Un nivel elevado de estrés oxidativo puede causar infertilidad

1
2543

Porque reduce el número y calidad de los ovocitos.

Para los especialistas en reproducción asistida la baja reserva ovárica (el número y calidad de los ovocitos que contienen los ovarios), es uno de los mayores desafíos para maximizar las posibilidades de fertilización y de embarazo viable.

Actualmente, la infertilidad inexplicada afecta al 5%-10% de mujeres de menos de 30 años y la patología subyacente más común es la reserva ovárica reducida. Este hecho, que en ocasiones desemboca en una menopausia precoz, también se asocia a una baja respuesta ovocitaria ante la estimulación ovárica normal en un tratamiento de reproducción asistida. “Estamos observando que pacientes que se someten a tratamientos de hiperestimulación no responden como deberían y, entre el 9% y el 24% de los casos se debe a la baja respuesta ovárica”, comenta el profesor Jesús Fernández Treguerres, Catedrático de Fisiología y Endocrinología Experimental de la Universidad Complutense de Madrid y Académico de Número Real Academia Nacional de Medicina (RANM).

La escasa respuesta parece ser el primer signo de envejecimiento del ovario. “Se han buscado criterios predictivos basados en la edad, valores basales, etcétera, sin embargo, dado que la baja respuesta ovárica solo se confirma después de que la paciente haya fallado un ciclo de estimulación ovárica, el único criterio diagnóstico válido por el momento es este”, insiste el experto.

El estrés oxidativo, un nuevo protagonista
Se ha identificado que el estrés oxidativo, un estado caracterizado por un desequilibrio entre las moléculas pro-oxidantes y los antioxidantes, juega un papel muy importante en la infertilidad. Se cree que un nivel elevado de estrés oxidativo puede ser causa de la pobre calidad de los ovocitos o de la reducción de su número, es decir, de la baja reserva ovárica. “El aumento del estrés oxidativo es un proceso fisiológico que ocurre en todos los tejidos con el envejecimiento. Por eso, cuando ocurre en el ovario como consecuencia de un envejecimiento prematuro del mismo, disminuye la fertilidad. Como en otros órganos y sistemas del organismo, el envejecimiento se puede tratar para disminuir el estrés oxidativo”, comenta el catedrático.

Esta hipótesis llevó a la Clínica Tambre a querer conocer el origen de esta situación. Así, en 2013 se realizó un estudio en mujeres con ciclos de fecundación in vitro previos con baja respuesta a la estimulación ovárica en las que se estudiaron diversas sustancias relacionadas con el estrés oxidativo. El grupo de control con el que se compararon fueron donantes de ovocitos que tuvieron hijos previos. El resultado puso de manifiesto que existen diferencias en los niveles de antioxidantes del ovario, tanto en el líquido folicular que contiene los ovocitos como en las células del cúmulo y la granulosa que los rodean entre las pacientes y las donantes.

“La demostración de una relación entre estrés oxidativo ovárico, aunque no conozcamos la causa, y la baja respuesta a la inducción de la ovulación, puede servirnos en un futuro para poder tratar a estas pacientes con terapia antioxidante que ayude a mejorar el número y calidad de los ovocitos, y favorecer así la posibilidad de gestación”, revela el doctor.

Ensayo con melatonina
La melatonina es una hormona secretada por la glándula pineal con amplias propiedades antioxidantes. La melatonina regula la fisiología reproductiva vía liberación de gonadotropinas. Tal y como explica el doctor, “se ha demostrado que las concentraciones de melatonina son mayores en el fluido folicular de los folículos de mayor tamaño que en los pequeños, sugiriendo que un incremento en los niveles de melatonina en los folículos preovulatorios puede tener un importante papel en los procesos ovulatorios”.

“Por este motivo, propusimos la realización de un nuevo ensayo clínico1 con melatonina en el que se incluyeran este tipo de pacientes jóvenes con baja respuesta a la estimulación ovárica, comenta el Catedrático. El objetivo principal de nuestro estudio es conocer si la administración de melatonina en pacientes con ciclos previos de fecundación in vitro con menos de 5 ovocitos en la punción, afecta al número y calidad de los mismos”.

Este proyecto, actualmente en marcha, está financiado por la Fundación Tambre y se realizará en colaboración con el Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina (UCM) dirigido por el profesor Fernández Treguerres, donde se analizará la determinación de los marcadores de estrés oxidativo.

Tratamiento integral de la mujer
En la Clínica Tambre se preocupan de manera integral por la salud de las mujeres. En su etapa joven, para estudiar la fertilidad y ayudar a lograr los embarazos y, cuando llega la madurez, trabajando para que la calidad de vida sea lo más satisfactoria posible. “En el período de los 40 a 50 años, la mujer está en pleno auge de su femineidad. Sin embargo, también aparecen problemas cuando las hormonas sexuales femeninas que han estado protegiendo el organismo de manera muy eficaz, desaparecen a la vez que disminuyen otras como la melatonina o la hormona de crecimiento. Por esa razón es muy importante abordar este periodo de la vida de la mujer desde todos los puntos de vista posibles”, explica el profesor Tresguerres.

Así, entre los últimos proyectos de la Clínica se encuentra la creación de una Unidad de Calidad de Vida, la primera de este tipo que existe en España y que dirige el profesor Tresguerres. “En esta Unidad queremos que la calidad de vida de las mujeres no disminuya con la llegada de la madurez. Por eso, potenciaremos la medicina preventiva a partir de los 40 años”, comenta el catedrático. “Ya hemos visto algunas pacientes y su percepción ha sido muy positiva”, añade.

El aumento de la esperanza de vida lleva asociado, de manera natural, un deterioro del organismo que, consecuentemente, merma la calidad vida. “Actualmente existen tratamientos hormonales sustitutivos, compuestos como el resveratrol, la melatonina, u hormonas procedentes de plantas (fitoestrógenos) con unos efectos notables sobre el exceso de estrés oxidativo y muy beneficiosos a nivel vascular, cerebral, dermatológico y de mejora de la calidad del sueño, entre otros”, insiste el experto.

Para ello, en el centro se realiza tanto un chequeo cardiovascular como respiratorio y de composición corporal, con densitometría ósea. Además, se estudian las hormonas más importantes como, por ejemplo, las sexuales, y se hace un diagnóstico de la edad biológica de las mismas para, a partir de ese momento, instaurar el tratamiento más adecuado.

“Todos ellos deben ser valorados y evaluados por un especialista que haga una revisión del estado general de salud de la paciente y conozca los casos en los que éstos están contraindicados de manera específica. Por lo demás, su uso no presenta ninguna dificultad y los beneficios son fácilmente demostrables. Por ejemplo, para prevenir la osteoporosis, los sofocos, la depresión, etcétera”, prosigue el doctor Tresguerres.

“Tanto el hombre como la mujer pueden tener una calidad de vida óptima a partir de los 45-50 años. Un tratamiento preventivo, totalmente personalizado, unido a ejercicio físico moderado y una buena alimentación es el secreto para mantener una calidad de vida excelente”, concluye el responsable de la Unidad.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here