Los tratamientos capilares aumentan un 20% en verano

0
838

Con la llegada del verano y las altas temperaturas un alto porcentaje de españoles prepara su cuerpo para poder lucirlo sin complejos en playas y piscinas acudiendo con mayor frecuencia al gimnasio y cuidando más la alimentación.

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos

Durante los últimos años, el cabello se ha convertido también en un factor más a tener en cuenta en esta puesta a punto estival, de hecho, las consultas para realizarse tratamientos específicos en centros capilares llegan a incrementarse hasta un 20%. Estos datos indican que cada vez nos preocupa más proteger nuestro pelo ante las agresiones típicas veraniegas como son el sol, el cloro de la piscina o el agua de la playa, que hacen que poco a poco se debilite.

Según Ana Vara, especialista capilar de Svenson, “el tiempo libre es decisivo para que nos cuidemos más. La jornada intensiva y el hecho de que los días son más largos hace que tengamos más horas para dedicar tiempo a nuestro cuidado”.

El hecho de que se haya incrementado la conciencia de que es tan importante la protección tanto de la piel como del pelo contra los efectos del sol, hace que se haya multiplicado el uso de protectores solares para el cabello.

Tratamientos como la mascarilla de ácido hialurónico dan al pelo una gran elasticidad e hidratación y gracias a su protector solar protege contra las radiaciones aportando brillo y evitando la pérdida de color. La creatina acelera el proceso regenerativo del cabello dañado y estimula la síntesis natural del colágeno, lo que lo fortalece y aumenta su resistencia a la rotura. Esto convierte a esta mascarilla en ideal para cabellos castigados y expuestos al sol.

El hombre, cada vez más preocupado

Aunque los tratamientos para cuidado de cabello han sido un terreno dominado por la mujer, los hombres cada vez se preocupan más por su aspecto físico y por ende también de su pelo. “Cada año son más y más hombres los que se decantan por aplicarse tratamientos que frenen la acción agresiva del sol, la sal o el cloro”, apunta Ana Vara. “También aprovechan las vacaciones de verano para realizarse un microinjerto, que es una solución que permite un cambio de imagen progresivo”.

De hecho, la demanda de esta solución capilar quirúrgica se incrementa en un 42% durante los meses de verano. “Así se consigue que en el entorno laboral, tras las vacaciones de verano, se les vea con mejor aspecto, pero sin que el cambio de imagen haya sido radical”, indica Ana Vara.