Hasta 3 meses después de padecer un Herpes Zóster aumenta el riesgo de sufrir un ictus o infarto

0
1894
riesgo de sufrir un ictus

Un estudio realizado por el Centro Médico Olmsted y la Clínica Mayo en población mayor de 50 años de Estados Unidos, durante los tres meses siguientes a padecer un episodio de Herpes Zóster (HZ) aumenta el riesgo de sufrir un evento cardiovascular (un ictus o un infarto de miocardio).

El estudio ha sido realizado entre 4.862 personas mayores de 50 años que habían padecido un episodio de HZ previo y 19.433 adultos que no habían sufrido HZ.  Los riesgos de padecer un ictus o un infarto de miocardio después de padecer un episodio de Herpes Zóster fueron evaluados de manera separada.

Según concluye el estudio, la presencia de un episodio de Herpes Zóster se asocia a un incremento del riesgo de padecer un ictus a corto plazo. Este riesgo se puede prevenir mediante la vacunación frente al Herpes Zóster.

Prevención del HZ y los riesgos que conlleva

El estudio revela además, que el uso de la vacuna puede prevenir el HZ y, por lo tanto, los riesgos graves asociados. La vacuna frente al HZ, disponible en España desde octubre de 2014, reduce en más del 60% la carga de la enfermedad.

La vacuna preventiva frente al HZ ha sido evaluada en ensayos  clínicos con numerosos participantes  (más de 57.000 adultos vacunados con 50 años de edad). Además, en Europa seis países han emitido recomendaciones oficiales para prevenir el HZ y la NPH mediante la vacuna.

Sobre el Herpes Zóster (HZ) y la Neuralgia Post-Herpética (NPH)

El HZ es una enfermedad vírica frecuente y debilitante causada por la reactivación del virus de la varicela zóster (VVZ), el mismo que causa la varicela, una enfermedad que se produce, principalmente, en la infancia y que han sufrido el 95% de los adultos. Toda persona que ha pasado la varicela es susceptible de padecer un HZ, es decir, 1 de cada 4 personas lo sufrirán a lo largo de su vida.

El 15% de las personas que padecen un HZ sufre, además, su complicación más frecuente, la Neuralgia Post-Herpética (NPH) y, a día de hoy, no existen tratamientos totalmente satisfactorios, ni para el HZ ni para la NPH. Por su parte, la neuralgia post-herpética provoca pérdida en la calidad de vida del paciente, trastornos del sueño, ansiedad, depresión, pérdida de concentración así como problemas de movilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here