Atragantamientos. La maniobra de Heimlich salva vidas

0
593
atragantamientos

Los otorrinos nos recuerdan que las personas más susceptibles de sufrir una crisis de atragantamiento son los mayores y, sobre todo, los niños, por su tendencia a llevarse a la boca cualquier objeto o alimento que les llame la atención y porque sus vías respiratorias y tubo digestivo no están completamente desarrollados. Son peligrosos los frutos secos, caramelos, pequeñas piezas de juguete… Y en Nochevieja ¡ojo a las uvas!

Según un estudio publicado en la revista Nurs Child Young People, las uvas consumidas enteras (con piel y con pepitas) son la tercera causa de asfixia relacionada con la comida en menores de cinco años. Esta fruta es uno de los productos con los que más se atragantan los niños, pero no el único. Las salchichas y los caramelos, que tanto les gustan, son especialmente peligrosos. Estos alimentos tienen un tamaño similar al de las vías respiratorias, por lo que es más fácil que se atasquen en la hipofaringe de un niño y obstruyan el conducto, explica la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL).

Otro de los alimentos que más preocupan son los frutos secos. Es más, la Asociación Española de Pediatría advierte que no deben darse nunca frutos secos sin triturar antes de los 3 años de edad, debido al alto riesgo de atragantamiento y crisis de sofocación y sería recomendable no hacerlo hasta los 6 o 7 años. Esto se debe a que los niños no son capaces de masticar ni triturar como lo hace un adulto, explica la SEORL, por lo que el fruto seco puede aspirarse por accidente hasta el pulmón, obstruyendo la respiración o, incluso, provocando patologías como una neumonía o algo más grave. Las manzanas, zanahorias crudas, semillas, palomitas de maíz, trozos grandes de carne, cacahuetes o chicles, entre otros, son otros alimentos con los que los niños pueden asfixiarse por aspiración.
También con las piezas pequeñas de los juguetes son peligrosas así que, a la hora de regalar, es necesario tener en cuenta el rango de edades por juguete y que el juego sea seguro, que no contenga piezas extraíbles o muy pequeñas, puntiagudas o de materiales como el metal o el vidrio, que pueden ocasionar accidentes.

Maniobra de Heimlich: Así se hace
*Por Cinfa Salud

Debemos estar al tanto cuando una persona empieza a toser, se lleva las manos al cuello, o no puede hablar, pueden ser signos indicativos de un atragantamiento. Pero, ¿cómo actuar?

  1. La primera medida en un atragantamiento leve será animar a la víctima a toser, ya que esto puede ayudar a expulsar el cuerpo extraño.
  2. Si con esta medida no se resuelve, debemos realizarle la maniobra de Heimlich, que se lleva a cabo de manera distinta en bebés, niños y adultos.
  3. Si la persona llega a quedar inconsciente, la colocaremos con cuidado sobre el suelo o una superficie plana y dura, llamaremos al 112 e iniciaremos la reanimación cardiopulmonar, alternando ventilaciones y compresiones torácicas. Durante este proceso, continuaremos revisando la boca de la víctima por si el cuerpo extraño saliese. Sólo si este se hace visible, introduciremos los dedos para extraerlo; nunca lo haremos a ciegas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here