MARÍA BARRANCO: “Ir al gimnasio le sienta muy bien a mi cabeza”

0
2234
Es casera, pero porque nunca “para en casa”; charlatana, optimista y sobre todo, muy vitalista, piensa que el mejor papel para una actriz es siempre el próximo. Atrincherada en la comedia, género en el que se siente más cómoda, su sueño, como ella dice, es “hacer de mala malísima”.

Esta actriz malagueña, unida en el imaginario colectivo al papel de Candela en Mujeres al borde de un ataque de nervios de Pedro Almodóvar, nos descubre un secreto: abandonó sus estudios de Medicina en segundo curso, cuando ya apuntaba maneras: su madre le cuenta que se iba a la playa en invierno a declamar y se llevaba al perro, que se volvía a casa harto… Entonces comenzó sus estudios de Arte Dramático en Málaga, donde participó en diversos grupos teatrales. Pronto, se trasladó a Madrid para debutar en el teatro con La venganza de Don Mendo para más tarde incorporarse como chica de conjunto en la Compañía de Revista de Juanito Navarro.

Su debut cinematográfico se produciría en 1986 con el largometraje El elegido. Pronto, su frescura y calidad de improvisación cautivaron a uno de los directores emergentes de la época de los ochenta, Pedro Almodóvar, quien la contrató para trabajar en Mujeres al borde de un ataque de nervios y Átame. A lo largo de su extensa carrera, ha trabajado con directores de la talla de Jaime Chávarri, Bigas Luna, Pedro Olea o Fernando Fernán Gómez. También ha trabajado en algunos proyectos televisivos, como las series Ellas son así, Señor Alcalde o Ellas y el sexo débil.

Ha colaborado en más de una treintena de películas y su trabajo ha sido recompensado (como ella dice, que te den premios es algo muy estimulante), con los siguientes galardones: Premio Goya a la mejor actriz de reparto en 1989, por la película Mujeres al borde de un ataque de nervios y el mismo Premio Goya en 1990 por el film Las edades de Lulú; En el Festival de  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosCine Negro de Viareggio consiguió el premio a la mejor actriz por la película Todo por la pasta en 1991 y el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine Hispano de Miami de 1996 por la película Bwana, de Imanol Uribe. Precisamente este último director, Imanol Uribe, fue su esposo, del que se divorció en 2004. Tiene con él una hija, Andrea (1993).

Actualmente sigue de gira por España junto con su compañera de reparto, Miriam Díaz Aroca, con las representaciones de la obra de teatro Adulterios. La idea de llevar a cabo este proyecto surgió en otra ciudad asturiana, Avilés, de la mano de Pilar Murillo, la Fundación Niemeyer y de los premios Príncipe de Asturias, puesto que Woody Allen y Niemeyer fueron galardonados con estas prestigiosas distinciones y quisieron ofrecerles un homenaje. Precisamente a las órdenes de Woody Allen ha compartido escenario con Luis Merlo en Tócala otra vez, Sam, la versión teatral de Sueños de un seductor de Woody Allen.

Además de su conocida interpretación en el papel de Manuela Montoro en la serie Hospital Central, actualmente María Barranco participa en la película lusa América, una historia muy portuguesa del realizador Joao Nuno Pinto estrenada el pasado mes de junio. Trabajadora incansable, siempre intenta dejarse la piel en el trabajo,  simplemente porque le encanta.

¿Qué es lo que le cautivó de Woody Allen para embarcarse en estas representaciones?
Soy fan suyo desde que tengo conciencia, le adoro, me gusta muchísimo su filmografía y me gusta mucho él, su sentido del humor, su ironía, así que de entrada ya me apeteció. Ya conocía el texto de “Adulterios” porque me lo habían ofrecido hace como 20 años. Era un cúmulo de circunstancias, me gustaba el autor, el equipo que lo hacía, la directora, que era Verónica Forqué, y lo hacía con Miriam, así que nos embarcamos, claro. Cuando te apuntas a una función de teatro, es mucho tiempo y tienes que estar muy cómoda.

Estuvo una temporada en Madrid el año pasado pero todavía sigue haciendo algunos bolos por varias ciudades españolas..
Si, lo más inmediato ha sido terminar los bolos que tenemos ya comprometidos porque nos han llamado de todas partes…

Y durante todos estos meses de representaciones y ensayos ¿cuáles son sus trucos para mantenerse en forma y no perder la línea?
Sufrir, aunque cuando estamos de gira nos pegamos unos homenajes que no veas, todavía tenemos la comida aquí…

Le gustan las rutas gastronómicas cada vez que va de gira ¿no?
A Miriam y a mi nos gusta disfrutar, la verdad, de las comidas ricas, pero la única manera de mantener la línea, todo el mundo lo sabe, es quitándote un poquito de la mesa.

Pero hará algo de ejercicio para que esos homenajes no sean perpetuos….

Yo si puedo también voy a hacer un poquito de Pilates, o voy al gimnasio para hacer algunos aparatos, sobre todo porque le sienta muy bien a mi cabeza, me centra mucho, aunque voy con mucha pereza al principio, tengo que ir a primera hora, porque si estoy liada..

¿Y el training?
Eso aquí no, aquí el training es la voluntad, o vas al training o no vas al training, pues no, mejor hago zapping (María se parte de risa).

Siempre podrías tomar algo para adelgazar….

Si no te quitas de la mesa no hay nada que hacer.