Preservar la fertilidad cuando se sufre cáncer de mama

0
635
Las mujeres en edad fértil que sufren cáncer de mama son las principales pacientes de los programas de preservación de la fertilidad disponibles en todo el mundo. Así lo han destacado los expertos reunidos en Valencia con motivo del XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) que se celebra del 19 al 21 de mayo.

En este congreso, que reúne a más de 1.000 especialistas en reproducción de gran prestigio, se están debatiendo temas de gran interés tanto desde el punto de vista científico como desde el punto de vista social, como por ejemplo, la endometriosis, la genética reproductiva, la importancia de la genómica y la proteómica en el futuro de la fertilidad o los aspectos psicológicos relacionados con la reproducción asistida, entre otras muchas cuestiones.

Uno de los temas más destacados está siendo, precisamente, el relativo a las técnicas disponibles en la actualidad para preservar la fertilidad en los casos en que ésta se ve amenazada. Y es que, aunque no todos los casos en que se emplean estas técnicas se deben a patología oncológica, si es cierto que el cáncer se encuentra a la cabeza de las patologías que pueden hacer peligrar la fertilidad en un futuro, tanto en hombres como en mujeres. “Cada vez hay más pacientes no oncológicos que necesitan recurrir a técnicas de preservación de la fertilidad. Entre las patologías que, a consecuencia de su tratamiento, pueden precisar de estas Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos técnicas están también las enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide o el lupus, y también algunos casos graves de endometriosis”, ha explicado la Dra. María Sánchez, responsable del Programa Valenciano de Preservación de la Fertilidad.

El Programa de Preservación de la Fertilidad de la Comunidad Valenciana ha atendido, desde su creación en 2005, a 354 mujeres de toda España con el objetivo de preservar su tejido ovárico y tener la posibilidad de ser madres en un futuro. Estas mujeres provenían, principalmente de la propia Comunidad Valencia, de Cantabria, Baleares, Madrid, País Vasco y Andalucía.

Aunque también los hombres pueden tener patologías por las que, a causa de su tratamiento, vean peligrar su fertilidad, en la actualidad, la necesidad de recurrir a técnicas de preservación de la fertilidad la lideran las mujeres debido, principalmente, al cáncer de mama. “Una de cada ocho mujeres va a ser diagnosticada de cáncer de mama a lo largo de su vida y, de estas, un 25% serán diagnosticadas en la etapa premenopausica y un 15% en edad fértil”.

Sin embargo, pese a lo que pudiera parecer, el hecho de que una paciente tenga, además de su patología, que enfrentarse con la decisión de tomar medidas para poder tener descendencia en un futuro, sirve de motivación a la mayoría de las mujeres. Tal y como cuenta la Dra. Sánchez, “el doble shock que supone para una mujer que le comuniquen que sufre una patología, como puede ser un cáncer y que, además, como consecuencia del tratamiento pueda hacer que quede infertil pasa, una vez conocidas las opciones para preservar la fertilidad, a ayudarles a motivarse: la paciente ve que tiene muchísimas posibilidades de superar su enfermedad y el hecho de conocer las posibilidades para  mantener su fertilidad para un futuro le motiva a seguir adelante cada día”.

De hecho, de las mujeres que por su patología y su tratamiento piden información sobre técnicas de preservación de la fertilidad para poder tener descendencia en el futuro, más del 90% decide finalmente recurrir a ellas.

Varias técnicas, un objetivo
Entre las técnicas con las que cuentan los especialistas para solucionar esa posible amenaza a la fertilidad hay tanto técnicas quirúrgicas, como médicas y criobiológicas. Así, encontrarmos, por un lado cirugías específicas que se vienen utilizando desde hace tiempo como la trasposición de ovarios, es decir, alejar el ovario del campo de irradiación en las patologías que precisan tratamiento radioterápico. Si la cirugía se plantea en casos de cáncer de cuello de útero lo que se realiza es una traquelectomía que consiste en quitar el cuello del útero, manteniendo el cuerpo para poder conseguir un embarazo en el futuro.

Las técnicas en las que participa la criobiología son la congelación de embriones, que es la técnica clínicamente establecida, y la criopreservación de ovocitos para su posterior fecundación y transferencia a la mujer. En estos dos casos se consigue preservar la fertilidad pero existe otra técnica que, además de esto, puede recuperar la función ovárica de la mujer durante unos 5 años. Se trata de la criopreservación de tejido ovárico.

Según explica la Dra. Sánchez, “son varias las ventajas de esta técnica ya que, una vez extraída la corteza ovárica para su posterior implante, no es necesario retrasar la quimioterapia o la radioterapia –algo fundamental en los casos urgentes- tampoco precisa el uso de hormonas, puede realizarse a cualquier edad y provee de función ovárica a la mujer, algo que puede parecer banal cuando te diagnostican un cáncer pero que es muy importante para la paciente pues retrasa el inicio de una menopausia precoz”.

La elección de una u otra técnica dependerá de cada caso particular, del momento, de las indicaciones, de las preferencias del paciente, etc, pero en realidad una técnica no excluye a la otra. “Es importante saber que las técnicas de preservación de la fertilidad son combinables y que, si se decide usar varias de forma conjunta aumentan notablemente las posibilidades de que la paciente consiga un embarazo en el futuro”.

Opciones de futuro
En la actualidad, en los casos de mujeres portadoras de mutaciones en el gen BRCA1 o BRCA2 a las que se les realiza una extirpación profiláctica de ambos ovarios ante el elevado riesgo de desarrollar cáncer de ovario, se deshechan los ovarios pero podrían ser criopreservados teniendo en cuenta que, en un futuro, se puedan desarrollar técnicas que permitan obtener folículos y ovocitos a partir del tejido ovárico que puedan ser madurados posteriormente.