Los médicos piden que se simplifiquen las bajas laborales por gripe A

0
877

Articular medidas que permitan simplificar al máximo el trámite administrativo de la baja laboral es una de las recomendaciones de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ante la gripe A. Mientras, los empresarios temen las consecuencias económicas que puede acarrearles el virus ya que se estima que entre un 20 y un 30% de las personas en edad laboral pueden estar de baja por esta enfermedad.

La semFYC ha elaborado el ‘Documento de Recomendaciones’ para profesionales sobre el manejo diagnóstico y terapéutico del virus H1N1, en el que se estima en un 20 ó 30 por ciento el porcentaje de población en edad laboral que podría llegar a causar baja por culpa de la infección.

Por esta razón, proponen medidas como un parte único de baja, la justificación de los tres primeros días por parte del trabajador o que el trámite pueda resolverse en las unidades administrativas del centro, con el objetivo de no colapsar las consultas médicas.

Más medios

Los doctores señalan que, dadas las características de la pandemia, la asistencia pivotará en su mayor parte sobre los profesionales de los servicios de Atención Primaria, quienes deberán asumir una clara labor de coordinación. La semFYC, que representa a cerca de 20.000 profesionales de Atención Primaria,   Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentoses partidaria de potenciar la atención clínica por teléfono, ahorrando así al paciente desplazamientos innecesarios.

Si la demanda de atención aumentara en torno a un 30 por ciento, los médicos creen preciso incrementar los recursos de personal y establecer zonas diferenciadas para atender los casos sospechosos. De hecho, los médicos se muestran preocupados ante la posibilidad de que durante este otoño la gripe A provoque un posible colapso en los centros de salud por culpa de “una alarma social” que ellos consideran “a todas luces, injustificada”.

Sólo una minoría de empresas cuenta con planes frente a la gripe A

Muchas empresas cuentan ya con dispensadores de gel hidroalcohólico y material informativo en el que se explican las medidas higiénicas más eficaces para evitar la transmisión de la gripe A. Sin embargo, son muy pocas las que han elaborado un plan de contingencia para afrontar la enfermedad y todavía menos las que tienen un sistema de gestión de continuidad de negocio, que no sólo sirve para mitigar los efectos de la actual epidemia, sino para cualquier eventualidad (otras patologías o desastres naturales) que amenace la buena marcha de la entidad.

Según publica el diario El Mundo prácticamente todos los bancos y grandes empresas de telecomunicaciones han hecho sus deberes y están preparados para poner en marcha medidas de emergencia. Eduardo González, director de la Unidad de Ingeniería del broker de seguros Willis Iberia y experto en la preparación de este tipo de iniciativas, reconoce que la actual situación de incertidumbre ha animado a algunas firmas a solicitar sus servicios. “Sin embargo, no hemos tenido una avalancha de peticiones”, añade.

La razón de este aparente desinterés no reside en la escasa gravedad de la enfermedad, ya que, aunque su mortalidad es incluso inferior a la de la gripe estacional, su capacidad de transmisión es muy grande, lo que puede llevar a un elevado índice de absentismo en los próximos meses. González lo achaca, más bien, a la menor tradición de nuestro país en la elaboración de estos planes, mucho más frecuentes en otras naciones europeas, como Reino Unido. “Es algo que cuesta dinero y hay que tener en cuenta que esta epidemia ha coincidido con la crisis financiera”, apunta el ingeniero.

De momento reina la calma, a pesar de que el número de casos de nueva gripe va en aumento. Nadie se atreve a hacer una previsión de la cifra de afectados y el consiguiente absentismo laboral. Lo que sí parece claro es que no se van a cumplir los augurios más pesimistas, que llegaron a cifrar la tasa de bajas en un 50% de la población activa, es decir, en unos nueve millones de personas.