El cambio de aspecto que experimenten los lunares, pecas y manchas en la piel es un de factor a considerar por el especialista para descartar un problema mayor. El tono de la piel, cierta predisposición biológica y la exagerada exposición al sol pueden determinar la aparición de un melanoma maligno. Por ello es importante prestar atención a nuestra piel. Así, los cambios de color en una peca (si enrojecen o se oscurecen) son significativos, y aunque algunas tienen un cierto relieve, si éste aumenta o se extiende debe consultarse con el dermatólogo. En cuanto al tamaño y cambio de forma de los lunares, los malignos suelen tener un diámetro que supera los seis milímetros, y suelen adoptar formas asimétricas e irregulares. Del mismo modo que si sangra o aparecen costras en su entorno.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.