Algunos ambientadores, aceites e inciensos para perfumar son tan nocivos como el tabaco

0
1093

Algunos ambientadores, aceites e inciensos para perfumar o aromatizar estancias y salas son tan nocivos como el tabaco. Esta es la principal conclusión de un análisis que ha elaborado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre 22 productos de este tipo, de uso doméstico, que para difundir el aroma necesitan calor de manera directa o indirecta (velas perfumadas, aceites de quemar e inciensos). La OCU prentendía comprobar qué tipo de sustancias emiten al aire que se respira estos preparados. Y los resultados no son nada buenos: muchos ambientadores empeoran la calidad del aire. La prueba se realizó de forma coordinada con las organizaciones de consumidores en Bélgica, Italia y Portugal y se publica en la revista OCU-Salud del mes de octubre.

Los ambientadores analizados se asocian al bienestar y la relajación, y, cada vez son más utilizados en los hogares. Pero no producen efectos beneficios. Por el contrario, algunos de estos productos emiten niveles excesivos de sustancias tóxicas, alergénicas y contaminantes.

Emiten sustancias alergénicas y otras nocivas como el benceno y el formaldehído

El análisis afirmar que algunos de estos productos empeoran la calidad de ambiente, haciéndola incluso comparable, en términos de toxicidad y riesgos para la salud, al ambiente de una sala de fumadores muy cargada. De los ambientadores analizados, OCU sólo aprueba las velas.Aceites e inciensos suspenden por emitir demasiadas partículas finas respirables, compuestos orgánicos volátiles, sustancias alergénicas y compuestos especialmente dañinos como el benceno y el formaldehído. A la Organización le llama especialmente la atención la alta emisión de benceno en los conos de Satya Sai Baba. Estos emiten 490 microgramos de benceno por metro cúbico, frente a los 60 de un cigarrillo. Las varitas de la misma marca dispersan más de 3.000 microgramos de partículas finas por metro cúbico. Y el aceite limón de La Casa de los Aromas multiplica por 125 el límite recomendado de compuestos volátiles.

Por ello, OCU y las organizaciones belga, italiana y portuguesa han presentado los resultados a la Comisión Europea reclamando una legislación que fije un límite de emisiones y obligue a mostrar en el etiquetado las condiciones de uso y riesgos que pueden suponer estos productos para la salud. Del mismo modo, piden que se controle los aceites e inciensos en el mercado y se retiren aquellos con un nivel de emisiones muy elevado.

Recomendaciones de la OCU para ambientar de forma sana una estancia
—No usar este tipo de ambientadorescomo hábito de higiene doméstica. No limpian el aire ni suprimen malos olores.
—No usar ambientadores en lugares que carezcan de ventilación ni en presencia de niños, embarazadas o personas que padezcan alergia o asma.
—Mejor velas y no de manera habitual.
—Ventile la estancia. Es la mejor opción para mejorar la calidad del aire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here