Hasta el 85% de los adultos sufren dolor de espalda en algún momento de su vida

0
918

Conocer el relato del paciente permite a los especialistas entender qué es lo que sienten, la intensidad de su dolor y cómo afecta a su calidad de vida

“Hasta el 85% de la población adulta sufre dolor de espalda alguna vez en su vida”, ha asegurado el doctor Juan Pérez Caraville, jefe de la Unidad de Dolor de la Clínica Universitaria de Navarra, durante la sesión “Dolor lumbar: del diagnóstico al tratamiento”, organizada por Grünenthal en el marco del XI Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED). “La mayoría de episodios de lumbalgia son benignos y autolimitados, pero recurrentes; los médicos de Atención Primaria atienden a tres millones de pacientes con esta patología cada año”, aclara el experto.

El doctor Cajaraville afirma que “en el 15% de los casos, los pacientes se ven obligados a guardar reposo en cama durante varios días y, en un 22%, les incapacita para desempeñar actividades laborales”. En este sentido, añade: “pocos pacientes se reincorporan al trabajo tras una baja superior a seis meses y ninguno después de dos años”.

El dolor lumbar es una de las primeras causas de baja laboral en España, siendo un motivo muy frecuente de incapacidad y de dolor crónico. Además, “a pesar de que tan sólo un 8% de los casos acaban cronificándose, supone un importante gasto sanitario”, asegura el doctor Pérez Cajaraville. Los especialistas hacen hincapié en que “se establezca una rápida y práctica clasificación del tipo de dolor, que permita una orientación diagnóstica adecuada desde el inicio”.

Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento indicado depende, entre otros factores, de la intensidad del dolor. “Los fármacos opioides son una opción razonable cuando el dolor supera el techo terapéutico y en aquellos casos en los que otras terapias hayan fracasado”, informa el doctor Cajaraville, y añade: “Para que el fármaco resulte efectivo en aquellas personas que refieren lumbalgia crónica es necesario tener en cuenta el perfil y los antecedentes del paciente, el tipo de opioide y la vía de administración”.

La piel como diana terapéutica
La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y contiene una gran cantidad de nociceptores (receptores del dolor), lo que la convierte en una diana terapéutica clave en el abordaje del dolor. Es por ello que Grünenthal Pharma ha querido participar en el XI Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED) con una mesa sobre “Principios de la sensibilización periférica. La piel como diana terapéutica”.

La sensibilización periférica es el proceso por el que la señal dolorosa se prolonga en el tiempo debido a que las células encargadas de responder a este estímulo lo amplifican en la periferia llegando hasta la médula espinal. “Cuando esto ocurre, se pierde la relación causa-efecto y resulta más complicado localizarlo, conocer su etiología y, por tanto, diagnosticarlo y tratarlo”, explica el doctor Carlos Goicoechea, profesor titular de Farmacología de la Universidad Rey Juan Carlos, de Madrid.

En este sentido, el doctor Goicoechea considera que “la evaluación del dolor es una tarea compleja porque el dolor no sólo se trata de una modificación física, sino que también interviene un componente emocional creado por el cerebro”. El doctor Goicoechea añade que, “además de la necesidad de realizar una valoración objetiva, es fundamental conocer la opinión del paciente a través de unas preguntas”. En esta línea, el doctor Antonio Montero, profesor titular de la Universidad de Lleida y jefe de Servicio de Anestesiología, Reanimación y Unidad del Dolor del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, comenta que “es fundamental una detallada anamnesis para que el paciente describa cómo siente el dolor y en qué zonas. Además, es importante complementarlo con la utilización de cuestionarios específicos para el dolor neuropático como pude ser la herramienta de detección Screening tool”.

Estas herramientas permiten a los especialistas entender qué es lo que sienten, la intensidad con la que lo califican y cómo afecta a su calidad de vida. “Una evaluación adecuada es fundamental para realizar un diagnóstico diferencial y poder establecer el tratamiento más indicado en cada paciente” resalta el doctor Goicoechea. Por su parte, el doctor Montero apunta que “al tratarse de un dolor severo y generalmente muy limitante, el tratamiento debe enfocarse a modo muy individual”, y añade “es importante que exista empatía y comunicación entre médico y paciente, y que éste esté informado del tratamiento que le recomienda el profesional para poder dar su punto de vista”.

Durante la mesa también se han presentado las nuevas líneas de investigación en dolor periférico. “Aunque se ha avanzado mucho en el conocimiento de estos receptores, es necesario entender mejor estos procesos que rodean al fenómeno de la sensibilización periférica y los cambios que en él se producen a corto y medio plazo”, aclara el especialista. El manejo del DNP debe ser individualizado, tomando en cuenta la eficacia, perfil de tolerabilidad y seguridad de los medicamentos usados. Durante la mesa se resaltó la importancia en algunas patologías que cursan con dolor neuropático localizado con síntomas como la alodinia donde los tratamientos tópicos tienen un papel fundamental.

Los expertos reunidos en esta mesa han coincidido en que es prioritario romper el “círculo vicioso” de la sensibilización para establecer la relación “causa-efecto” del dolor, y poder así, identificarlo, tratarlo y evitar que se cronifique.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here