Tratar los trastornos de conducta alimentaria

0
886

El Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) empezó a aplicar esta intervención hace un año y, tras la experiencia, sus psicólogos afirman que ha demostrado ser muy eficaz para tratar la impulsividad y el pensamiento obsesivo, funcionamientos psicológicos que están en la base de trastornos como la anorexia o la bulimia.

La personas que padecen estos trastornos tienen la tendencia automática al juicio negativo hacia uno mismo, el anticipar el futuro de forma catastrófica, a darle la vuelta a los problemas sin descanso o a evitar las emociones que no gustan. Gracias al mindfulness los pacientes aprenden a  estar en el presente observando de manera desapegada su mente, con el objetivo de llegar a aceptar la experiencia -emociones, pensamientos y percepciones- tal y como se presentan en sus conciencias.

A través de la terapia, por lo tanto, los pacientes toman distancia de estos hábitos y automatismos mentales que de otra forma les llevarían a actuar, ante determinadas situaciones de manera obsesiva o impulsiva (por ejemplo, obsesionándose con el propio cuerpo o comiendo en exceso). Conseguir romper estos hábitos es el objetivo de la intervención basada en el mindfulness.

El mindfulness se trabaja en sesiones  grupales de dos horas de duración que normalmente se dividen en dos fases: una primera donde se practican los ejercicios de meditación y una segunda donde se recoge la experiencia de los participantes dando indicaciones sobre cómo profundizar en la práctica. La intervención se desarrolla en un marco de tiempo limitado que suele ser de cuatro o cinco meses.

Todos los pacientes con trastornos de la alimentación pueden beneficiarse de este tipo de intervención.  El mindfulness se aplica junto a otros tipos de terapias que ITA lleva a cabo a lo largo del tratamiento; hasta este momento se ha ofrecido este tipo de intervención  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosterapéutica a un total de cincuenta pacientes que, según los resultados obtenidos, han reducido su impulsividad y su pensamiento obsesivo y, en general, sus síntomas alimentarios.

El Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) es una red asistencial creada en 1998 para el tratamiento, formación e investigación de las alteraciones de la conducta alimentaria. Se trata de la principal institución privada a nivel estatal en atención integral de los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA). La entidad entiende que la atención de este tipo de trastornos tiene que englobar no sólo la prevención de la enfermedad y la restitución de la salud, sino también la rehabilitación y la reinserción en su entorno. Para ello, ITA dispone de diferentes recursos asistenciales para conseguir sus objetivos: centros de hospitalización, hospitales de día, consultas externas y pisos terapéuticos. Se trata el primer centro de España en lo que se refiere a número de plazas y pacientes.