BRONCEADO 10: lo último en fotoprotección

0
1622

El 50-90 por ciento de los casos de cáncer de piel se deben a la exposición ultravioleta. Con estas cifras, no es de extrañar que, llegadas estas fechas, los expertos pongan en marcha campañas destinadas a concienciar sobre un bronceado saludable. Te explicamos cuáles son los mensajes en los que los especialistas hacen más hincapié y por qué debes tenerlos en cuenta: te va la piel –y la salud- en ello.

“Desde hace unos años, en Europa y países como Australia y Estados Unidos, la incidencia del cáncer de piel está creciendo y no hay indicios de cambios de tendencia en un futuro cercano”, ha explicado la dermatóloga Carmen Carranza durante la presentación de la Campaña Euromelanoma 2013 organizada por el Hospital Sanchinarro de Madrid y La Roche Posay. “Este aumento de la incidencia se podría justificar por el envejecimiento de la población, la disminución de la capa de ozono, el aumento de actividades al aire libre y, fundamentalmente, la cultura del bronceado”. Y es que todo apunta a que pese a las múltiples campañas de prevención y concienciación, el deseo de ponernos morenos sigue estando por encima de las precauciones que se deben adoptar a la hora de exponerse al sol. Por eso, los expertos insisten en repetir tanto las pautas más conocidas como otros mensajes sobre los que parece haber un gran desconocimiento por parte de la población.

Productos: SPF… y algo más

doctor SerranoLas formulaciones de última generación de los productos solares incorporan cada vez un mayor número de ingredientes que actúan en combinación con la fotoprotección en el objetivo común de proteger a la piel frente al daño solar y prevenir el envejecimiento que este provoca. “En su composición, además de fotoprotección física, química y biológica, recientemente se están incorporando reparadores de los daños producidos por el sol como las fotoliasas, sustancias extraídas del plancton y que se activan con la luz visible”, explica el doctor Gabriel Serrano, dermatólogo y presidente de laboratorios Sesderma.

Otra sustancia que se está incorporando a estas formulaciones es el ácido glicólico. “Garantiza unos excelentes niveles de penetración del producto y posee una acción hidratante, exfoliante y regeneradora. Además, este ácido puede combinarse con una gran variedad de activos”. Asimismo, las texturas de estos productos también han evolucionado y la tendencia es aunar un máximo de protección con la práctica invisibilidad, gracias a ingredientes que favorecen su penetración en el piel y eliminan cualquier rastro de grasa.

La importancia de la vitamina C

doctora madánLos antioxidantes, tanto los que se incluyen en las formulaciones cosméticas como los que se consumen a través de la dieta diaria, son el escudo que cuenta con mayor “aval científico” frente al daño solar. Tal y como explica la doctora María Dolores Madan, directora de la Clínica Madan, y especialista en Estética y Nutrición, “en la fotoprotección integral hay que fortalecer los sistemas antioxidantes naturales incluyendo la ingesta de betacarotenos, siempre en las dosis recomendadas, teniendo en cuenta que si, además, se es fumador, hay que optar por algunos como la vitamina C, el té verde, el licofenol, la luteína o el licopeno, para evitar daños colaterales”.

Respecto a la vitamina C, el doctor Gabriel Serrano comenta que “varios estudios científicos han destacado sus beneficios no solo para el organismo en general sino también para la piel en particular. “Es ideal para recuperar la luminosidad de la piel, ya que activa una serie de mecanismos que consiguen reducir la producción de melanina. Además, tiene propiedades despigmentantes que ayudan a obtener un tono uniforme, junto a su acción fotoprotectora y antiedad, al estimular la producción de fibras de nuestra piel”.

Respecto a la inclusión de este antioxidante en los fotoprotectores, el doctor Serrano recomienda que sea en forma de ascorbil glucósido, “una forma más estable de vitamina C que soluciona el principal problema que tiene esta vitamina: al contacto con el aire y el agua se oxida fácilmente. Si se encapsula en liposomas, gracias a la nanotecnología, además, aumenta su eficacia y durabilidad”.

Asimismo, cada vez son más las opciones que la nutricosmética ofrece para favorecer el bronceado y proteger la piel desde dentro, en las que los antioxidantes están presentes en cantidades importantes. Y no hay que olvidar adaptar los menús a la época estival: la “dieta del sol” debe estar compuesta de muchas frutas y vegetales ricos en antioxidantes, ya que hidratan la piel; hortalizas como la calabaza, la zanahoria y verduras como la lechuga y las espinacas, beber mucha agua y evitar el azúcar, el exceso de alcohol y el tabaco.

La ropa también cuenta: tejidos protectores

Los expertos de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) destacan que el 85 por ciento de los tejidos utilizados en la confección de camisetas deportivas 100 por cien poliéster ofrecen una protección muy alta frente a la radiación UV. En cuanto a la ropa de calle, generalmente los tejidos sintéticos tipo poliéster o denim (vaquero) tienen valores más altos de FPU (factor de protección ultravioleta) que tejidos naturales como el algodón y el lino. Además, y contrariamente a lo que se piensa, los colores oscuros ofrecen mayor protección que los claros.

Por otra parte, cada vez son más frecuentes las medidas destinadas a incrementar el efecto fotoprotector de la ropa. Así, hay tintes que se pueden asociar al lavado, los cuales contienen fotoprotectores y aumentan el FPU. También hay líneas de ropa específicamente diseñadas para este fin, que ofrecen una protección hasta 8 veces mayor que la de una camiseta de algodón, incluso cuando la prenda está mojada o desgastada. Una de estas líneas es It’s Love The Sun (más información en la web www.itslovethesun.com).

Deporte: alerta máxima

Tal y como advierten los expertos de la AEDV, diversos estudios relacionan la práctica de deportes al aire libre con un mayor riesgo de cáncer cutáneo. Circunstancias como la sudoración durante estas actividades dificultan la aplicación de cremas solares y favorecen la actitud de quitarse la ropa, con lo que el nivel de exposición solar aumenta. En esta línea, un estudio de la Universidad de Granada demostró que el 39 por ciento de los jóvenes que practican deporte al aire libre sólo a veces evitan las horas centrales del día, de mayor radiación solar (12-17 horas), para realizar ejercicio. Según esta investigación, entre quienes se aplican fotoprotector, un amplio porcentaje lo hace solo una vez al día, y solo una minoría se protege con un sombrero o gorro durante la práctica deportiva. Para los expertos de la AEDV, hay que fomentar una cultura de fotoprotección entre quienes practican deporte al aire libre, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una población predominantemente joven. Las líneas solares específicas “sport” son una buena recomendación en este sentido.

After sun: no sólo para hidratar

Casi tan importante como proteger la piel es reparar los daños que el sol ha producido en ella, y para ello no basta con la hidratante habitual sino que son necesarios los after-sun, productos específicos para las necesidades cutáneas después del sol, que calman, reparan y regeneran la piel. Incluyen ingredientes como el pantenol y la glicerina (reparadores) o la vitamina E (varias investigaciones han demostrado su eficacia en la reducción del daño solar). Si se ha producido una quemadura solar, el doctor Serrano recomienda utilizar un gel de aloe vera 100 por cien, que garantice la hidratación y refresque la piel. “En los casos en los que las quemaduras sean más graves y se esté pelando la piel, se puede aplicar rosa mosqueta”, señala el experto.

10 dudas típicas, resueltas

Dentro de su campaña de prevención del cáncer de piel, la firma Avène ha puesto a disposición del público el sitio saludysol.es, dentro del cual hay un apartado, “El experto responde” en el que la doctora Rosa Taberner resuelve todo tipo de dudas sobre fotoprotección. Estas son sus respuestas a algunas de las cuestiones más habituales:

1-Si usas fotoprotectores, ¿tardas más en ponerte moreno? “Con un fotoprotector adecuado es normal tardar un poco más en conseguir el moreno, aunque si la exposición al sol es más o menos continuada sí que se llega a adquirir el bronceado, siempre dependiendo del tipo de piel (pieles excesivamente claras nunca llegan a pasar del rojo al moreno)”.

2-¿Cuántas veces hay que echarse crema al ir a la playa o a la piscina? “Las veces que sean necesarias, ya que eso depende de muchos factores: el fototipo de la persona, el factor de protección solar empleado, si se está todo el rato saliendo o entrando del agua, si está bajo una sombrilla, la hora del día… Cuanto más clara sea la piel, más bajo el índice de protección, más cerca de las horas entre las 11 y las 16 y más en remojo se esté, más a menudo habrá que aplicarse el fotoprotector. Para un factor de protección mayor de 30 y una piel normal, cada 60-90 minutos”.

3-Las cicatrices, ¿desaparecen con el sol? “No solo no desaparecen sino que incluso pueden pigmentarse más que la piel normal, pero sí suelen mejorar con el paso del tiempo. Por eso se recomienda protegerlas del sol de manera más intensa”.

4-¿Por qué es mejor comprar los protectores solares en farmacias y parafarmacias? “Estos productos deben estar sometidos a unos estrictos controles de calidad que aseguren su correcto funcionamiento. Eso no quiere decir que si se trata de una marca de confianza, no puedan adquirirse en otros establecimientos. Sin embargo, en farmacias y parafarmacias te podrán aconsejar mejor acerca de qué fotoprotector es el más adecuado”.

5-¿Es bueno para el acné o los granos exponerse al sol? “El acné suele mejorar en verano por la acción de los rayos ultravioleta, lo cual no quiere decir que se deba abusar del sol por el hecho de tener acné. Sí se recomienda utilizar fotoprotectores específicos oil free, en especial en la cara”.

6-¿Qué textura debe tener un protector solar para ser más efectivo? “Existe una gran variedad de formas de presentación de los filtros solares, y la combinación de diferentes filtros químicos, que son absorbidos por las capas más superficiales de la piel, hace que hagan bien su trabajo. Si se aplican correctamente y con la periodicidad adecuada, en principio todas las texturas deberían proteger por igual, si bien es cierto que las presentaciones tipo crema pueden tener un mayor grado de remanencia en la piel”.

7-¿Qué deben hacer las personas propensas a tener manchas o pecas al tomar el sol? “Evitando las quemaduras (con el uso de fotoprotectores y el sentido común) se puede llegar a prevenir al menos en parte la aparición de pecas. Pero si estas personas se llegan a broncear (incluso habiendo utilizado fotoprotector y sin haberse quemado) pueden llegar a aparecer otro tipo de manchas (lentigos solares, sobre todo), aunque cuántas más precauciones se tome, menos disgustos a la larga”.

8-¿Por qué hay lunares que después de tomar el sol pican? “Los lunares, sobre todo cuando están sobreelevados, pueden irritarse con el roce o con el sudor, y ocasionar picor. También puede ser normal que un lunar se abulte. Si se observa otro tipo de cambios y existen dudas, es mejor consultar al médico para que lo valore”.

9-¿Por qué la piel se pela cuándo dejas de tomar el sol? “Si la piel se pela es porque ha sido agredida y ha recibido más sol del que hubiera sido recomendable. Esto (a no ser que se presente de manera aguda después de una quemadura) sucede a medio plazo, no necesariamente al dejar de tomar el sol. La utilización de fotoprotectores adecuados al tipo de piel, una correcta hidratación y, sobre todo, evitar una excesiva exposición solar, debería prevenirlo”.

10-¿Es bueno que a los bebés les dé el sol? “No. Los bebés no deben ser expuestos al sol directo durante los 6 primeros meses de vida, y después, si tienen que estar expuestos al sol, se deberán tomar precauciones y utilizar fotoprotectores adecuados para niños”.

Lucir bronce… sin dejarse la piel

“De todas las radiaciones ultravioleta, las que más interesan desde el punto de vista médico son las UVA y las UVB. Las primeras son más profundas y las que más penetran en la piel, y las UVB se quedan más en la superficie y son las responsables de las quemaduras solares. Pero ambas son responsables del cáncer de piel”, explicó la doctora Carranza. En esta línea, la campaña Fotoprotección 2013: ¿conoces la radiación infrarroja A? puesta en marcha por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ha centrado su mensaje en advertir a la población sobre los riesgos que entraña esta radiación, que afecta no sólo a la salud de la piel sino también a la ocular.

Éstos son algunos de los consejos que el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos recomienda para una exposición solar segura:

1-Protegerse frente a la radiación UVA, UVB e IR-A. Utilizar fotoprotectores con activos que combatan los efectos nocivos de estas radiaciones.; extenderlos 30 minutos antes de tomar el sol y repetir la aplicación cada dos horas y tras el baño o el secado con la toalla. Una vez abierto el envase, se deberán usar en el periodo indicado, para que no pierdan su eficacia.

2-Evitar la exposición en las horas centrales del día y extremar las precauciones en cualquier actividad al aire libre. En zonas con agua, hierba o nieve se reflejan más las radiaciones del sol, por lo que se deben emplear fotoprotectores con factores más altos.

3-Proteger el cuerpo y la cabeza con ropa holgada y sombrero. Resguardar otras zonas del cuerpo que se suelen olvidar y que también sufren los efectos nocivos de la radiación solar, como los pies y las orejas. Los sombreros de ala ancha proporcionan la mejor protección para los ojos.

4-No bajar la guardia. Los efectos de la radiación solar están presentes los 365 días del año, incluso en invierno, cuando hay menor luz solar o cuando está nublado, por lo que es necesario protegerse siempre, aplicándose fotoprotección incluso en la sombra.

5-Utilizar gafas de sol para evitar los daños oculares. Deben tener una protección del 100 por cien frente a los rayos UV y a la radiación IR-A. Hay que utilizar siempre gafas homologadas, ya que utilizar gafas de sol inadecuadas incrementa en un 20 por ciento las lesiones oculares producidas por el sol.

6-Extremar las precauciones en los niños. Los ojos y la piel de los más pequeños no están totalmente desarrollados, por ello las radiaciones les afectan más. Hay que proteger sus ojos con sombreros y gafas de sol, y su piel con un fotoprotector adecuado, testado pediátricamente.

7-Tener precaución con la medicación. Consultar con el farmacéutico en caso de estar tomando medicamentos, puesto que algunos de ellos producen fotosensibilidad y pueden dar lugar a alergias.

productos solares

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here