El 80% de las españolas no consume el calcio necesario para sus huesos

0
1432

El calcio es uno de los minerales más importantes para la salud del ser humano. De su adecuada absorción y fijación depende la densidad ósea, principal indicador de la fortaleza del esqueleto frente a patologías como la osteoporosis, de gran prevalencia entre la población femenina. Sin embargo, 8 de cada 10 mujeres en edad adulta no toman las cantidades de calcio necesarias para asegurar la buena salud de sus huesos.

Esta ha sido una de las cuestiones que, debido a su estrecha relación con la salud femenina, ha sido tratado en la 3ª Reunión Científica GINEP, celebrada del 17 al 18 de octubre de 2014 en Málaga con la presencia de algunos de los especialistas con más trayectoria en el ámbito de la ginecología privada. De este modo, los expertos han incidido en la importancia de una adecuada ingesta de calcio, ya que conjuntamente con la práctica habitual de ejercicio y una alimentación equilibrada1,  son el principal instrumento para lograr una adecuada densidad ósea y para la prevención de patologías como la osteoporosis.

Tal y como ha subrayado el doctor Santiago Palacios, Director del Centro Médico Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer y Presidente Honorífico de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), “es fundamental que la población española, y en especial la femenina, tome conciencia de la importancia fundamental de garantizar unos correctos niveles de calcio en el organismo. Si bien ni niños ni adultos consume las cantidades de calcio recomendadas por la OMS, esta ingesta es especialmente deficitaria en el caso mujeres españolas durante la menopausia, ya que casi el 80% de ellas no lo consume en las cantidades adecuadas”.

Vitaminas D y K, fundamentales

Precisamente, en el marco de esta Reunión Científica, los expertos presentes tuvieron ocasión de conocer algunos de los datos preliminares del Estudio Eficalcio sobre los  efectos de la ingesta diaria de un preparado lácteo enriquecido con dosis altas de vitamina D en mujeres posmenopáusicas sanas. Este estudio, todavía en curso, comienza a arrojar algunas llamativas conclusiones, entre las que destaca la mejoría significativa del estado de Vitamina D en mujeres de más de 58 años de edad que diariamente ingieren un producto lácteo enriquecido con dosis altas de vitamina D.

La vitamina D juega un papel principal en la absorción del calcio, ya que su presencia es indispensable para que el intestino pueda absorber el calcio necesario para la óptima mineralización de los huesos. Actualmente en España hay una elevada prevalencia de déficit de vitamina D. Hasta un 69% de mujeres presentan déficit en la toma de esta vitamina[i], cuya ingesta diaria se sitúa un 50% por debajo de lo recomendado.

Además de garantizar una adecuada ingesta de Vitamina D y calcio para cuidar los huesos, este consumo también debe ir acompañado de Vitamina K,  nutriente que entre sus principales beneficios para la salud del ser humano está el favorecer la correcta fijación del calcio en los huesos. Lamentablemente, los españoles tampoco toman las cantidades de vitamina K que recomiendan los expertos. Un estudio científico llevado a cabo en 2013 por nutricionistas de varias universidades madrileñas muestra que casi el 50% de los españoles no consume la suficiente cantidad de frutas y verduras, principal fuente de esta vitamina.

El 60% del calcio que se consume se elimina de forma natural

En este sentido, los expertos subrayan que no todo el calcio que contienen los alimentos es asimilado por el cuerpo de la misma forma. Tal y como ha señalado la doctora Nancy Salas, directora del Departamento de Investigación Clínica del Instituto Palacios, “la gran mayoría de los minerales muestran ciertas interacciones con otros nutrientes, que pueden favorecer su absorción o por el contrario, provocar que sean eliminados. De hecho, diversos estudios demuestran que el 60% del calcio que se consume se elimina de forma natural”.

Asimismo, ha indicado que “mientras que nuestro organismo absorbe el 32% del calcio que contiene la leche, en las almendras es el 21%, en las legumbres es el 17% y las espinacas un 5%. De esta forma, gran parte del calcio que tomamos cada día es eliminado sin que se llegue a incorporar a la masa ósea. Para facilitar que llegue y que quede fijado al hueso, la ingesta adecuada de este mineral debe ser complementada con otros nutrientes como la vitamina D y K logrando su desarrollo y protección”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here