plaza de Castilla y ha dado toda la información a la Comunidad de Madrid para que se persone como denunciante.

Asimismo, el Colegio de fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, se hace eco  de un comunicado remitido por la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social del Ministerio de Trabajo e Inmigración, a través de la Unión Interprofesional, que informa de una presunta estafa que se está produciendo en varias Comunidades Autónomas.

Diversas empresas están recibiendo cartas, remitidas desde una asociación de prevención de riesgos laborales, que informa de que la Inspección de Trabajo está remitiendo requerimientos para que las compañías impartan cursos de primeros auxilios, prevención de incendios y evacuaciones, entre otros, con sanción en caso de no hacerlo.

Santos asegura que “junto con el escrito, adjuntan un Oficio de la Inspección de Trabajo pronunciándose al respecto”. Posteriormente, la asociación llama a las empresas “para invitarles a realizar esos cursos, con la finalidad de eludir la sanción”.

Así, el Colegio se suma a la denuncia de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para informar de que “no existe tal campaña de actuación, y por tanto no colabora en ella ninguna Asociación ni servicio de prevención, lo que constituye una publicidad totalmente engañosa, y un uso indebido del nombre de la Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

El secretario general del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, asegura que este tipo de timos a ciudadanos y turistas se están incrementando con la crisis. “De igual modo, los profesionales estamos expuestos a este tipo de estafas por parte de empresas fantasmas cada vez más numerosas”, denuncia.